Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: “Sólo los que reconocen su fragilidad pueden construir relaciones fraternas”

© ANDREAS SOLARO / AFP
Comparte

Encuentro con el Movimiento Apostólico de Ciegos

El Papa Francisco, a mediodía, se reunió en el Aula Pablo VI con más de 6 mil fieles de varios países del Movimiento Apostólico Ciegos, que promovió este encuentro con ocasión de la Jornada del compartir. Junto a ellos también participaron la Pequeña Misión de los sordomudos. Francisco les dirigió unas palabras y reflexionó sobre el tema del evento: “Testigos del Evangelio para una cultura del encuentro”.
 
“De hecho, para ser testigos del Evangelio, debemos haber encontrado a Él, a Jesús. Quién lo conoce realmente, se convierte en su testigo. Al igual que la mujer samaritana -lo leíamos el domingo pasado- esta mujer que se encuentra con Jesús, habla con Él, y su vida cambia”

La samaritana regresa con su pueblo y les dice que quizá ha conocido al Mesías.

“Testigo del Evangelio es aquel que ha encontrado a Jesucristo, que lo ha conocido, o mejor dicho, se sintió conocido por Él, re-conocido, respetado, amado, perdonado, y este encuentro lo tocó profundamente, lo llenó de una nueva alegría, un nuevo sentido de la vida”.

La samaritana es un ejemplo claro, dijo el Papa, del tipo de persona con quien Jesús le gustaba encontrarse para hacerla testigo: personas marginadas, excluidas, despreciadas. Como la samaritana, que lo era por ser mujer y ser samaritana, pueblo despreciado por los judíos.

“Pero pensemos en las tantas personas que Jesús quiso conocer, especialmente personas marcadas por la enfermedad y la discapacidad, para sanarlas y restituirles la dignidad plena. Es muy importante que precisamente estas personas se convierten en testigos de una nueva actitud, que podemos llamar la cultura del encuentro”.
Jesús rechaza la concepción “blasfema” que consideraba la ceguera un castigo divino. Y devolviéndoles la vista, dice el Papa, “los convierte en testigos de Jesús y de su obra que es Obra de Dios, de la vida, del amor, de la misericordia”. Mientras que los jefes de los fariseos, juzgaban a Jesús y sus ciegos como "pecadores", el hombre ciego curado, con desarmante simplicidad, defiende a Jesús y profesa su fe en Él, y también comparte su destino: Jesús y él vienen excluidos.

“Aquí están las dos culturas opuestas. La cultura del encuentro y la cultura de la exclusión, del prejuicio. La persona enferma o discapacitada, desde su fragilidad, desde su límite, puede convertirse en testigo del encuentro: el encuentro con Jesús, que se abre a la vida y la fe; y el encuentro con el otro, con la comunidad. De hecho, sólo aquellos que reconocen su fragilidad, sus límites pueden construir relaciones fraternas y solidarias en la Iglesia y en la sociedad”.

“Gracias por haber venido”, les ha dicho el Papa a los miembros del Movimiento de ciegos y a la Misión de sordomudos, “déjense encontrar por Jesús: solo Èl conoce verdaderamente el corazón del hombre y solo Él puede liberarlo de la cerrazón y del pesimismo estéril y abrirlo a la vida y a la esperanza”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.