Aleteia

“Quiero construir un albergue para las víctimas de la trata y la explotación”

© dualdflipflop
Comparte

Entrevista a Alicia Peressutti, argentina profundamente comprometida con el tráfico de personas

Alicia Peressutti tiene una larga historia de trabajo en contra de la trata de personas en Argentina.  Y ahora, en todo el mundo de habla hispana. Ha contado la tragedia de la prostitución y de la explotación como muy pocas voces se ha hecho, a través de libros y de un testimonio avasallador y contundente.

Ahora está empeñada en construir una casa de acogida para mujeres golpeadas por este crimen que su amigo y protector, el Papa Francisco, ha calificado como un crimen de lesa humanidad. El Papa se ha embarcado en un acuerdo multinacional y entre las grandes religiones para acabar con la trata y la explotación sexual y laboral en el 2020.

El trabajo de Alicia Peressutti no es tan sólo en el campo, también es en el testimonio de vida. En estas semanas, ella y su esposo, Omar, están a punto de adoptar a una chica que fue víctima y que los eligió a ellos como familia.  “No tiene a nadie y tiene daños neurológicos y emocionales permanentes”, comenta a Aleteia.

La familia de Alicia ya ha adoptado a un varón. Ahora está viendo la posibilidad de adoptar a esta chica, paraguaya de 30 años, que fue vendida por su propia madre o madrastra, o quien fuera quien la crió, a los 11 años “y cobró de la explotación de ella durante años”, dice Alicia Peressuti, quien agrega: “es un Cristo totalmente roto; no hay arreglo, sólo parches y a pesar de que desconfía de todos a nosotros nos adora”.

Alicia, ¿qué clase de albergue necesitas y qué clase de albergue quieres construir para toda Argentina?

Necesitamos un albergue que pueda cobijar a víctimas de trata para explotación sexual y laboral, también de pornografía y pedofilia. Las víctimas son víctimas y separarlas de acuerdo al tipo de explotación es un horror, es como si midiéramos cuánto ha sufrido o sufre cada una. Un lugar cómodo, con espacio para talleres y mucho verde. A pesar de los peligros -en este tema siempre están-, tiene que ser de puertas abiertas; si no, siguen estando encerradas.

Hay chicas que fueron víctimas de trata para explotación sexual que no se van a poder ir nunca del refugio, tienen daños neurológicos y físicos permanentes. Tienen los días contados y sufriendo muchísimo, requieren amor, dedicación y entrega.

Como sociedad hemos permitido que las vendieran, compraran, quemaran, golpearan, drogaran y violaran a diario.  Es nuestro compromiso intentar brindarles un poco de amor y paz en medio de tanto horror. Son cristos rotos que no tienen a dónde ir ni quien las atienda en el tiempo que les queda de vida.

Vamos a construir ese albergue, te lo prometo, porque se lo prometí a tres de las víctimas que están muy enfermas, mucho….  Aunque tenga que salir con una carretilla a juntar ladrillos.

¿Cómo le puede ayudar la gente de cualquier lado?

Empezamos con la donación de una familia a construir un lugar, pero los fondos sólo nos alcanzan para un 20% de la construcción. El estado, las  provincias, la nación, no nos van a financiar porque somos una ONG que denuncia funcionarios implicados en la mafia.  Eso los enoja mucho.

La gente nos puede ayudar con donaciones. Además de la comisión de la ONG (“Vínculos en red”) –11 miembros– tenemos una comisión pro-refugio, constituida por diferentes instituciones y que garantiza la transparencia y honestidad de cada paso. Queremos construir un albergue de 180 metros cubiertos, doble piso, para agregar más habitaciones.

Por favor, que la gente nos ayude, que no nos deje en medio de tantas dificultades. Este es un voluntariado tan complicado porque afectamos los intereses de la mafia. Y la mafia se defiende con lo que tiene de nosotros, que somos tan pequeños ante estructuras tan malévolas y poderosas.  

