Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 26 junio |
San Josemaría Escrivá de Balaguer
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Es necesario un mayor control de las armas, afirma obispo argentino

Tráfico de armas

© Fotos GOVBA

AICA - publicado el 23/04/14

Monseñor Lozano participó de un seminario legislativo sobre tráfico de armas

"A la fuerza del mal hay que debilitarla con la organización del bien", afirmó monseñor Jorge Eduardo Lozano, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, en el marco del Seminario Legislativo Regional de países que promueven la regulación del comercio de armas.

El obispo de Gualeguaychú asistió este martes al encuentro convocado por la Cámara de Diputados de la Nación y la organización Parlamentarians for Global Action. En un panel compartido con el canciller Héctor Timerman, la diputada Margarita Stolbizer y otros referentes, indicó que es importante erradicar el uso de armas entre los civiles y emprender “un firme control de la producción y tráfico de armas en la región”.

“No debemos perder de vista la situación de las víctimas de la violencia armada, sus derechos conculcados, sus familias heridas en el cuerpo y los afectos”, afirmó el prelado. Monseñor Lozano pidió mayor control de las armas para que no caigan en “transferencias clandestinas” destinadas a proveer de armamento a organizaciones mafiosas y criminales.

Al concluir su ponencia, el obispo aseguró: "A la fuerza del mal hay que debilitarla con la organización del bien. Los diversos organismos nacionales e internacionales realizan un aporte indispensable a la humanidad. En la ocasión que hoy nos convoca debemos reconocer el camino realizado, un lento y trabajoso esfuerzo para lograr un tejido de acuerdos que tiendan a la justicia y la paz en nuestros pueblos".

El seminario se desarrolló en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados con el fin de promover en América Latina la ratificación del Tratado de Comercio de Armas, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 2 de abril del 2013.

El tratado se refiere a las principales categorías de armas convencionales, incluidas las armas pequeñas y ligeras, que producen cantidades de víctimas tanto en países que se encuentran en situaciones de conflictos de violencia armada o en otros de baja intensidad.

En el acto de apertura hicieron uso de la palabra el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el ministro de Relaciones y Culto; Héctor Timerman; la diputada Margarita Stolbizer, cocoordinadora del Programa de Paz y Democracia; la embajadora de Noruega en la Argentina, Janne Julsrudy, y monseñor Jorge Lozano.

Artículopublicado originalmente por AICA 

Tags:
argentinaarmastrafico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.