Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

​¿Dar o recibir? La riqueza del encuentro con el otro

© Morpheos / Flickr / CC
Comparte

En la comunicación con el otro me descubro a mí mismo, llego a ser realmente yo

Estamos en primavera. El mejor indicador es la naturaleza, que estalla en gritos de fiesta y nos muestra la alegría de la Creación. Después de unos meses de recogimiento y sosiego, de interioridad y contemplación, llega el tiempo de la expansión y la algazara. De los colores, la belleza y la vida que se contagian a raudales.
 
En su sabiduría, la naturaleza es una gran maestra. Dicta lecciones magistrales desde la cátedra de la vida. Con la irrupción de la primavera nos invita a salir de nosotros mismos y a saltar valientes al encuentro con el otro.
 
Aún más que la naturaleza, que ya es decir, el ser humano está llamado a la relación con los demás. En la comunicación con el otro me descubro a mí mismo. Llego a ser realmente yo. Somos «yo y nuestras circunstancias». Somos «yo y nuestras relaciones».
 
El ser humano está hecho para la relación interpersonal, para el encuentro con el otro. Con el riesgo que eso supone. Toda relación está expuesta al fracaso y al desencuentro, pero eso no es motivo para dejar de intentarlo.   
 
Una imagen que expresa con elocuencia esta llamada a salir de uno mismo es la del doble movimiento del corazón: sístole y diástole. Recibo para dar y doy para recibir. Me contraigo para expandirme. Me recojo para relacionarme. La clave está en el equilibrio.
 
¿Pero quién y cómo determina ese equilibrio? Hay filósofos personalistas que han llegado a afirmar que el ser humano no se equilibra más que en el amor. Es, sin duda, la clave que lo armoniza todo. «Ese faro imperturbable que desafía las tempestades y nunca se estremece», que diría el gran Shakespeare.
 
El amor, que antes hemos recibido, necesita ponerse en movimiento y ser dado a los demás. De lo contrario le pasa como a la corriente de un río. Cuando se detiene y se estanca, el agua se pudre y pierde todas sus propiedades. El amor actúa también así. Sólo si crece y se comunica, pasa a ser fuente de vida.
 
En este tiempo de primavera que ya ha comenzado, ¿seremos río o agua estancada? ¿Saldremos al encuentro del otro o nos encerraremos en nosotros mismos? ¿Apostaremos por el amor propio o por el amor a los demás? 

Tags:
alma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.