A veces sentimos que estamos remando en un botecito inflable en el medio de un océano huracanado.  No vamos a dejar de remar jamás, es nuestra misión,  pero con un poco de ayuda sería más fácil.

Platíquenos un poco del caso de la chica paraguaya que quieren adoptar usted y su esposo y que me parece que es una gran metáfora del problemón que enfrentan ustedes…

Con mi esposo, Omar, queríamos adoptar a K, quien es de origen paraguayo, tiene daños físicos permanentes y nos eligió como familia. Tiene 30 años, a los 11 años la vendió en Paraguay la señora que la crió, tuvo dos niñitos, en medio del horror de la esclavitud: un bebé hidrocefálico que apenas nacido los mafiosos se lo internaron en un hogar y le hacían soportar cualquier tipo de torturas a cambio de llevarla a verlo unas dos horas cada dos o tres meses.

El bebé murió cuando tenía tres años. Tuvo otro bebé que la misma mafia se lo vendió y no ha podido recuperar jamás. Y ahora estamos viendo, porque para adoptarla tendríamos que declararla incapaz, quizás sería menos doloroso tramitar la ciudadanía argentina.

Quiero quedarme tranquila que si me pasa algo, o nos pasa algo a mi esposo o a mí, ella va a estar bien. Ella está esperando el albergue para vivir ahí, ceo que para siempre. Toda la familia -mis hijos también- la hemos integrado como parte nuestra. El tercero de mis hijos, Piero, con sus 18 años, planifica ir a cuidar el albergue y seguir cuidándola a ella como si fuera su hermana.  Ella nos ha pedido ser quien coordine el albergue y lo va a ser.

El Papa Francisco, de quien me contó que había sido un gran protector de su persona, su integridad y su trabajo cuando era cardenal en Buenos Aires, ahora ha llevado ese interés a escala mundial.  ¿Cree que pueda prosperar su iniciativa de eliminar la trata de personas en el 2020?

El Papa Francisco se ha transformado en "el referente" mundial de la lucha contra la esclavitud. Sigue siendo nuestro protector en la distancia, del otro lado del océano. Ahora se ha transformado en el protector simbólico de todos quienes luchamos en esta causa, y también de las víctimas.

Tengo tantas esperanzas, tenemos tantas esperanzas… Claro que es posible, si todos nos unimos y entendemos que cada uno desde su lugar puede hacer algo que cambie al mundo. Tenemos que poder todos juntos sin distinción de credos.

Esta es una causa que necesita de mil almas comprometidas que estén dispuestas a entregarse a Dios llevando acciones concretas contra la mafia. Mil almas dispuestas a sacrificarse por una humanidad que frene la compra y venta de personas.

Seguramente está preparando usted ya otro libro…

Sigo escribiendo en las madrugadas, como puedo y lo que puedo. Tengo fe en que las historias saldrán a la luz, más tarde o más temprano. Quizás más adelante a través del mundo virtual.

Escribo con el corazón, con la esperanza, que no claudica, de que, quizás, si la gente lee lo que vive una víctima de trata, una víctima de explotación o una víctima de prostitución, capaz cuando la vean por ahí le tiendan una mano. Que alguien se conmueva de su vida infernal, se acerque, le dé un abrazo o una palabra de aliento o simplemente la mire con amor. Y le diga, "¿en qué puedo ayudarte?".

Quizás esa sea la única oportunidad de esa víctima de poder salir del infierno y de quien tiende la mano de hacer una sola cosa en su vida que cambie el mundo. Porque si cambia la vida de una sola persona, cambia el mundo.

La cuenta de la ONG “Vínculos en Red” es Banco Credicoop, filial 112. Villa María, Provincia de Córdoba. República Argentina. Cuenta corriente Nº 3989/9, CBU, 1910112755011200398996. Informes en aliciaperessutti@gmail.com  Espacio Institucional: http://vinculosenredblog.blogspot.com.ar/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.