Aleteia

​El taxista de Dios, una anécdota sobre la Providencia

Andrew Brannan
Comparte

Acabo de pedirle a Dios que me mandara un taxi de los suyos, y, de repente, llegó usted…

El buen Dios suele tenernos sorpresas inesperadas en el camino. 
Nos acompaña siempre y nos cuida.
Mi mamá lo experimentó hace dos días.

 
Estaba en un supermercado y se sintió un poco indispuesta.

Salió para buscar un taxi que la llevara a su casa y encontró una fila enorme de personas que también esperaban uno. Entonces… 


 
Le dije a Dios: 


 
— Mándame un taxi que sea tuyo.


 
En eso un taxi que estaba al fondo pasó recto, junto a la multitud y se detuvo frente a mí.


 
— ¿A dónde va? — me preguntó el taxista, bajando la ventana.


 
— A la barriada El Carmen.


 
— Venga suba. Yo la llevo.
             
 
— Señor — le dije — usted es muy afortunado, porque es un hombre de Dios. Su taxi le pertenece a Dios. Acabo de pedirle a Dios que me mandara un taxi de los suyos. Y, de repente, llegó usted.


 
El taxista me miró impresionado.


 
— Señora — me comentó —, no sé por qué, sentí el impulso de avanzar. No recogí a ninguno de los que estaban antes. Vine directo donde usted.

Entonces sonrió.
 
— Mire lo que dice en la puerta, dijo emocionado.

Al lado mío, en la puerta, había un letrero grande que decía:

“Este Taxi es de Dios”.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.