Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 24 enero |
San Francisco de Sales
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

​¿Es posible llegar al Nirvana?

© Manoj Mohan

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/03/14

No es posible encontrar la armonía total, no aquí en la tierra, donde el amor es siempre asimétrico

Los hombres vivimos oscilando de un lado para otro. Vamos de aquí para allá. Porque la vida es asimétrica, como el amor.

Comenta el Padre José Kentenich: «El ser humano es un ser pendular. Oscila perpetuamente de aquí para allá. Contemplen la vida como es y verán ciertas asimetrías. Probablemente a mí me vaya muy bien, mientras que a otro le va de mal en peor»[1].

Se podría decir que es injusta. No es posible encontrar ese equilibrio perfecto. La armonía total. La paz llena de vida. No aquí en la tierra.

El hombre busca el equilibrio. Hablamos siempre de esa paz de Nirvana en la que todo encaja. El hombre quiere alcanzar ese orden en el corazón que no se logra. Quiere amar y que le correspondan de la misma manera, cuando el amor, es bien sabido, es asimétrico. Amamos y no somos amados de la misma forma, con los mismos gestos, en la misma proporción.

La asimetría del amor nos educa y nos abre, experimentando la desproporción, al amor de Dios. Sólo así será posible entender ese amor que supera nuestra entrega tan limitada. Ese amor de Dios es necesariamente asimétrico. Nosotros apenas le amamos y Él nos ama con locura, de forma perfecta, sin límites.

Pero nosotros nos convertimos fácilmente en adalides del equilibrio perfecto y queremos que todo cuadre. Queremos que nos amen tanto cuanto amamos o que no nos amen tanto cuando nosotros no amamos. No aceptamos relaciones en las que nosotros ponemos más, en la que nos damos más, aunque el otro no se implique tanto.

Y, como no aceptamos el desequilibrio, es quizás por lo que no entendemos tampoco que Dios nos ame cuando nosotros lo despreciamos, nos busque cuando huimos, permanezca a nuestro lado cuando nosotros quisiéramos seguir nuestro camino. No nos lo acabamos de creer y pensamos que Dios es como nosotros y nos ama limitadamente.

Miramos nuestra vida y en ella hay desequilibrios constantes. ¿Cuál de nuestros amores es perfectamente simétrico? Ninguno.

En realidad el amor no se mide, no se cuantifica. Cuando caemos en esa actitud de contarlo todo, de llevar cuenta del bien y del mal, de medir hasta dónde podemos dar, entonces perdemos la paz.

[1]J. Kentenich, Niños ante Dios, 262

Tags:
almaamorfelicidadpaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.