Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
San Evaristo, papa
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Historia del cura ex soldado que se dejó matar por Cristo

PAULINA WĄDRZYK

Gerardo Rodríguez - publicado el 09/04/14

Combatiente de la primera guerra mundial, Anastasio Kręcki fue fusilado en Piasnica por las tropas alemanas

En la catedral de Pelplin el 12 de enero de 1919 el obispo Rosentreter celebró para aquellos seminaristas que fueron soldados una solemne misa de bienvenida.

En 1915, el segundo año de la primera guerra mundial fueron reclutados 68 seminaristas del seminario mayor y el siguiente año lo pasaron en el frente.

No todos los presentes decidieron volver a retomar el camino al sacerdocio, porque no sólo las balas enemigas hicieron estragos entre ellos… Sin embargo se podría esperar que aquellos que regresaron y volvieron a reafirmar su sí llegarían a ser realmente hombres de Dios, endurecidos por las combates tanto del frente como los de la vida y que su vocación sería tratada con seriedad y con hombría. Propiamente de estos teólogos oficiales, suboficiales y soldados han surgido aquellos sacerdotes que hoy se cuentan entre los mejores de la historia de la diócesis de Chelmno y de la zona de Pomerania. Entre ellos se encontraba Anastasio Kręcki.

Esta decisión no fue fácil y el primer año de posguerra fue una dura prueba.

Polonia renacía como nación después de una guerra que provocó el desmoronamiento al mismo tiempo de los imperios centrales de Alemania y Austria, y el de la Rusia zarista; imperios que por 123 largos años se habían repartido el territorio polaco como botín de guerra. Las fronteras occidentales se establecieron en el tratado de Versalles (1918) y las orientales con el tratado de Riga (1921), luego de la victoria del Mariscal Pilsudski en el Vístulla contra los Rusos de Lenin (ejército de Tukaczelwski).

Fue también en 1921, que un plebiscito en la Alta Silesia, había agrandado el territorio polaco. Y en 1923 los Aliados Occidentales habían reconocido oficialmente las fronteras definitivas de la nación.

El seminario de Pelplin no estaba ajeno a esta coyuntura histórica y pesaba en los mismos seminaristas el tema de la pertenencia a la recién recuperada zona de Pomerania y esto se traducía en ásperas discusiones. Por otra parte el riguroso invierno de ese año hizo que, ante la carencia de alimentos y de combustible, el seminario se cerrara desde la Navidad de 1919 hasta la Pascua de 1920.

El 20 de marzo de 1920 ocho "teólogos soldados" se presentaron ante el Obispo para recibir la ordenación sacerdotal, la primera desde el traslado de la sede episcopal de la diócesis a Pelplin en una Polonia independiente.

La mitad de ellos morirían en el trágico otoño de 1939. Como seguimos con los mártires de Piaśnica hoy reseñaremos la historia del padre Anastasio Kręcki, cuyo proceso de beatificación se encuentra en fase romana.

El sacerdote Anastasio Kręcki nació el 15 de abril de 1888 en la aldea de Czyczkowy. Era hijo de un agricultor Esteban y Xaviera Janikowski. A los doce años de edad, ingresó al Collegium Marianum de Pelplin, donde estudió hasta 1907. Luego estudió en el colegio secundario de Chojnice, donde se unió a la organización filomata Tomasz Zan (una organización secreta que promovía los valores y la identidad polaca). Después de graduarse entró en el Seminario Mayor de Pelplin, sin embargo los estudios filosóficos y teológicos fueron interrumpidos por la Primera Guerra Mundial. El seminarista Anastasio Kręcki fue reclutado en el ejército alemán. Después de la guerra continuó sus estudios, que completó el 20 de marzo de 1920, día que fue ordenado sacerdote.

