Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: la misericordia es el camino para la paz en el mundo

AFP ImageForum

Radio Vaticano - publicado el 17/03/14

Homilía hoy en la Domus Santa Marta

Perdonar para encontrar misericordia: este es el camino que lleva la paz a nuestros corazones y al mundo: es lo que, en resumen, ha dicho Papa Francisco en la homilía de esta mañana durante la Misa celebrada en Santa Marta.

“Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso”: el Papa comenta la exhortación de Jesús, afirmando enseguida que “no es fácil entender este comportamiento de la misericordia”, porque estamos acostumbrados a juzgar: “no somos personas que dan espontáneamente un poco de espacio a la comprensión y también a la misericordia”. “Para ser misericordiosos, observa, son necesarias dos actitudes

“La primera es la conciencia de nosotros mismos”, saber que “hemos hecho muchas cosas malas: ¡somos pecadores!”. Frente al arrepentimiento, “la justicia de Dios… se transforma en misericordia y perdón”. Pero es necesario avergonzarse de los pecados:

“Es verdad, ninguno de nosotros ha matado a nadir, pero hay muchas cosas pequeñas, muchos pecados cotidianos, de todos los días… Y cuando uno piensa: ‘¡Fíjate, que corazón más pequeño: ¡He hecho esto contra el Señor!’. ¡Y se avergüenza! Avergonzarse ante Dios, esta vergüenza es una gracia: es la gracia de ser pecadores. ‘Yo soy pecador y me avergüenzo ante Ti y te pido perdón’. Es sencillo, pero es muy difícil decir: ‘He pecado’”.

A menudo, observa Papa Francisco, justificamos nuestro pecado descargando la culpa sobre los demás, como hicieron Adán y Eva. “Quizás, prosiguió, el otro me ha ayudado, ha facilitado el camino para hacerlo, ¡pero lo he hecho yo! Si nosotros hacemos esto se darán muchas cosas buenas ¡porque seremos humildes!”. Y “con esta actitud de arrepentimiento somos más capaces de ser misericordiosos, porque sentimos sobre nosotros la misericordia de Dios”, como decimos en el Padrenuestro: “Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Así, “si no perdono, estoy un poco ¡fuera de juego!”.

La otra actitud para ser misericordiosos, ha afirmado el Papa, “es agrandar el corazón”, porque “un corazón pequeño” es “egoísta e incapaz de ser misericordioso”.

“¡Agrandar el corazón! ‘Pero soy un pecador’. ‘Pero mira que ha hecho esto y esto… ¡Pero yo he hecho muchas! ¿Quién soy yo para juzgarlo?’. Esta frase: ‘¿Quién soy yo para jugar esto? ¿Quién soy yo para hablar de esto? ¿Quién soy yo, que he hecho las mismas cosas o peores?’ ¡Agrandar el corazón! Y el Señor lo dice. ‘¡No juzguéis y no seréis juzgados! ¡No condenéis y no seréis condenados! ¡Perdonad y seréis perdonados! ¡Dad y se os dará!’. ¡Esta generosidad del corazón! ¿Y qué se os dará? Una medida buena, remecida, rebosante se os verterá en el seno. Es la imagen de las personas que iban a recibir el grano con el delantal, alargaban el delantal para recibir más grano. Si tienes el corazón ancho, grande, tú puedes recibir más”.

El corazón grande, ha dicho Papa Francisco, “no condena, sino que perdona, olvida” porque “Dios ha olvidado mis pecados; Dios ha perdonado mis pecados. Agrandar el corazón ¡Esto es bello!, exclama el Papa, ¡sed misericordiosos”.

“El hombre y la mujer misericordiosos tienen un corazón grande, grande: siempre excusan a los demás y recuerdan sus propios pecados. ‘¿Has visto lo que ha hecho aquel?’.’¡Tengo bastante con lo que he hecho yo y no me mezclo!’. Este es el camino de la misericordia que debemos pedir. Si nosotros, si todos los pueblos, las personas, las familias, los barrios, tuviésemos esta actitud ¡cuánta paz habría en el mundo, cuánta paz en nuestros corazones! Porque la misericordia nos lleva a la paz. Recordad siempre: ‘¿Quién soy yo para juzgar?’ Avergonzarse y agrandar el corazón. ¡Qué el Señor nos dé esta gracia”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.