Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEspiritualidad
line break icon

Si piensas que hablar de temas cristianos es aburrido es porque no te han informado bien

Alejandro Palacios Álvarez

Alvaro Real - publicado el 08/04/14

Un Comic para explicar el perdón, la muerte o las virtudes teologales

“Si piensas que hablar de temas cristianos, como por ejemplo la oración, la caridad o el perdón, es algo aburrido, Eso es porque no te has informado bien (o no te han informado bien)”, así presenta el comic “Dios a pie de la calle” su autor, Alejandro Palacios Álvarez.

Dios a pie de calle, editado por Cobel, se trata de una obra donde los capítulos son: la oración, Dios y el dinero, el perdón, la muerte, las virtudes teologales o las bienaventuranzas y es que, como explica Alejandro Palacios se trata de un cómico “atípico”: “No esperes encontrar las aventuras de unos personajes con poderes ni un  relato en el que alguien lucha contra un tipo malvado que intenta destruir el mundo”.

El Comic destinado para jóvenes de entre 13 y 18 años tiene como protagonistas a un monje y una ángel, que explican cómo vivir cuestiones de vida cristiana. El autor, no quiere que temas como el de la oración, la caridad o el perdón sean aburridos: “no hay ningún estado que mejor se adapte a la vida de un cristiano que la alegría y el buen humor”.

Por su interés reproducimos las tres preguntas que todo el que vea este comic puede hacerse y que al final de la obra el autor intenta responder:

¿Por qué hacer un cómic de temas de religión católica hoy en día?

He aquí una pregunta, muy lícita, que puede surgir a quienes tengan en sus manos este libro. Mi respuesta no puede ser otra que porque, aunque no se lo crean, a la gente le gusta hablar de Dios. Y no sólo a gente mayor, sino también a mucha gente joven.

Hablo por experiencia. Añado además que, curiosamente, poca gente habla mal de Dios.

El problema aparece cuando sale a relucir la palabra “Iglesia” o “religión católica”. Ahí es cuando se tuerce la historia. No hace falta que entre en detalles, en lo que se dice o deja de decir. Todos lo sabemos. Generalmente mucha gente coincide en ver a la Iglesia como algo siniestro, oscuro y acusador. Otros la ven como algo aburrido y pasado de moda. Y hay quien cuando piensa en Iglesia sólo le viene a la mente la última polémica de algún sacerdote u obispo.

¿Que qué opino yo de la Iglesia? Pues que tiene sus luces y también sus sombras. Sus fieles y sus detractores. Sus virtudes y sus problemas. Pero, personalmente, prefiero fijarme en todo lo bueno que tiene esta institución fundada por el mismo Jesús.

Precisamente porque yo, al igual que tú, soy Iglesia. Y aunque ser crítico no está reñido con defenderla, siempre hay quienes confunden esto con atacar y desprestigiar. Como habrán podido comprobar, no he querido dar pie a ello en ningún momento de este libro.

Muy ligada con el objetivo y el espíritu de este cómic está mi idea de Iglesia. Una opinión que no surge de las noticias que leo en los medios de comunicación ni depende de los brillantes pensamientos de obispos y teólogos. Surge de mi propia vida como cristiano y de mi actividad en la pequeña parroquia donde colaboro. Para situarnos, no es la parroquia con el grupo de jóvenes más popular de Pamplona (seremos unos 7 u 8), tampoco la que organiza las mayores actividades de la diócesis, y además no tiene un templo maravilloso que atraiga visitas (es sencillito). Pero tiene algo que ojalá tuvieran todas las parroquias de España. Me refiero al párroco, Don Valentín Eguílaz. Un misionero, un hombre de Dios, un enamorado de Jesús, un sacerdote que transmite la Buena Noticia por los cuatro costados. Es cuando te metes de lleno en una parroquia como la mía, cuando comienzas a ver las entrañas de la Iglesia, la forma de desvivirse por los más necesitados y el cariño con el que se prepara cada celebración eucarística, cuando dices: “he aquí la Iglesia de Jesús”. Este cómic tiene mucho de ello.

