Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Consejos para ser un escritor católico

© Paloma Baytelman / Flickr / CC
Comparte

Para llevar a Dios debes llenarte de Dios, Él es quien toca los corazones

A menudo me escriben personas y me preguntan qué deben hacer para iniciar una editorial o ser un escritor católico.
Siempre recuerdo a un joven que deseaba conocer los pasos que debía seguir y me preguntó: "¿Qué es lo primero que debo hacer?". "Lo primero", respondí, "es ir al sagrario… Antes de empezar, visita a Jesús".

Al día siguiente me escribió: "Realmente me has sorprendido con tu respuesta. Pensé que dirías: "compra una buena impresora y una computadora de última generación", pero en vez de esto, sencillamente me has dicho: "Ve al sagrario". Quiero que sepas que lo he pensado y creo que tienes razón. Todo empieza allí. Es en el sagrario donde tomamos fuerzas para iniciar cualquier proyecto, en el sagrario está nuestra esperanza". Y concluyó: "Iré al sagrario para ver a Jesús".

Para llevar a Dios debes llenarte de Dios. Será tanta su gracia y su paz que no podrás contenerla. El anhelo que experimentas no es tuyo. Es Él quien, en su infinito amor se ha fijado en ti. Me parece estupendo lo que planeas hacer con tu vida: escribir es un don que debes poner al servicio de las almas… 

Te daré cuatro recomendaciones sencillas:

1. Empieza a visitar a Jesús en el sagrario cada día. Y si puedes, empieza a ir a la misa diaria. Una buena confesión sacramental ayuda mucho. La comunión diaria, conservar tu estado de gracia y visitar a Jesús son el combustible que necesitas para arrancar.

Lleva contigo una libretita. TODOS mis libros sin excepción, los inicio en mis visitas al Sagrario o durante una misa. Las ideas me fluyen en ese momento y son tantas que debo decirle a Jesús: “Despacio que vas muy rápido”.

2. Lee libros de espiritualidad que alimenten tu espíritu y te muestren el camino a seguir. Estos son algunos que puedo recomendarte:

* Historia de un alma, de santa Teresita del Niño Jesús

* Imitación de Cristo, de Thomas de Kempis.

* El Peregrino Ruso

* Dios existe yo me lo encontré, de André Frossard

* Buscando a Dios, de Guy de Larigaudie

* Oraciones para rezar por la calle, de Michel Quoist

* Libros sobre las vidas de los santos 

En cualquier librería católica los puedes encontrar. Piensa: ¿Por qué atraen tanto? Es muy sencillo, porque no hablan de teología profunda, o cosas complicadas. Cuentan historias, anécdotas, vivencias cotidianas. Y se apoyan en la Santa Biblia. Yo he tratado de seguir sus ejemplos y sólo narro historias, vivencias cotidianas, cosas que me han ocurrido o que me han contado… Y uso mucho las citas bíblicas.

3. Pasa más tiempo a solas con Dios. Tú y Él. Y escúchalo. 

4. Luego que hayas empezado este camino, toma papel y empieza a contar tus historias y la forma como Dios se ha hecho presente en tu vida. No tienes que hacer más. Yo no doy charlas, sólo escribo. El resto, lo importante, lo hace Dios. Él es quien toca los corazones, quien transforma a las personas y las hace renacer. 

            
                            CONSEJOS PRÁCTICOS

1. Escribe historias sencillas. Y usa siempre citas bíblicas.

2. No digas nada negativo, que para eso están los diarios. Tú haz algo diferente, da esperanza. Muestra que se puede, que en el mundo ocurren cosas buenas.

3. Que el libro no pase de las 150 páginas. Mientras más corto, mejor.

4. Un libro no se escribe de una sentada. Cada día es diferente, nuevo. Por eso empieza siempre con algo nuevo, diferente, que lleve a Dios.

5. Usa frases cortas. Cada frase corresponde a una respiración. Una vez terminado un capítulo, léelo en voz alta y te darás cuenta de dónde necesitas una coma o un punto.

6. Pídele a algún amigo o amiga que sepa de ortografía que te lo revise. Usa también el corrector de Word, que es muy bueno.

Ahora te toca a ti… Qué bueno que quieres escribir para Jesús.

¡Ánimo!  El Buen Dios te guíe siempre.
 
Visita nuestra página:    www.tuslibroscatolicos.com

Por Claudio de Castro, director del Grupo Editorial Vida
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.