Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

Entrar al amor a través de la herida

unknown copyright

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/04/14

En la hendidura de Cristo contemplarás siempre la Gloria del Señor: sólo podrás vivir en Él y desde Él, sólo podrás acompañar al hombre en la medida en que estés junto a Él

Siempre me ha llamado la atención que Jesús muestra sus heridas para ser reconocido. No hace un milagro. Se muestra humano. Se muestra como el crucificado.

La herida de Jesús y la herida de Tomás se encuentran. Tomás toca dubitativo la herida de Jesús: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado».

Como bien expresa el famoso cuadro de Caravaggio, Jesús cogería la mano de Tomás y la acercaría hasta su herida: «Trae tu mano». Porque Tomás tendría miedo, un infinito respeto. Se acordaría de su falta de fe. Había dudado. No había creído en sus hermanos. No había creído en el amor de Dios.

Ahora tenía que tocar esa herida sagrada. No lo hacía voluntariamente, sentiría la mano de Jesús sobre la suya acercándola a su cuerpo. ¡Qué misterio! Su mano débil y pecadora tocando su cuerpo sagrado. Esa herida santa, abierta, resucitada. Esa herida que es la fuente de la vida. Un don. Pudo meterse en un momento en su corazón herido.

Recuerdo las palabras que Don César Franco pronunció el día de mi ordenación: «En el corazón de Cristo, abierto, no vas a ver ahora la gloria de Dios, pero vas a escuchar el latido de Dios, la fuerza de Dios, el amor infinito de Dios. Si le prometes a Dios, todos los días de tu vida, que aunque seas débil, pecador, hombre, sometido a tentación y prueba, te metes ahí, en el corazón de Cristo, en la hendidura de Cristo, contemplarás siempre la Gloria del Señor, aunque sólo puedas ver su espalda. Sólo podrás vivir en Él y desde Él. Y sólo podrás acompañar al hombre en la medida en que estés junto a Él».

Tomás pudo meterse en la herida de Jesús. Adentrarse en su corazón partido. Hundirse en la hendidura de la roca desde la cual podría escuchar a Dios. Tomás, recibió mucho más de lo que esperaba. El amor se desbordó en su herida, su misericordia.

Tomás, sobrepasado por la gratuidad de Dios, lloraría en lo más hondo de su alma. Había dudado, había desconfiado de Dios y de sus hermanos y, como premio, recibía el don de tocar lo más sagrado, la herida abierta de Jesús. Podía descansar dentro de Él por un momento.

¡Cuántas veces a lo largo de su vida volvería a ese momento de gratuidad! ¡Cuántas veces volvería a sentir en su corazón al recordarlo ese amor inmenso que Dios le tenía!

Sí, Jesús amaba profundamente a Tomás. Y por eso le permitió colarse en lo más hondo de su cuerpo, en el costado abierto del que brotaba la vida, en esa herida de Cristo llena de sufrimiento y dolor. En esa herida resucitada.

Tags:
almapascuasufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.