Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconEspiritualidad
line break icon

​Abre tu agenda a los imprevistos

© Tetsumo / Flickr / CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/03/14

Un accidente, un "te quiero", una pregunta, un adiós,... muchas cosas suceden de repente y pueden cambiar nuestra vida, ¿sabemos ver a Dios en todo?

Un amigo mío ciego se acuesta muchas noches y piensa en su interior: «A lo mejor mañana me levanto y puedo ver». Aunque luego por la mañana comprueba que sigue sin ver. Pero el sueño no se apaga en su corazón.

Ojalá nosotros soñemos siempre lo mismo. Queremos despertarnos y verlo todo con claridad, porque no vemos tan bien como quisiéramos. La fe en lo que parece imposible permanece viva cuando cuidamos la llama del corazón.

Comentaba una persona: «Si por un instante Dios me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen». Es el deseo de vivir la vida plenamente, sin sombras, sin oscuridad. Una vida con sentido y llena de luz.

El otro día una persona comentaba lo importante que es vivir aceptando que muchas cosas suceden de repente. Es verdad. Los milagros ocurren cuando no los esperamos. Vamos por un camino, creemos que lo correcto es lo que estamos haciendo, y sucede algo que lo cambia todo.

Una muerte, una enfermedad, un imprevisto. Un accidente, un acontecimiento alegre, una sorpresa inesperada. Una sonrisa, un «te quiero» que lo cambia todo, un abrazo que nos rompe por dentro. Una palabra de cariño, o de desprecio que nos conmociona. Un adiós, un hasta siempre. Un silencio que nos hace comprender. Un viaje, una respuesta no pedida, una pregunta lanzada al aire. Un «hola», un «ahora empiezo», un «todavía no es tarde».

En ocasiones tenemos la agenda tan llena, tan marcada, que hemos suprimido los posibles «de repente» de nuestra vida, por si acaso, para que no nos compliquen la existencia. Los evitamos, los censuramos, los escondemos. No queremos que nada suceda «de repente».

Queremos estar tranquilos, todo controlado. Pero no es posible. Las cosas siguen irrumpiendo en nuestra vida cuando menos lo esperamos.

Si fuéramos más flexibles, esos «de repente» no serían tan molestos. Nos adaptaríamos fácilmente a los cambios y los veríamos como el nuevo camino que nos abre Dios. Si nuestra agenda la llevara Dios tal vez no nos complicarían tanto los cambios.

Para eso tenemos que desarrollar un don especial, esa capacidad para descubrir a Dios en todo, esa ingenuidad de los niños que saben disfrutar de la vida en presente, aquí y ahora. Sin mirar con culpabilidad o añoranza el pasado. Sin esperar con miedo y desconfianza el futuro.

Esos «de repente» pueden cambiar nuestra vida para siempre. 

Tags:
almavalores

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.