Con todo lo anterior, y respondiendo a la pregunta inicial, considero de gran importancia para este tiempo difícil que vivimos acercar a jóvenes y adultos cuestiones y temas de vida cristiana. Creo que puede hacer mucho bien, especialmente ahora que reina un ambiente de pesimismo vital en nuestra sociedad.

Y si esto se hace mediante un cómic, de una manera amena y divertida, de la mano de un simpático monje y una ángel muy alegre, mejor.

¿Qué temas se han elegido y por qué?

Cuando me surgió la idea de crear un cómic que tratara cuestiones de vida cristiana, lo primero que hice fue realizar una larga lista de temas que me parecían interesantes. De todos ellos, escogí finalmente 6: la oración, Dios y el dinero, el perdón, la muerte, las Virtudes Teologales y las Bienaventuranzas.

Esta selección se debe a que los cuatro primeros temas probablemente sean los que más vueltas me gusta darle, y porque los considero básicos para nuestra vida. Los dos últimos, porque creo que es muy importante tener presentes las Virtudes Teologales y las Bienaventuranzas en medio de una sociedad ególatra y materialista como la nuestra.
Como he dicho, esta selección y su desarrollo han sido muy personales. Precisamente por ello, he tenido la gran suerte de contar con amigos sacerdotes que han revisado estos dibujos y su tratamiento. Desde aquí doy las gracias a las 3 personas que han revisado este cómic: Don Santiago Cañardo, Vicario Episcopal de Fe y Cultura de la Diócesis de Pamplona y Tudela; Don Sergio Álava,Delegado Episcopal de Juventud de la Diócesis de Pamplona y Tudela; y Don Juan Antonio Aznárez, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Pamplona y Tudela.

¿Qué libros han ayudado a tratar estas cuestiones?

Aunque casi todo lo tratado surge de mi modo de ver la vida y mi opinión como católico, en general a la hora de tratar estos temas he recurrido a la Biblia, especialmente al Nuevo Testamento, y a frases y textos de santos. También me han ayudado algunos apartados de Catecismo para reafirmar algunas situaciones que describo.
En el capítulo de “La Oración”, me ha ayudado a la hora de escenificar situaciones el libro “Tiempo para Dios” de Jaques Philippe.

Para este capítulo también he sacado alguna idea de la oración como se describe en el libro “Strannik” o “El peregrino ruso”, libro de referencia para los cristianos ortodoxos rusos (que no está reñido con el modo de orar católico).

En el capítulo de “Dios y el dinero” he recurrido al Derecho Canónico para explicar qué hace la Iglesia con el dinero que recibe.

En el capítulo de “El Perdón”, he sacado muchas ideas del libro “¿Necesita Dios de un hombre para perdonarme?”, escrito por mi buen amigo Don Santiago Cañardo. Un libro que todo cristiano debería leer cuando se le planteen preguntas acerca del perdón de los pecados. Imprescindible.

En el capítulo de “La Muerte” expongo mi visión acerca de la muerte y el dolor desde mi perspectiva como católico.

Es el tema más personal y, a la vez, el más delicado. Debo aclarar que aquí, para la creación del personaje de Azraela, la ángel que introduce el tema, me basé en la imagen de Azrael. Para algunos judíos, Azrael o Azriel, es el ángel de la muerte, pero entendido como un ángel encargado de tranquilizar y acompañar a las almas en tránsito. Han existido otras maneras más siniestras de ver a este ángel, pero yo he optado por la que aquí describo pues me parece una visión muy positiva.

En el capítulo de las Virtudes Teologales he recurrido principalmente a las encíclicas “Spe Salvi”, “Deus Caritas Est” y “Lumen Fidei”. Del Papa Benedicto XVI las tres, aunque con la colaboración del Papa Franciso en la última.
En el capítulo de las Bienaventuranzas, me ha inspirado para recrear algunas escenas el libro “Las Bienaventuranzas Evangélicas”, del Padre Rainiero Cantalamessa.

Además, como habrán podido comprobar si han leído el cómic, vuelvo a incidir en que todos estos temas están acompañados de referencias a textos de santos y escritos bíblicos para aclarar y reafirmar lo que se expone.

Tags:
jovenesmuerteperdonvirtud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.