Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 13 abril |
San Sabás Reyes
home iconA Fondo
line break icon

Juan Pablo II y Juan XXIII, dos papas revolucionarios

© Public Domain

Rafael Navarro-Valls - publicado el 28/04/14

Dos “activistas de la dignidad humana” que tenían muchas cosas en común

Diez mil  santos y beatos ha proclamado la Iglesia en su larga historia. Nunca a dos papas  juntos. Nunca canonizados por un papa en activo,  con la presencia de un papa emérito . Si la primera encíclica del actual Papa Francisco  fue, como él mismo dijo,  “escrita a cuatro manos” (las suyas y las de Benedicto XVI), la imponente ceremonia de ayer  fue protagonizada por cuatro papas, a “ocho manos”, transmitida en  3 dimensiones, con una flota de 36 satélites emitiendo  al mundo entero. Se calcula que pudieron verla  dos mil millones de personas y  escuchada por radio en 40 idiomas.

Los  reflectores de todo el planeta apuntaron  a la plaza de San Pedro, enfocando a dos papas revolucionarios, aunque muy distintos. Juan XXIII era originario de un pequeño pueblo italiano (Sotto il Monte);  Juan Pablo II nació en  Wadowize (Polonia): el  primer papa extranjero después de 455 años. Juan XXIII  fue elegido en un cónclave de 50 cardenales; el papa polaco, en otro de 111. La salida que el papa Juan hizo a Loreto y Asís,  en vísperas del Concilio Vaticano II, duró menos de un día  y   levantó entonces  el entusiasmo de los fieles: desde 1870 era el primer Papa que salía del  Lazio.  El papa Wojtyla viajaría luego  a 145 países, además de 150 desplazamientos dentro de Italia. Juan XXIII ocupó el solio pontificio  durante 5 años; Juan Pablo II, durante 27. El  papa Roncalli fue elegido a los 77 años; Karol Wojtyla a los 58.

Coincidencias entre los dos Papas

Pero lo que ayer los unía no eran sus diferencias, eran su coincidencias. Ambos tuvieron defectos, pero lucharon contra ellos, ambos aumentaron con un esfuerzo  tenaz  sus virtudes y los dos procuraron  enderezar hacia Dios las acciones de   pontificados plenos de realizaciones. Lo que ayer proclamó el papa Francisco es que esos dos papas “revolucionarios” en la historia de la Iglesia, lo fueron más por su santidad que por su actividad. Más por su amor a Dios y al prójimo que por sus realizaciones. Lo cual no quiere decir que estas  no tuvieran importancia. Son “revolucionarios” también porque su actividad lo fue.

Hablamos de coincidencias. Una interesante fue que  ambos fueron propuestos ser canonizados  “enseguida”. A la muerte de Juan Pablo II, hubo un amplio movimiento para proclamarlo “santo subito”. Antes de iniciarse el cónclave, muchos  cardenales firmaron una petición en ese sentido. Elegido Benedicto XVI,  los propios cardenales se lo sugirieron. El papa Ratzinger prefirió no saltarse el proceso de beatificación, pero lo inició antes de pasados cinco años de la muerte. Su consigna a los encargados fue: “Hacedlo rápido, pero hacedlo bien”. Menos conocido es que,  tras el fallecimiento de Juan XXIII,  en el seno del Concilio Vaticano comenzó a abrirse un movimiento importante para canonizarlo por aclamación. Se trataba de pedir a Pablo VI que otorgara a la Asamblea Conciliar el poder de  proclamar –  naturalmente en unión con el Papa – a Juan XXIII  como “modelo de santidad a la vez nuevo y antiguo, que debe presentarse a todos como presencia operativa de Dios en el mundo”. Pablo VI –al igual que años más tarde haría Benedicto XVI- prefirió abrir el proceso de beatificación inmediatamente, junto al de Pío XII,  pero siguiendo el trámite  habitual.

Su  oración y  su serenidad

Los dos eran verdaderos ejemplos de serenidad ante las dificultades. Juan XXIII contaba con buen humor que, después de la elección como Papa,  tenía dificultades para dormir, dándole demasiadas vueltas a las preocupaciones. Una noche –contaba- su ángel custodio le dijo “Angelo, creo que no deberías tomarte tan en serio“. Desde entonces, Roncalli confesaba que  dormía  “como un tronco”. A Juan Pablo II su confianza en  la Providencia era proverbial. Tras el grave atentado de  1981, por ejemplo, rechazó el chaleco antibala que le aconsejaban  los servicios de seguridad.  La misma serenidad que lleva hoy al papa Francisco a prescindir de coches blindados.