La primera parroquia donde ejerció su ministerio sacerdotal como vicario fue Starogard. A partir de 1922 cumplió la misma función en Tyłowo cerca de Żarnowiec hasta 1926. Durante algunos meses de 1927 administró la parroquia de Kartuzy, y desde el 14 de julio de ese año fue designado párroco de la parroquia Santa María Magdalena en Strzelno; incluyendo entre otras las localidades de Rozewie, Jastrzębie Górne y Karwia.


Como párroco demostró ser un excelente pastor y organizador de la vida cultural, social y económica. Enriqueció al templo parroquial con nuevas campanas y un órgano. También se desempeñó como inspector de la educación religiosa en las escuelas. En 1928, se produjo un incendio en Strzelno. El párroco con el fin de brindar ayuda a los damnificados, cuyos bienes fueron destruidos por el fuego, solicitó un préstamo al Banco Agrícola de Gdynia. En 1933 fundó la Brigada de Bomberos Voluntarios, y en Łebcz inició una Cooperativa Lechera.
En los años 1931-1934 construyó la casa parroquial, que rápidamente se convirtió en el foco de la vida social, cultural y religiosa. Era la sede de los jóvenes de la Acción Católica. Allí también funcionaba el coro, la banda de música y una escuela de teatro.

Incluso después de la Segunda Guerra Mundial esta casa fue adquirida por el Estado en 1950 y se convirtió en la Casa Rural de la Cultura. Desde el 27 de octubre de 1985 lleva el nombre de Anastazy Kręcki.

Quería que los jóvenes aprendieran alguna profesión, de allí que organizó para las jóvenes con ayuda de su hermana cursos de bordado casubio, corte y confección y cocina. También se organizaban exposiciones y durante todo este tiempo en la parroquia se promovía la cultura regional procurando consolidar las convicciones patrióticas y los fuertes lazos de pertenencia.

Alguien, quien fue capaz de hacer tanto tenía que ser un hombre de gran espíritu. Los testimonios mencionan al padre Anastasio Kręcki como un hombre que vivía con Dios. Era excepcional, muy modesto y pobre. Conducía una vieja bicicleta, porque no podía permitirse una nueva. Se ha dicho de él – un sacerdote por vocación, un sacerdote de carne y hueso. En otro palabras, un hombre de Dios, un sacerdote hecho y derecho.

Cuando se enteró del estallido de la Segunda Guerra Mundial, no cambió en nada su comportamiento, se mantuvo tranquilo. Se sintió muy unido principalmente con su parroquia, y a pesar de las amenazas aseguró a sus feligreses que permanecería con ellos.

La Gestapo de Wejherowo lo arrestó alrededor del 11 de septiembre de 1939. Después de una semana en la cárcel fue puesto en libertad, pero no se dejó intimidar.

Visitó las localidades de su extensa jurisdicción parroquial, celebrando la Eucaristía clandestinamente como en la época de las catacumbas. Una de las últimas misas que celebró fue en octubre en el pueblo costero de Karwia en un apartamento privado.

El 24 de octubre fue arrestado de nuevo. El último camino de su vida lo condujo a través de la cárcel de Wejherowo, luego al campo de tránsito para prisioneros civiles en Nowy Port, y de nuevo a Wejherowo, finalmente al bosque de Piaśnica, donde fue asesinado en una ejecución masiva entre el 29 de octubre y el 11 de noviembre.

En el otoño de 1939 sus compañeros de curso también encontraron el final en las fosas de la muerte: los párrocos del decanato de Starogard: Marian Felchnerowski de Kasparus (fusilado en el bosque de Zajączek cerca de Skórcz el 10.11.1939) y Aloysius Wróblewski de Pogódek y del distrito de Torun Stanislaw Glowczewski-Kossak, párroco de Kaszczorek (fusilado el 28.10.1939 en el bosque de Barbarka).

El menor de los nueve hermanos del padre Anastasio, Bernardo, párroco de Królów Las fue asesinado a mediados de octubre en el bosque de Szpęgawsk.

Tags:
historiamartiressegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.