Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 27 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconDesde Roma
line break icon

Las dos mamás del papa Wojtyła

© DANILO SCHIAVELLA / ANSA / AFP

ITALY, Rome : Pope John Paul II, whose shoulder is in bandages, is helped by his doctor Renato Buzzonetti (R) as he leaves the "Gemelli" hospital in Rome, Italy, 12 November 1993. The Pope spent the night in hospital recovering from an operation from a small fracture and dislocation of his right shoulder injured after tripping and falling down during a private audience 11 November 1993.

Roberta Sciamplicotti - publicado el 23/04/14

Renzo Allegri recorre la vida de Emilia Kaczorowska y Gianna Beretta Molla

“Las dos madres del papa Wojtyła. Emilia Kaczorowska y Gianna Beretta Molla” es el título del libro de Renzo Allegri que cuenta la historia de estas dos mujeres y su importante papel en la vida de Karol Wojtyła, Juan Pablo II. La primera es su madre, la segunda otra madre a la que él mismo proclamó antes beata y después santa.

¿Por qué ligar a estas dos mujeres con la frase “madres del papa Wojtyla”? “Las dos vivieron un gran drama materno”, explicó el autor. “Tuvieron que elegir entre su propia vida y la del niño que llevaban en el seno. Y las dos, lúcidamente, eligieron salvar al hijo, sacrificando su propia existencia. Mamás heroicas, mártires, santas”.

Gianna era “una joven mujer moderna” esposa y madre, “es decir, una mujer que representaba a casi todas las madres del mundo”. Este estado de casada constituía un detalle casi inédito para la categoría de las santas, pues fue la primera mujer casada en ser proclamada santa por la Iglesia Católica en los últimos mil años. “En el interminable elenco de santos católicos había varias mujeres casadas, pero que vivieron en los primeros tiempos del cristianismo. De la Edad Media en adelante, ni una. Había muchas santas que ‘habían sido casadas’, pero que después vivieron mucho tiempo viudas o monjas”.

Gianna era “una mamá heroica”, “una mártir por la vida”, muerta por dar la vida a su último hijo. En el segundo mes de su cuarto embarazo tuvo malestar. Le fue diagnosticado un fibroma maligno en el útero y se le aconsejó una intervención para salvar su vida, pero que comportaba el peligro de hacer morir al niño, y ella se opuso, a pesar de que el aborto no era el objetivo de la intervención, “y, por tanto, se habría tratado de uno de esos casos de ‘aborto indirecto’, de los que había hablado el papa Pío XII en su discurso al ‘Frente de la Familia’ el 27 de noviembre de 1951”.

Con grandes dificultades consiguió llevar a fin el embarazo y, tras dar la vida a su niña, murió. Era en 1962. “Precisamente en ese periodo, en el Concilio Vaticano II se había discutido la importancia, incluso la necesidad, de dar a conocer testimonios cristianos de laicos. La Iglesia sentía la necesidad de proclamar la santidad de los laicos. Se había dado cuenta de que al pueblo cristiano no le bastaban las beatificaciones de monjes, monjas, frailes, que quizás vivieron trescientos años antes. El pueblo sentía la necesidad de guías modernos, de ejemplos actuales que mostraran cómo la santidad es posible siempre”. La historia de esta mamá suscitó por tanto un interés inmediato.

Gianna Beretta Molla fue beatificada por Juan Pablo II el 24 de abril de 1994 y canonizada el 16 de mayo de 2004.

También Emilia Wojtyla había sacrificado su propia existencia por amor a un hijo. Cuando en 1919 se quedó embarazada de Karol, el futuro Juan Pablo II, los médicos le sugirieron que abortara, teniendo una salud frágil ya comprometida por otros dos embarazos de riesgo. Pero ella lo rechazó: trajo al mundo a un niño sano, pero el resto de su vida fue un infierno, y tras nueve años de duros sufrimientos, con continuos ingresos en el hospital, murió.

Gianna y Emilia son dos ejemplos de santidad “normal”. Pietro Molla, marido de Gianna, confesó a Allegri que su mujer “era una mujer espléndida pero absolutamente normal”, “no me di cuenta de que vivía con una santa”. “La vida cristiana de mi mujer no contiene episodios clamorosos. Gianna no llevó a cabo acciones memorables, asombrosas. Su vida fue una continua sucesión, ininterrumpida, de pequeñas acciones cotidianas realizadas por amor a Dios, según la enseñanza del Evangelio”.


También Emilia era una mujer de gran fe, que ni por un momento tomó en consideración la posibilidad del aborto. “Con sencillez extrema se confió al buen Dios. Nunca por razón alguna en el mundo habría impedido nacer a su niño: por él, estaba dispuesta a morir”, recuerda Allegri. Murió en 1929 a los 45 años, cuando el pequeño Karol tenía casi 9. El certificado de defunción habla de miocarditis y nefritis, es decir, inflamación en el corazón y los riñones.

“Aunque nunca lo dijo explícitamente, Juan Pablo II tenía la certeza de que su propia madre era santa”, prosigue Allegri. “Santa en la vida conyugal y familiar, santa mártir por haber ofrecido heroicamente su propia vida para dar a luz al niño que llevaba en el seno. Por esto, cuando conoció la historia de Gianna Beretta, se entusiasmó con ella y siguió todo su proceso de canonización con un interés muy especial. Veía en Gianna a su propia madre. Exaltando y dando a conocer a todo el mundo cristiano la vida de Gianna, con el heroico sacrificio que realizó para salvar la vida del hijo que llevaba en el seno, pensaba en su propia madre. También Emilia hizo esa elección. En perfecta conciencia y con inmenso amor. Y santificando a Gianna santificaba también a su madre”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.