Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo voy a educar a mi hijo si yo, su padre, no sé quién soy?

© assillo

Juan Ávila Estrada - publicado el 25/04/14

Nunca ha sido fácil educar hijos, ello requiere no solo de conocimientos sino además de identidad, de saber que algo se sabe y de saber que se es

Nunca ha sido fácil educar hijos, ello requiere no solo de conocimientos sino además de identidad, de saber que algo se sabe y de saber que se es. La guía del sentido común y del instinto nos ayudan a  tener la certeza de dar lo mejor a cada uno de ellos y de ofrecerle las mejores herramientas para enfrentar el futuro, que muchas veces suele ser nublado o luminoso, dependiendo de lo que sembremos en el corazón de cada uno de ellos.

Pero no podemos negar además que la educación requiere aprendizaje en el educador: debe leer, formarse, asistir a cursos de padres, dejarse guiar de los que llevan experiencia por delante y sobre todo reconocer cuando las cosas se han hecho mal e intentar corregirlas. Todo  esto, combinado con la Gracia de Dios, dará como resultado que cada hijo vaya siendo una figura perfectible de lo que el Señor ha soñado para él.

Lo que no puede dudarse es que muchas veces hay equivocaciones en el proceso de educación que sin ser de mala fe se hacen de manera consciente y dan al traste con la posibilidad de hacer de cada miembro de nuestra familia una persona de bien.

Existe hoy una extendida mentalidad transmitida popularmente en la que los padres suelen repetir como loros: “no quiero que a mi hijo le falte todo lo que a mí, quiero que lo tenga todo”. Primer gran error en la educación. Hay que permitir que los hijos crezcan con carencias elementales, eso no hace daño. Deben recordar que el mundo no estará para darles todo de manera caprichosa, por el contrario, luchará por arrebatárselos.

Ellos deben aprender que los bienes que se adquieren no brotan espontáneamente de la tierra ni existe un acto mágico de la palabra por la que al pedir  se vea inmediatamente  realizada su petición. Deben entender, por ejemplo,  que un móvil de alta gama requiere una edad y un tiempo preciso y que su “urgencia” no lo llevará a la muerte por no poseerlo.

Cuando se es un niño, los corazones de los adultos laten tiernamente ante su presencia y una de las palabras que más alimentan su creciente ego es llamarlos “mi príncipe o mi princesa” (o su equivalente rey o reina). Ellos, que apenas van creciendo y aprendiendo de los cuentos de hadas lo que esta palabra significa, pueden empezar a comportarse como verdaderos tiranos de sus padres y tratarlos como sus vasallos con gritos y pataletas. Recuerda que su reinado es un reinado de lujo, sin corona, protocolario y sin mando alguno. Cuando quieran actuar como tales en el mundo se encontrarán sólo tratados como plebeyos y nunca como nobles. Pueden ser reyes o reinas, pero los que gobiernan son los padres.

Deben comprender que en la vida uno no hace sólo lo que le gusta sino también lo que debe y muchas veces lo que debe no es lo que gusta. Por ello no los eduques permitiendo que desde niños hagan lo que les plazca puesto que habrá momentos, muchos momentos, en que deberán hacer lo que no les gusta.

No trates de evitarles frustraciones puesto que ellas hacen parte de la cotidianidad. Por el contrario, enséñales que no siempre se gana y a no sentirse inferior por el triunfo de otros.  Aprender a tolerar la frustración les evitará deseos suicidas cada vez que las cosas no salgan como lo desean. Equivocarse, perder, errar, hacer el ridículo, tienen muchas cosas que enseñar y si logran aprender la lección nada que suceda en el futuro les arredrará.

En cuanto a la fe no esperes a que crezcan para que decidan si quieren creer o no. Nadie decide creer pues la fe no es un acto exclusivo del intelecto. Recuerda que “la fe entra por el oído” (hay que enseñarles la Palabra de Dios) y a amar a Dios se aprende del amor que los padres le profesan. A orar se aprende orando y no sólo pidiéndoles que oren antes de irse a la cama, como a caminar se aprende dando pasos. Cultivar en él su dimensión de trascendencia le ayudará a asumir la vida sin hastío y vivir con mirada de futuro y no simplemente al nivel del instinto y de las apetencias fisiológicas.

No les des gusto en todo, amar también es saber decir “no”. El hogar no es una dictadura pero tampoco una democracia; los padres son los que gobiernan la casa y para ello han sido puestos por Dios en ese papel. Es importante incentivar en los hijos la toma de decisiones, sus gustos personales, su propia identidad, pero cuando de tomar decisiones importantes se trata, los padres son quienes tienen la última palabra.

Si te limitas a decirle que sí a todo lo que desea no te extrañe que se levante como un ser sin carácter y caprichoso, que arrebatará al mundo lo que cree que el mundo debe darle. El carácter se forja y la educación oportuna ayuda a hacer de ellos personas de bien para sí mismos y para la sociedad.

Educar hijos nunca ha sido sencillo, pero quien es padre debe pedir asistencia a Dios y a los hombres para hacerlo de la mejor manera.

Tags:
familiahijospaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.