Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

Perdónate y quiérete sin miedo

MAN, EMPTY, HANDS

sdecoret | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/04/14

Ser tan exigentes con nosotros mismo nos quita la paz, vivimos tratando de ser perfectos y no lo logramos

Hay personas que sólo ven el mal que los demás cometen. Lo juzgan y lo condenan. Se sienten por encima de los demás, porque ellos cumplen.

No ven la pureza de las intenciones, no distinguen el amor. Ven los actos fríos y condenan. No se conmueven ante la debilidad, ante el error, sólo condenan. Se quedan en los errores manifiestos, en las caídas, en la impureza y no tienen misericordia.

Nos cuesta aceptar nuestra limitación. Nos cuesta mucho perdonar nuestros errores. Tenemos buena memoria para aquellas cosas que hacemos mal.

Y nos cuesta mucho perdonarnos. Descubrimos con facilidad las cosas que no están bien en nosotros. Ahí no somos ciegos. Más bien somos exigentes.

Como la sociedad en la que vivimos, que no acepta los fallos. Rápidamente te da una fama inmerecida y rápidamente, por un pequeño error, te la quita. Y entonces uno pasa al olvido. Los hombres no perdonan los errores.

Gracias por los errores

Nosotros no perdonamos nuestros propios errores y fallos. No aceptamos no estar a la altura. No perdonamos haber fallado. Ojalá pudiéramos decir:

«Gracias por darme la libertad de poder caer para que luego Tú me ayudes a levantarme y pueda ver tu misericordia. Por dejar que me confunda y tenga errores en mi vida, y poder aprender a ser humilde. Gracias porque cuando estoy triste conviertes la tristeza en tierra fértil para encontrar alegría. Y porque cuando lloro, siento que estás dentro de mi corazón».
PRAY
Nastyaofly | Shutterstock

No somos perfectos

Sin embargo, no lo logramos y ser tan exigentes no nos hace bien. Nos tensiona, nos quita la paz. Vivimos tratando de ser perfectos y no lo logramos. Juzgamos a otros y, sobre todo, nos juzgamos a nosotros.

¡Cuánto cuesta el propio perdón! Es el más difícil. Nos absuelven de nuestros pecados, pero nosotros seguimos rumiando nuestras caídas. Incapaces de perdonarnos. Somos más duros que Dios, más inmisericordes.

Una persona comentaba:

«Mi verdad es que estoy esperando a que Dios me mire, que me transforme una vez más. Mi verdad es que por mucho que me esfuerce en querer buscar desesperadamente algo que me transforme, eso no depende de mi voluntad. Tú no eliges lo que te va a cambiar. Te transforma lo que te transforma y en el momento en que te transforma. No quiero vivir en la oscuridad, quedarme estancada, recreándome en el temor, sin avanzar, retrocediendo, con temor al futuro y sintiéndome mal por mi pasado».

La incapacidad para aceptarnos en nuestra verdad, en la luz de nuestra vida, es lo que nos retiene estancados, nos paraliza, nos sume en la oscuridad de nuestra vida. Quisiéramos salir de ahí.


BUDOWANIE PEWNOŚCI SIEBIE

Te puede interesar:
¿Cómo construir una sana autoestima?

Sólo un paso

Quisiéramos tener más luz. Luz para ver la verdad de nuestro corazón y querernos sin miedo. Luz para descubrir el pecado de nuestra vida y perdonarnos con un corazón dócil, inocente, filial. Para descubrir que no somos lo que espera el mundo de nosotros y vivir felices así, alegrándonos de nuestras flaquezas.

Luz para entender que el futuro no lo controlamos, que no está en nuestras manos y se nos escapa. Luz suficiente para dar sólo el siguiente paso sin miedo, con paz en el alma, tranquilos. Y para descubrir nuestra propia belleza y nuestra inocencia.

GIRL, SUN, FACE
Artem Sokolov | Shutterstock

En ocasiones no somos capaces de alegrarnos con nuestra vida. No vemos lo bello. No nos reconocemos inocentes y puros. Contradecimos incluso a aquellos que aseguran cosas bonitas de nosotros. Somos los peores jueces con nosotros mismos, implacables.

Nos hace falta luz para percibir nuestra realidad con algo más de objetividad, de distancia, de perspectiva. Somos jueces sin misericordia y no dejamos pasar ni un error.

Nos creemos peores de lo que somos. Aquellos que nos aman nos ven de otra forma. Pero nosotros pensamos que su amor deforma su mirada y ven lo que no hay.

El amor mira de otra manera

Tal vez su amor les da una luz que les permite ver lo que para nosotros está oculto. El amor abre espacios desconocidos, ilumina cuartos oscuros, descubre bellezas perdidas.

El amor no es ciego. Más bien suele ser luz que ilumina y devuelve la vista. El amor es capaz de hacernos mejores. El amor recibido nos transforma.

Decimos en ocasiones que es ciego porque no ve la realidad como es, porque no reconoce la fealdad, porque no se escandaliza ante el pecado. Pero es que el amor es inocente, es puro, es fuego. El amor desvela los misterios del alma.

El amor convierte la fealdad en belleza y la pobreza en el tesoro más valioso. No, el amor no es ciego. Tiene una mirada pura que hace todo nuevo.

El amor de Jesús cargando con un madero hasta el Calvario es capaz de hacer las cosas nuevas. Hace nuevo el polvo del camino, transforma el monte en un lugar de luz.

Rompe la roca para que entre la vida. Cambia el corazón del centurión. Transforma el alma de un ladrón arrepentido. El amor hace las cosas diferentes y la vida se llena de esperanza.

Mira aquí 12 preciosas frases de santos sobre el amor:

Tags:
almaamorautoestimaluzperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.