Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

La incansable compañera del beato Lolo: su hermana Lucy

© Public Domain

Alfa y Omega - publicado el 13/03/14

Estuvo siempre a su lado, cuidando de él, durante la larga enfermedad que sufrió

Lucy, la hermana del beato Manuel Lozano Garrido, Lolo -fallecida el 10 de marzo de 2014 en la localidad jienense de Linares- fue la compañera inseparable de su hermano.

Estuvo siempre a su lado, cuidando de él durante la larga enfermedad que sufrió el primer beato periodista español.

Lucy Lozano Garrido pudo ver en 2010 cómo su hermano llegaba a los altares, lo que calificó como «el regalo más grande que Dios me ha hecho» cuando centenares de periodistas le preguntaban, días antes, cómo se sentía ante tamaña celebración.

Cuatro años más joven que Lolo, cuidó de él desde que empezó su invalidez, a los 22 años, hasta su muerte, a los 51.

Ella siempre reconoció que fueron muchos los momentos difíciles que pasaron juntos, pero también los momentos memorables.

Uno de ellos fue la peregrinación que hicieron juntos a la Virgen de Lourdes, en 1958: «Él allí ofreció a la Virgen su inmensa, fecunda y bendita alegría», contaba Lucy.

Ella le propuso comprar una vela para ponerla ante la imagen de Nuestra Señora de Lourdes, a lo que Lolo respondió: «Cómprale la más grande que haya para que arda nuestra fe mucho», contaba su hermana.

En la mente de Lucy siempre estaba Lolo, y sus recuerdos con él. Decía que lo que más le gustaba era que a su hermano le llamasen «el santo de la alegría», por cómo supo llevar su enfermedad.

Lolo, que tenía devoción por su hermana, le escribió una dedicatoria en su libro El sillón de ruedas, en la que decía:

A tus manos, las palmas dulces, que reeditan en las fibras anquilosadas el milagro de la resurrección de la carne. A tus ojos, las pupilas, hasta las que si uno se aúpa lo deslumbra la presencia de unos rasgos nazarenos. A tu palabra, cicatriz, ala, gloria y esperanza. A tu silencio… A tu corazón, fragua y manzana, que limita, de un lado, con los cielos y estrellas. De otro, con la imagen fija de un Cristo repetido. A toda ti, Lucy hermana, por quien hoy toco, veo, canto, rezo y amo; a ti, radiante, a quien ha encarnado, sobradamente, la Ternura.

Tags:
beatificacionenfermedadperiodismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.