Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: El matrimonio es una consagración

Aleteia Team - publicado el 02/04/14

Catequesis sobre el sacramento del matrimonio en la audiencia general del 2 de abril

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy concluimos el ciclo de catequesis sobre los sacramentos hablando del matrimonio. Este sacramento nos conduce al corazón del diseño de Dios, que es un diseño de alianza, de comunión.

Al principio del libro del Génesis, el primer libro de la Biblia, que corona el relato de la creación, se dice: “Dios creó al hombre a su imagen: hombre y mujer los creó… por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne” (Gen 1,27; 2,24).

Imagen de Dios es la pareja matrimonial, el hombre y la mujer. Los dos. No sólo el hombre, no sólo la mujer, sino los dos. Esta es la imagen de Dios, el amor y la alianza de Dios en nosotros está allí, representados en la alianza entre el hombre y la mujer y esto es bello. ¡Es muy bello! Somos creados para amar, como reflejo de Dios y de su amor. Y en la unión conyugal el hombre y la mujer realizan esta vocación en el signo de la reciprocidad y de la comunión de vida plena y definitiva.

1.         Cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por así decir, se “refleja” en ellos, les imprime sus propias características y el carácter indeleble de su amor. Un matrimonio es comunión del amor de Dios con nosotros, ¡es muy bello!

También Dios, de hecho, es comunión: las tres personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo viven desde siempre y para siempre en unidad perfecta. Y es justamente este el misterio del matrimonio: Dios hace de los dos Esposos una sola existencia, la Biblia dice una “única carne”, así de íntima es la unión del hombre y de la mujer y es precisamente este el misterio del matrimonio.     

El amor de Dios que se refleja en el matrimonio, en la pareja que decide libremente y unidos y por eso el hombre deja la casa de sus padres y se va a vivir con su mujer y se une tan fuertemente a ella que se convierte en una sola carne, no son dos, son uno.

2.         San Pablo, en la Carta a los Efesios, destaca que en los esposos cristianos se refleja el misterio que el Apóstol define como “grande”, es decir la relación instaurada por Cristo con la Iglesia, una relación exquisitamente nupcial (cfr Ef 5,21-33).

Esto significa que el matrimonio responde a una vocación específica y debe ser considerado como una consagración (cfr Gaudium et spes, 48; Familiaris consortio, 56). Es una consagración.  

El hombre y la mujer son consagrados por su amor. Los esposos, de hecho, en fuerza del sacramento, son investidos de una verdadera y propia misión, para que puedan hacer visible a partir de las cosas sencillas, ordinarias, el amor con el que Cristo ama a su Iglesia y continúa dando la vida por ella, en la fidelidad y en el servicio.

3.         Es verdaderamente un diseño estupendo el que subyace en el sacramento del matrimonio. Y se realiza en la sencillez y también en la fragilidad de la condición humana.     

Sabemos bien las dificultades y las pruebas que experimenta la vida de dos esposos… Lo importante es mantener… es verdad que en la vida matrimonial hay muchas dificultades, el trabajo, el dinero que no basta, los niños que tienen problemas… tantas dificultades y tantas veces el marido y la mujer se ponen nerviosos y pelean entre ellos, ¿o no?           

Pelean, siempre es así, siempre se pelea en el matrimonio. A veces ¡vuelan los platos!, ¿eh? Vosotros reís pero es la verdad. Nosotros no debemos entristecernos por esto, la condición humana es así. El secreto: que el amor es más grande que el momento de la pelea. Por eso aconsejo a los esposos, no terminéis el día sin pediros perdón.   

Para hacer la paz no hace falta llamar a las Naciones Unidas para hacer la paz basta a veces un sencillo gesto, una caricia. ‘Ciao, hasta mañana’. Y al día siguiente se vuelve a comenzar.         

Esta es la vida, llevarla adelante así, con la valentía de querer vivirla unidos. Esto es bello. Es algo bellísimo la vida matrimonial y debemos custodiarla siempre y a los hijos.


Algunas veces he dicho yo aquí que algo que ayuda mucho a la vida matrimonial son tres palabras, no sé si os acordáis. Tres palabras que se deben decir siempre, que deben estar en casa: ‘Permiso, gracias, perdona’. Son tres palabras mágicas.  

Permiso: para no ser invasores en la vida de los cónyuges, ‘¿qué te parece? Me permito…’.          

Gracias: agradecer al cónyuge, ‘gracias por lo que has hecho por mí, gracias’. La belleza de dar las gracias.            

Y luego, como todos nos equivocamos, la otra palabra que es difícil, pero hay que decirla: ‘perdona, perdona por favor’.            

Por tanto: permiso, gracias, perdona. Digámoslo todos juntos: permiso, gracias, perdona. Con estas tres palabras, con la oración del esposo por la esposa, y la esposa por el esposo y el hacer las paces siempre antes de que termine la jornada el matrimonio irá adelante. Las tres palabras mágicas, la oración y hacer la paz siempre. ¡que Dios os bendiga! Y rezad por mí. ¡Gracias!

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.