Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

EE.UU.: Pedirán al Papa Francisco que interceda ante Obama para que cesen las deportaciones

© Fibonacci Blue
Comparte

Una delegación de 18 personas sostendrá una audiencia privada con el Papa el próximo 26 de marzo

De acuerdo con los últimos datos de la Oficina de Censos de Estados Unidos, reportados por el Pew Research Center, la población hispana creció hasta rebasar los 53 millones de personas en 2012. Esto representa un aumento de 50 por ciento con respecto al año 2000 y cerca de seis veces la población hispana que habitaba Estados Unidos hacia 1970.
 
Mientras tanto, la población total de Estados Unidos aumentó solamente 12 por ciento en el período 2000-2012, siendo la población hispana quien contribuyó con 50 por ciento a ese crecimiento.  La mayor parte de eso cerca ya de 65 millones de personas (hay 11 millones de ellas en carácter de ilegales), son católicos.
 
Los obispos comprometidos con la reforma
 
Este hecho ha llevado a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) a convertirse en una verdadera abogada de los derechos de los inmigrantes, especialmente de los hispanos, y de la reforma migratoria a la cual aún se oponen grupos conservadores en el Senado de Estados Unidos.
 
La USCCB ha peleado por una reforma migratoria integral al menos desde 2005, año en el que, junto con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), lanzó una carta pastoral intitulada “Strangers No Longer,” (“No más extraños”) y hasta ahora mismo, cuando al final de marzo obispos de las dos conferencias y miembros del Comité de Migración y Servicio de Refugiados de la USCCB, se reúnan en Arizona para celebrar una Misa por el eterno descanso de los, al menos, seis mil inmigrantes que han muerto en el intento de cruzar la frontera o de internarse a Estados Unidos.
 
Las encuestas demuestran que la mayoría de los estadounidenses estarían de acuerdo en generar un camino hacia la ciudadanía de los residentes indocumentados.  Sin embargo, la actual administración de Barack Obama ha deportado ya a cerca de dos millones de inmigrantes y refugiados, creando un problema mayúsculo en las familias de los inmigrantes y en las comunidades donde se asientan, aumentando la pobreza, la mendicidad y la trata de personas, muchas de ellas niñas y niños abandonados por sus padres, detenidos en centro de deportación o deportados a sus países de origen.
 
Quieren ver al Papa
 
En ese sentido, como ya lo había adelantado Aleteia, una delegación de hispanos anunció que viajará la próxima semana al Vaticano para tratar de entregarle el miércoles 26 al Papa Francisco una petición con más de mil firmas para que interceda ante el presidente Barack Obama, y detenga las deportaciones.  Obama visitará al Papa Francisco, por vez primera, el viernes 28 de marzo.
 
La delegación de 18 personas sostendrá una audiencia privada con el Papa el próximo 26 de marzo, explicó Eduardo Piña, organizador del viaje. Piña apuntó que durante la audiencia se le entregará al Papa Francisco un pliego petitorio dividido en tres partes, de las cuales la primera de ella se pide socorro para los cerca de once millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en Estados Unidos en este momento.
 
La segunda parte, afirmó Piña, relata la historia de una familia indocumentada separada por las deportaciones, mientras que la tercera contiene el testimonio de una persona que trabaja con inmigrantes centroamericanos sobre los asesinatos, secuestros y violaciones a los que los inmigrantes están expuestos en su recorrido por México rumbo a Estados Unidos.
 
"La visita al Santo Padre es buscar un milagro a través de él, ya que somos once millones y medio de inmigrantes que no tenemos documentos; es un pueblo católico en el olvido, es un pueblo dañado dentro de una nación que lucha a nivel mundial para que se respeten los derechos humanos", recalcó el activista católico
 
Piña indicó que llevarán a la audiencia papal una pintura de grandes dimensiones de la Virgen de Guadalupe, considerada "La reina de los inmigrantes", y una imagen en madera del Cristo de los Emigrantes de Joliet (Illinois).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.