Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: Dios acaricia las heridas de nuestros pecados

Radio Vaticano - publicado el 07/04/14

El Papa explica qué es la misericordia divina en la homilía hoy en la Domus Santa Marta

El Evangelio de la adúltera perdonada ha dado pie al Papa para explicar qué es la misericordia de Dios. El episodio es conocido: los fariseos y los escribas llevan ante Jesús a una mujer sorprendida en adulterio y le preguntan que deben hacer, ya que la ley de Moisés preveía la lapidación, porque el pecado estaba considerado gravísimo. “El matrimonio, afirma el Papa, es el símbolo y es también una realidad humana de la relación fiel de Dios con su Pueblo. Y cuando se arruina el matrimonio con un adulterio, se mancha esta relación de Dios con el Pueblo”.

Pero los escribas y fariseos plantean esta pregunta para tener un motivo después para poder acusarlo: “Si Jesús hubiese dicho: ‘Sí, sí merece la lapidación’, habrían dicho a la gente: ‘Este es vuestro maestro, tan bueno… ¡Mirad lo que ha hecho con esta pobre mujer!’. Y si Jesús hubiese dicho: ‘¡No, pobrecilla!’, habrían dicho: ‘No cumple la ley’… a ellos no les importaba la mujer, no les importaban los adulterios, quizás alguno de ellos lo era… ¡No importaba! Solo les importaba tenderle una trampa a Jesús. De aquí la respuesta del Señor: “El que de vosotros esté libre de pecado que tire la primera piedra contra ella”. El Evangelio, con “una cierta ironía”, dice que los acusadores “se van, uno a uno, comenzando por los más ancianos”.

Se ve, observa el Papa, que estos en el banco del cielo tenían una buena cuenta corriente contra ellos”. Y Jesús se queda solo con la mujer, como un confesor, diciéndole: “Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te condena? ¿Dónde están? Estamos solos tu y yo. Tú ante Dios, sin acusaciones, sin murmuraciones. ¡Y Tú y Dios! ¿Nadie te condena?”. La mujer responde: “¡Nadie Señor!”, sin embargo no dice: “Me han acusado falsamente! Yo no he hecho adulterio!”, reconoce su pecado. Y Jesús afirma: “Tampoco yo te condeno”. Ve y desde este momento, no peques más, para no volver a pasar un momento desagradable como este, para no pasar tanta vergüenza, para no ofender a Dios, para no manchar la bella relación de Dios con su Pueblo”. “¡Jesús perdona!, afirma el Papa, pero aquí hay algo más que el perdón”.

“Jesús pasa la ley y va más allá. No le dice: ‘¡No es pecado el adulterio!’. ¡No le dice! Pero no la condena con la ley. Y este es el misterio de la misericordia. Este es el misterio de la misericordia de Jesús”.

“La misericordia, observa el Papa Francisco, es algo difícil de entender”.

“’Pero, Padre, ¿la misericordia cancela los pecados?’. ‘No, lo que elimina los pecados es el perdón de Dios’. La misericordia es el modo en el que perdona Dios. Porque Jesús podía decir: ‘Te perdono, ¡ve! Como dijo al paralítico que le habían conducido a través del tejado: ‘¡Tus pecados te están perdonados!’ Aquí dice: ‘¡Ve en paz!’. Jesús va más allá. Le aconseja que no peque más. Aquí se ve la actitud misericordiosa de Jesús: defiende al pecador de sus enemigos; defiende al pecador de una condena justa.  ¿Cuántos de nosotros deberíamos ir al infierno, cuántos de nosotros? Y es justa la condena… y Él perdona más allá ¿Cómo? ¡Con esta misericordia!”.

“La misericordia, afirma el Papa, va más allá y actúa en la vida de una persona de tal forma que el pecado es puesto a un lado. Es como el cielo”.

“Nosotros miramos al cielo, tantas estrellas, tantas estrellas, pero cuando viene el sol, por la mañana, con tanta luz, las estrellas no se ven. Es así la misericordia de Dios: una gran luz de amor y de ternura. Dios perdona no con un decreto, sino con una caricia, acariciando nuestras heridas del pecado. Porque Él se implica en el perdón, se implica en nuestra salvación. Y así Jesús hace de confesor: no la humilla, no le dice: ‘¿Qué has hecho? ¿Dime! ¿Y cuando lo has hecho? Y ¿Cómo lo has hecho? ¿Y con quien? ¡No! ‘Ve, ve y desde ahora ¡no peques más!’. Es grande la misericordia de Dios, es grande la misericordia de Jesús, perdonándonos, acariciándonos!”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.