Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Domingo de Ramos ha pasado, ¿qué hago con la palma?

©palm-trees-322232_640
Comparte

Una bonita tradición cristiana es la de colgar la palma en el balcón o en una ventana

El “Domingo de Ramos de la Pasión del Señor” o “Domingo de la Pasión del Señor o de Ramos”, los fieles suelen acudir al templo para bendecir sus ramos o palmas, que posteriormente colocan en un lugar privilegiado de su hogar; sin embargo, muchas personas acostumbran colocar las palmas benditas detrás de la puerta como amuletos, las utilizan con fines curativos o para mantener alejados a los malos espíritus o a los rateros, lo cual es una superstición. El verdadero sentido de las palmas en nuestro hogar es tener presente que Jesús es nuestro rey y que debemos siempre darle la bienvenida en nuestro hogar.
 
Oración para colocar las palmas benditas en casa:

Bendice, Señor, nuestro hogar.
Que tu Hijo Jesús y la Virgen María reinen en él.
Danos paz, amor y respeto,
para que respetándonos y amándonos
los sepamos honrar en nuestra vida familiar,
Sé Tú, el Rey en nuestro hogar.
AMEN.
 
¿Qué hago con las palmas del año pasado?
 
Las palmas del año pasado ya se secaron y por eso se pueden llevar a la iglesia oportunamente para que sean quemadas y emplear su ceniza precisamente el “Miércoles de Ceniza”, principio de la próxima Cuaresma.

¿Cuál es el significado de las palmas en nuestros balcones?

Las palmas benditas recuerdan las palmas y ramos de olivo que los habitantes de Jerusalén batían y colocaban al paso de Jesús, cuando lo aclamaban como Rey y como el venido en nombre del Señor.
 
Las palmas benditas no son cosa mágica. Las palmas benditas que recogemos cada Domingo de Ramos en las Iglesias Católicas significan que con ellas proclamamos a Jesús como Rey de Cielos y Tierra, pero -sobre todo- que lo proclamemos como Rey de nuestro corazón.
 
Y ¿cómo es ese Reinado de Jesús en nuestro corazón? Significa que lo dejamos a El reinar en nuestra vida; es decir, que lo dejamos a El regir nuestra vida. Significa que entregamos nuestra voluntad a Dios, para hacer su Voluntad y no la nuestra. Significa que lo hacemos dueño de nuestra vida para ser suyos.

Artículo tomado del semanario Desde la Fe y de la página Buenanueva.net

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.