Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconA Fondo
line break icon

La guerra entre la Argentina y Chile que no fue, gracias a Juan Pablo II

© Biblioteca del Congreso Nacional de Chile

Esteban Pittaro - publicado el 24/04/14

En la Navidad de 1978, el próximo santo evitó lo que era una inminente guerra entre los países vecinos.

En la foto: histórica firma del tratado de amistad entre Argentina y Chile que ponía fin al conflicto sobre el Canal de Beagle, en 1984 ante Juan Pablo II

El carisma mediador del beato Juan Pablo II saltó a la luz a pocos meses de iniciado su pontificado y evitó, en la Navidad de 1978, una inminente guerra entre los países hermanos de Chile y la Argentina. Cuentan algunos que faltaban apenas horas para que se desatara el conflicto por las islas en disputa en la zona del canal de Beagle, cuando el recién asumido Papa anunció el envío de un mediador, el cardenal Antonio Samoré.

Ambos países se encontraban gobernados por dictaduras militares, con Jorge Rafael Videla y Augusto Pinochet a la cabeza. A ambos lados de los Andes, los ejércitos estaban listos y a tiro para iniciar el conflicto fratricida. Factores climáticos retrasaban lo que parecía inminente. Fue el 22 de diciembre, ante los embajadores tanto de la Argentina como de Chile, que Juan Pablo II expresó: "Es motivo de profundo dolor y de íntima preocupación  el enfrentamiento entre la Argentina y Chile que se ha ido agudizando en este último período, a pesar de las vibrantes invocaciones a la paz formuladas por los Episcopados de los dos países”. Cinco días después, el cardenal Samoré ya estaba en Buenos Aires, para reunirse con la junta militar, y luego viajar a Chile.

La mediación de Samoré fue decisiva y rápida, como la situación demandaba. A los pocos días, recién iniciado 1979, enunció una frase que quedaría en la historia tanto argentina como chilena: “Alcanzo a divisar una lucecita al final del túnel”. Finalmente, en Montevideo, el 8 de enero ambos gobiernos firmaron la aceptación de la mediación papal y el inicio de un proceso de paz que recién culminaría en 1984, cuando el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, tras un referéndum que contó con un apoyo del 82% de los argentinos, selló con Chile la paz, en el Vaticano. El 29 de noviembre de este año se cumplirán 30 años de aquel tratado, ratificado el 2 de mayo del año siguiente ante la presencia de Juan Pablo II.

El modélico acuerdo, que demostró ser duradero ya que nunca más la paz entre los países se vio amenazada, no pudo ser rubricado por el cardenal Samoré, que falleció el 3 de febrero de 1983. En el documento los cancilleres testimoniaron “en nombre de sus Pueblos, los agradecimientos a Su Santidad el Papa Juan Pablo II por sus esclarecidos esfuerzos para lograr la solución del diferendo y fortalecer la amistad y el entendimiento entre ambas Naciones”.

En honor del cardenal Samoré, entre otros reconocimientos, se renombró uno de los pasos más importantes que, a través de la cordillera, une ambos países. Se trata del ahora Paso Internacional Cardenal Samoré.

En su viaje a la región en 1987, en la fronteriza Mendoza, a los pies del Cristo Redentor, expresó el Papa: “Si todos mis viajes apostólicos tienen como finalidad ser un llamado al empeño por la paz, éste que estoy realizando a los países hermanos de Chile y Argentina, quiere ser un servicio pastoral de acción de gracias al Príncipe de la Paz, que os protegió contra la fuerza destructora de las armas, y os iluminó para seguir el camino de la negociación y del diálogo, de modo que, superando las tensiones y según criterios de equidad, la paz fuera garantizada. Haber logrado este objetivo es motivo de noble orgullo para ambos pueblos, y demuestra ante el mundo como los conflictos y diferendos entre los hombres pueden ser resueltos mediante el entendimiento y el diálogo, sin tener que recurrir a la violencia”.

Durante este viaje, que sirvió para que el Santo Padre presida la primera Jornada Mundial de la Juventud fuera de Roma, en Buenos Aires, Juan Pablo II pudo cumplir su anhelo ya expresado al pueblo chileno durante su visita a la Argentina en 1982: “Os confío que desde enero del año 1979, cuando vuestro Gobierno y el Gobierno argentino me pidieron que los ayudara, como Mediador, en el diferendo de la zona austral, estoy anhelando el momento en que me sea concedida la gracia impagable de visitar al mismo tiempo a los hijos de ambas Naciones, para unirme a la alegría de todos en acción de gracias a Dios por la conclusión definitiva de esta controversia y por la consolidación perenne de la paz y de la amistad entre los dos Países por mi tan queridos”.

La que no pudo evitar, pero sí ayudó a que se termine

Juan Pablo II había visitado la Argentina por primera vez en 1982. La visita, efímera, se dio en plena Guerra de Malvinas. El Papa tenía planificada de antemano una visita al Reino Unido, por lo que ante el conflicto decidió visitar el país sudamericano, en un viaje organizado en un brevísimo tiempo y por apenas dos días. En aquella ocasión llamó a los jóvenes a hacer “con sus manos unidas, una cadena de unión más fuerte que las cadenas de la guerra”, frase inmortalizada luego en el himno “Un nuevo sol”, de la JMJ de Buenos Aires. Poco tiempo después de ese discurso, la Argentina presentó su rendición. 

Tags:
Juan Pablo II
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.