¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Pakistán: Otro cristiano condenado a muerte por blasfemia

© A MAJEED / AFP
Comparte

Sawan Masih, un nuevo caso de falsas acusaciones y proceso irregular

Un tribunal de primera instancia en Lahore ha condenado a muerte a Sawan Masih cristiano acusado de blasfemia. Masih fue condenado ayer, 27 de marzo, por los presuntos insultos al profeta Mahoma durante una conversación con un amigo musulmán, que tuvo lugar en marzo de 2013.

Según han comunicado los abogados defensores de Masih a la agencia Fides, el episodio provocó una reacción violenta masiva: 3.000 musulmanes, para castigar a Sawan Masih y a todos los cristianos, atacaron y arrasaron la “Joseph Colony”, barrio cristiano de Lahore, el 9 de marzo del año pasado.

El trágico resultado de ese ataque – que ha quedado impune – fue de 2 iglesias y más de 100 hogares cristianos quemados, mientras que la población huyó aterrorizada. La multitud se calmó sólo después de que Sawan Masih fue arrestado por la policía.

Según los abogados defensores, el proceso se ha llevado a cabo con el hombre en la cárcel por cuestiones de seguridad. Los abogados se habían mostrado optimistas sobre la posible absolución completa de las acusaciones, “manifiestamente infundadas” y han anunciado una apelación inmediata ante el Tribunal de Apelación.

Según la acusación, el hombre dijo: “Jesús es el único Dios verdadero, Él vendrá a salvarme mientras que el Profeta de los musulmanes es un dios falso”. Masih ha negado las acusaciones, diciendo que no había dicho nada sobre el profeta Mahoma, y que las acusaciones, claramente inventadas, eran resultado de la controversia relativa a una propiedad.

La defensa de Masih ha remarcado que en la denuncia presentada ante la policía, “hay dos versiones paralelas: los testigos citados en la primera versión son diferentes de los registrados en la 'declaración suplementaria', presentada ocho días después de los hechos. Sólo entonces se introdujeron, de manera deshonesta, observaciones sobre las presuntas frases de naturaleza blasfema”.

La misma dinámica se produjo en el primer juicio a Asia Bibi, la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia hace 4 años. Sawan, convencido de no haber hecho nada malo, vive este período de prueba permaneciendo firme en la fe, confiando en el proceso de apelación.

Nasir Saeed, director de la Ong CLAAS, que está siguiendo de cerca el caso, ha declarado: “es otro caso más de acusaciones falsas. Por desgracia, la ley sobre la blasfemia se ha convertido en una poderosa herramienta en manos de los extremistas, constantemente utilizada para atacar a las iglesias, quemar pueblos y aldeas cristianas y también matar a gente inocente. Esta ley es incompatible con los derechos humanos y debe ser cambiada”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.