Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

El amor de Jesús no muere nunca

Shebeko

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/04/14

Es el amor crucificado y resucitado, postrado en Getsemaní, clavado en el madero, resucitado a través de la roca

Vivir la Semana Santa es caminar siguiendo los pasos pobres del Señor. Queremos decirle que le queremos, que le amamos aunque lo hayan matado como a un malvado.

Lo amamos porque su amor personal por nosotros vale más que sus  milagros, porque sus palabras tocan nuestro corazón, porque su presencia calma la inquietud. Queremos decirle que le necesitamos, que es nuestro Dios y Señor, nuestro compañero, nuestra roca, la fuente en la que calmamos la sed, el pastor que nos encuentra siempre, el padre que nos abraza conmovido.

Porque se ha fijado en mí, porque me conoce. Sabe cómo he vivido esta Semana Santa y la Cuaresma. Conoce mis preguntas, como Él también tiene las suyas. Mis miedos, mis preocupaciones, mis amores, mi pecado.

Justamente la Semana Santa es una nueva oportunidad para cambiar el corazón. Queremos repetir las palabras con las que rezaba una persona: «Señor de mi vida, de mi corazón, de mi muralla. Te quiero desde mi pobreza». Así queremos a Cristo pobre, desde nuestra pobreza, desde la pequeñez de nuestros pasos.

La Semana Santa es la semana del amor. El amor de Jesús por nosotros. Ese amor que no encuentra respuesta muchas veces. Ese amor abandonado, repudiado, insultado, dejado de lado. Es el amor de Jesús crucificado, muerto y olvidado. Porque quisieron matar su capacidad de amar. Porque su amor era excesivo y el hombre se sentía en deuda, indigno.

Sin embargo, el amor de Jesús no muere nunca.  Clavado en la cruz se abre paso a través de la herida del costado. Ese amor clavado, herido, humillado, se desprende en un último esfuerzo y se derrama sobre los que quieren acabar con su vida. Es ese mismo amor que carga con nuestra vida.

Como expresaba el Padre José Kentenich: «Entonces sale con la cruz a cuestas. Recibe, Padre, mis fuerzas postreras, las últimas fuerzas que me quedan antes de mi muerte. Son sólo para ti y para poder cumplir tu voluntad llena de amor. Se tambalea, está sin fuerzas, a punto de desfallecer. Por amor al Padre se arrastra hasta el monte del sacrificio. Y llega aún con vida. Tiene sed de llevar aún el último sacrificio a cabo, de entregarse hasta lo último»[1].

Es el amor fuerte de Jesús. Ese amor humillado, rechazado, ignorado. El amor que invita a amar y a dar la vida. El amor que nos enseña a amar, a cargar con la cruz propia y la de los otros.

Queremos amar con ese amor de Jesús. Queremos amar a Jesús para que ese amor nos asemeje. No sabemos amar como Él nos ama. Lo hacemos con egoísmo y buscando salvar la vida. Hoy queremos pedirle a Dios ese amor que todo lo transforma, que lo hace todo nuevo. Ese amor que nos convierta para empezar a vivir con otros ojos, con otra mirada.

Es el amor crucificado y resucitado, postrado en Getsemaní, clavado en el madero, resucitado a través de la roca. Su vida es más fuerte, su amor vence el odio. Así quiere ser nuestra vida. Un amor nuevo, resucitado, lleno de esperanza que levante a los desesperados, que salve a los caídos, que acerque a Dios a los más alejados.

Un amor que no se busque a sí mismo, que no se cierre a su carne. Un amor que todo lo ennoblezca, que enaltezca y crea, que espere y sueñe. Un amor distinto, el amor que Cristo hoy nos entrega con su vida.


[1] J. Kentenich,
Carta Semana Santa 1952
Tags:
amormuertesemana santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.