Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo calma Cristo nuestros miedos?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/03/14

Jesús toca, se involucra, anima... nos da la paz con su poder que vence el dolor y la muerte y que se manifiesta en la pobreza

Jesús nos da luz, nos quita el miedo. A menudo se acerca a los discípulos que tienen miedo, porque no controlan la situación, porque no saben qué hacer. Jesús siempre se acerca al hombre. No espera. Toma la iniciativa, se acerca y se involucra con la vida de los hombres. Se hizo hombre para acercarse, no para aislarse del mundo.

Pero además de acercarse los toca. Jesús toca en muchos momentos de su vida. Toca al enfermo, al herido, al moribundo. Toca y sana, da la vida, devuelve la salud. El tocar es un gesto muy propio del Señor. Siempre toca. Impone las manos, levanta al caído, carga con el enfermo. El que toca se involucra.

Jesús toca para calmar a los discípulos. Es un gesto de cariño, de comprensión. Como diciéndoles que no les va a dejar, que estará siempre a su lado.

También les pide que se levanten y que no teman. Jesús nos lo pide también a nosotros. Quiere que nos levantemos, que seamos raudos en dar la vida, valientes, venciendo el temor. No quiere que tengamos miedo a la vida, a la entrega, al camino.

Pero la verdad es que el miedo es fuerte. Nos asusta todo lo que no controlamos y desconocemos. Nos da miedo la muerte y la enfermedad. Nos da miedo fracasar y perder. Que los sueños se desmoronen, que el rumbo que seguía nuestra vida cambie súbitamente por algún motivo incontrolable.

Claro, esas palabras son para nosotros que vivimos con miedo. Jesús nos toca hoy y nos dice: «No temas, levántate». Quiere que vayamos con Él, de la mano, hasta donde Él va. Quiere que no nos asustemos al pensar en el futuro y sepamos caminar a su lado sin más protección.

El temor puede llegar a paralizarnos. Es necesario entonces confiar en el poder de Cristo. Decía Benedicto XVI: «Sólo el poder que está bajo la bendición de Dios puede ser digno de confianza. Jesús tiene ese poder en cuanto resucitado, es decir, este poder presupone la cruz, presupone la muerte. Presupone el otro monte, el Gólgota, donde murió clavado en la cruz, escarnecido por los hombres y abandonado por los suyos. El Reino de Cristo es distinto de los reinos de la tierra y de su esplendor»[2].

Es el poder de aquel que vence el dolor y la muerte, el que calma el alma. Cristo vivo, resucitado, nos da su poder y su paz.

En su poder sí podemos confiar. Pero, ¡cuánto nos cuesta confiar en el Señor! No es su poder reconocible, no lo podemos tocar. No distinguimos su mano protegiendo y tocando, no notamos su abrazo consolador que nos abraza. Nos vemos solos en medio de la batalla y nos entra el miedo. ¿Dónde está su victoria?

Su forma de vencer no es la nuestra. La suya es desde la pobreza y lo invisible. Allí donde el hombre no puede gloriarse de su propio poder, allí donde sus fuerzas no alcanzan y experimenta la debilidad. Allí, en el Gólgota, se encuentra el camino de la vida.

Tags:
almamiedo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.