Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La Iglesia está contra la teoría del Big Bang?

Felipe Aquino - publicado el 30/04/14

Para los físicos modernos, la mejor explicación del origen del Universo está en esta teoría, pero algunos creen erróneamente que la Iglesia se opone

La Iglesia no está contra la teoría de la evolución, sino que entiende que esta evolución fue querida por Dios, programada y ejecutada por Él. La Iglesia no deja de afirmar que el alma humana, inmortal y racional, es creada directamente por Dios y colocada en la persona en el instante de su concepción, cuando el óvulo femenino es fecundado por el semen masculino. Dentro de esta óptica, la Iglesia acepta la teoría del inicio del mundo a partir del Big Bang, la gran explosión que habría dado inicio al universo hoy conocido. Pero ¿qué es el Big Bang?

A principios de siglo, los astrónomos comenzaron a mapear el Universo, y descubrieron que las galaxias parecían estar aparándose de la Tierra con velocidades cada vez mayores, de modo que cuanto más lejos estaban, mayor era su “velocidad de fuga”. Era como si los grupos de galaxias fuesen partes de una explosión sucedida hace billones de años. De ahí nació la teoría del Big-Bang (gran explosión), según la cual el Universo comenzó a partir de los fragmentos de esta gigantesca explosión.

A partir de las velocidades relativas, observadas en las galaxias más distantes, la época de la explosión se calculó en aproximadamente 15.000 millones de años. Una materia ultra-comprimida habría explotado en una nube de energía y partículas elementales, calentadas a una temperatura inimaginable de billones de grados Celsius. Dentro de esta esfera habría sólo fotones y neutrones comprimidos de modo tal que un litro de esa materia pesaría billones de toneladas y tendría la temperatura de 1015 (= 1 seguido de 15 ceros) grados C. Esa esfera habría explotado, jugando en el vacío la materia con la velocidad de la luz.

Sólo un centésimo de segundo después de esa gran explosión, la temperatura descendería a 300.000 millones de grados C; los fotones u los neutrones se condensaron en electrones y núcleos, dando origen a una masa de hidrógeno incandescente, que en poco tiempo se fue condensando en galaxias de estrellas. En el interior de las estrellas, a unos 20 millones de grados, ese hidrógeno se fue transformando en helio, en un proceso de combustión que liberaba enormes cantidades de energía. En seguida, en un complejo proceso de evolución química, ese helio se convirtió en otros elementos (oxígeno, carbono, nitrógeno, hierro…), que se encuentran en las estrellas.

Algunos billones de años después de la explosión inicial, se originaron las estrellas, los planetas, los asteroides y los satélites que constituyen nuestro sistema solar y el universo entero. Hoy se sabe que el espacio está traspasado por un campo de radiaciones, que tiene la temperatura de 2,7 grados absolutos (270 grados centígrados bajo cero). Esas radiaciones son el residuo de la radiación mucho más intensa y caliente que debía atravesar el universo en las fases iniciales de su existencia. Por efecto del proceso de expansión debido al big bang inicial, la radiación electromagnética original tiene que disminuir su temperatura hasta llegar a hoy, 15.000 millones de  años después, a una temperatura  próxima al cero absoluto.

La presencia de esta radiación que atraviesa el universo y que está prevista por la teoría del big-bang, podría ser la prueba más convincente de esta teoría, pero que no todos los astrónomos y físicos aceptan aún. Un pequeño grupo cree que el Universo es eterno, es decir, que no tiene comienzo ni fin. Es la teoría del estado constante. La fe no acepta esta teoría, pues la eternidad del Universo haría de Él un Absoluto, un Dios. Sólo Dios es eterno, sólo Dios no tiene comienzo ni tendrá fin. Lo eterno es perfecto, no evoluciona: como el Universo evolucionó, tuvo inicio y tendrá fin.

Lee más aquí: ¿La teoría del Big Bang contradice la Biblia?

Tags:
ciencia y feuniverso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.