Ambos centraban en la oración la clave de su eficacia.  En una ocasión, Juan Pablo II estaba orando. Irrumpió en su oratorio un alto dignatario,  reclamando su atención sobre un tema “muy grave”. Wojtyla lo miró  y le contestó que,   si era tan grave la cuestión, lo mejor era que siguiera rezando y más tarde hablarían. Tal vez por eso, un día preguntó a un grupo de colaboradores que le acompañaban en una  visita a un  santuario mariano: «¿Qué es lo más importante para el Papa: ¿Quizás la unidad de los cristianos, la paz en Oriente Medio, la destrucción del telón de acero..? ». Replicó sonriendo: «Para el Papa, lo más importante es la oración». Por su parte Juan XXIII en su entrañable “Diario del alma” basaría su empeño en  hacerse santo, apoyándose en cuatro puntos: “el espíritu de unión con Jesús; el recogimiento del corazón; el rezo del santo rosario; la vigilancia en las propias acciones”. Y su secretario particular, el hoy cardenal Capovilla, insiste en que la clave para entender a Juan XXIII es que “era un hombre de profunda oración”.

Amor al pueblo hebreo

Otro  punto de coincidencia – de los muchos que hay- era la cercanía afectiva de Juan XXIII y Juan Pablo II al pueblo hebreo. Dos ejemplos bastarán.  Roncalli, siendo nuncio en Turquía, pasaba dos veces por semana sumas importantes de dinero a un editor de prensa judío para que los hebreos refugiados en Turquía pudieran adquirir alimentos. Su convocatoria del Vaticano II, hizo posible la declaración Nostra aetate, que  condenó duramente el antisemitismo y afirmó que el patrimonio común entre católicos y judíos debe llevar a la “mutua comprensión y respeto “.   Edith  Zirer, casada hoy y con 2 hijos, que vive en Haifa, quiso estar con el Papa  Juan Pablo II en su  viaje a Tierra Santa para darle personalmente las gracias por lo ocurrido  59 años antes.  Lo narra así: “Era una fría mañana  de febrero de 1945. La pequeña judía (12 años), el único miembro de su familia que sobrevivió a la masacre nazi, agotada y cerca de la muerte, fue ayudada por  un sacerdote de 25 años, alto, fuerte, que sin pedirle nada, simplemente le dio un rayo de esperanza. Mientras me llevaba en brazos – yo no podía ni andar- con  voz tranquila  me reveló la muerte de sus padres, de su hermano, y la necesidad de no dejarse llevar por el dolor y de combatir para vivir. Me dejó en el propio tren”.  Edith sobrevivió y reconstruyó su vida en Israel. El joven sacerdote era Karol Wojtyla.

La revolución monoteista

Pero he dicho antes que ambos pontífices fueron “revolucionarios”. Unos revolucionarios que, efectivamente, pensaban que somos fruto de una revolución: la revolución monoteísta, seguida del  hecho de la irrupción de Dios en la historia humana a través de  Jesús de Nazaret. Para ambos, arrojar el miedo fuera  de los corazones implicaba  redescubrir los verdaderos valores morales y espirituales perdidos. Por eso Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II, Juan Pablo II difundió su rico contenido por medio mundo, y el papa Francisco está luchando por su verdadera aplicación a todos los niveles. Hay que mirar con profundidad los acontecimientos para percibir  lo que Zweig  llamaba “las ráfagas revolucionarias”. En este caso- son palabras de Juan XXIII- se trataba de “renovar la Iglesia para hacerla más santa y capaz de transmitir el Evangelio en los nuevos tiempos…buscar lo bueno de los nuevos tiempos y establecer diálogo con el mundo moderno …”

Activistas de la dignidad humana

Esto lo entendió muy bien el papa Wojtyla.  Joaquin Navarro-Valls, su antiguo portavoz, lo ha calificado de “activista de la dignidad humana”.  Allí donde la veía agredida lo denunciaba. Para él los grandes escándalos del siglo XX fueron   los genocidios y los crímenes contra la humanidad;  el apartheid, la tortura y el hambre; las agresiones contra las libertades  o los derechos económico-sociales; los ataques contra la familia y  el derecho a la vida ,  o la discriminación contra las minorías. Lamentaba, en fin,  la “corresponsabilidad de tantos cristianos en graves formas de injusticia y marginación social”. Cosas parecidas dijo antes  Juan XXIII, después Benedicto XVI y ahora las repite con acentos nuevos Francisco.

A los cuatro papas hoy “presentes” en la plaza de San Pedro se les “sentía” unidos en esos objetivos. Y en los cuatro, tanto en las dos imágenes sonrientes de los tapices, como en la cara del que celebraba la ceremonia y en la del papa emérito, se palpaba la alegría. La alegría de quienes se saben –como dijo Francisco en la ceremonia – amigos de Dios, defensores de la familia y del Concilio Vaticano II, y protagonistas del “desarrollo de los pueblos y de la paz”.

Rafael Navarro-Valls es catedrático, académico y autor “ De Barack Obama al Papa Francisco” (EIUNSA, 2014). Artículo publicado originalmente en el diario español El Mundo y reproducido con autorización del autor

Tags:
Juan Pablo IIjuan xxiii
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
5
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
PRINCE PHILIP
Cerith Gardiner
11 datos interesantes sobre el difunto príncipe Felipe
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.