Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 enero |
San Fulgencio
home iconEspiritualidad
line break icon

Estar en la miseria no es sólo no tener dinero

© Victor9501

SIC - publicado el 07/04/14

El arzobispo de Oviedo (España) nos habla sobre las tres miserias que atenazan al hombre

Podría parecer más de lo mismo, y que toca por imperativo de calenda. Con estas nos andamos ya con la mitad de la cuaresma a las espaldas. Pero no hay botón de pausa en esta cuesta. Habría que sacudirse la desgana de una cuaresma más, como quien suma trienios de cansancio ante cosas, palabras y gestos que han dejado ya de conmovernos. Queremos adentramos en esta vereda de cambio y conversión sabedores de que tendríamos tantas cosas que ajustar, tantas de las que quitar polvo y aburrimiento, tantas en las que dar un viraje convencido hacia la verdad, hacia la bondad y la belleza.

Pero los días pasan, como se nos escapan las semanas y tantas fechas, y así este tiempo de penitencia cristiana que culmina en el gozo de la pascua, nos reclama un toque de atención cuando su ecuador hemos superado ya. Es verdad que los gestos, los textos, los colores litúrgicos y las prácticas devocionales y los cantos, son los que ya sabemos que aparecen.

Pero mi vida hoy es otra a lo que era la de hace un año. Hay novedades que me arrugan y acorralan llenando mis horas y mis días de incertidumbre, de temor y tristeza. También puede haber novedades que me asoman a horizontes inmensos de serena paz con la que Dios dibuja en mi vida la esperanza con los colores de la alegría. El Papa Francisco nos invitaba este año a recorrer el camino cuaresmal como una ocasión para convertir el corazón, para volverlo a Dios y salir al encuentro de los hermanos. Nos proponía tres miradas atentas a este empeño, que tuvieran que ver con lo que él ha llamado las tres miserias.

En primer lugar está la miseria material. Toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de crecimiento cultural. Frente a esta miseria la Iglesia ofrece su servicio para responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad. En los pobres y en los últimos vemos el rostro de Cristo; amando y ayudando a los pobres amamos y servimos a Cristo.

Luego está la miseria moral, que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado. ¡Cuántas familias viven angustiadas porque alguno de sus miembros —a menudo joven— tiene dependencia del alcohol, las drogas, el juego o la pornografía! ¡Cuántas personas han perdido el sentido de la vida, están privadas de perspectivas para el futuro y han perdido la esperanza! En estos casos la miseria moral bien podría llamarse casi suicidio incipiente. Esta forma de miseria, que también es causa de ruina económica, siempre va unida a la miseria espiritual, que nos golpea cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor.

Finalmente está la miseria espiritual cuando falta Dios en nuestra vida. Hay que llevar el anuncio liberador de que existe el perdón del mal cometido, que Dios es más grande que nuestro pecado y nos ama gratuitamente, siempre, y que estamos hechos para la comunión y para la vida eterna. ¡El Señor nos invita a anunciar con gozo este mensaje de misericordia y de esperanza! Es hermoso experimentar la alegría de extender esta buena nueva, de compartir el tesoro que se nos ha confiado, para consolar los corazones afligidos y dar esperanza a tantos hermanos y hermanas sumidos en el vacío.

Tres miserias, tres invitaciones a abrir nuestro corazón para que en esta cuaresma única, Dios nos ilumine y nos convierta con la gracia del perdón. Es lo que pedimos y nos recordamos.

Por Monseñor Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo. Artículo publicado originalmente por SIC 

Tags:
almamiseria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.