Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Félix III, papa
home iconEspiritualidad
line break icon

Recuerdos que son presencia

© Jessi R & Math R

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/03/14

Son momentos sagrados que guardamos con cariño y delicadeza, para no olvidarlos nunca, porque el tiempo a veces desluce la vida

Hay muchos momentos de luz y esperanza en nuestra vida. Son momentos de alegría que han quedado grabados para siempre en el alma. Momentos de desproporción, en los que recibimos mucho más de lo que dimos. Momentos en los que vimos el sol reflejado en nuestras vidas. Momentos en los que comprendimos que Dios nos amaba con locura a través de la vida, de los hombres, del mundo: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo».

En ciertos momentos, seguro, nos sentimos amados, aceptados, queridos. Descubrimos ese espacio, ese momento, en el que la vida era verdaderamente bella. Son momentos sagrados que guardamos con cariño y delicadeza, para no olvidarlos nunca, porque el tiempo a veces desluce la vida y la hace parecer vulgar. Y olvidamos lo vivido, nos parece un sueño imposible, algo que no ocurrió de verdad.

La vida se vuelve más alegre cuando podemos volver a esos momentos de milagro, de luz, de presencia, de esperanza. No conoce la muerte la luz del corazón cuando vive de esos momentos sagrados. 

Dice un poema de Eloy Sánchez Rosillo, «Luz que nunca se extingue»: «Te equivocas, sin duda. Alguna vez alcanzan tus manos el milagro; en medio de los días indistintos, tu indigencia, de pronto, toca un fulgor que vale más que el oro puro: con plenitud respira tu pecho el raro don de la felicidad.

Y bien quisieras que nunca se apagara la intensidad que vives. Después, cuando parece que todo se ha cumplido, te entregas, cabizbajo, a la añoranza del breve resplandor maravilloso que hizo hermosa tu vida y sortilegio el mundo.

Tu error está en creer que la luz se termina. Al cabo de los años he llegado a saber que en la naturaleza del milagro se funden lo fugaz y lo perenne. Tras su apariencia efímera, el relámpago sigue viviendo en quien lo vio. Porque su luz transforma y ya no eres el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos, de que en el fondo oscuro de tu ser, fulgurase.

No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya. Jamás se extingue. Está ocurriendo siempre. Mira dentro de ti, con esperanza, sin melancolía. No conoce la muerte la luz del corazón. Contigo vivirá mientras tú seas: no en el recuerdo, sino en tu presente, en el día continuo del sueño de tu vida».

Esta poesía refleja de forma muy bella lo que esa luz del milagro de la vida despierta en el corazón. Lo transforma. Ya no es igual a lo que fue, porque ha vivido lo que seremos un día. Ya no puede permanecer igual, todo cambia. Desde ese momento esa luz está presente. Y no se extinguirá, porque fue verdadera. Está grabada en el alma la luz de esos momentos sagrados, momentos de esperanza, de vida, de sol y día.

¿Cuáles han sido esos momentos en mi vida a los que vuelvo cuando me cuesta caminar? Es necesario volver a estos recuerdos que son presencia cuando el mar no nos parezca lleno de vida y sintamos que la soledad araña el alma. Sí, en esos momentos echaremos mano de la luz que un día nació en nuestros ojos al vivir el presente como un rayo de vida.

Corremos el peligro de olvidarnos de esos momentos luminosos. Corremos el riesgo de quedarnos en la opacidad de la vida que se derrama por las horas del tiempo. Sin luz ni miedo.

No, no podemos vivir sin esos recuerdos que le ponen sol al día y alegran la sonrisa de los niños. El recuerdo es más que un recuerdo, está vivo, es la luz que nunca muere, permanece vivo en el alma.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.