Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En Europa más de 11 millones de casas vacías y 4 millones de personas sin techo

AFP PHOTO FRANCOIS GUILLOT
FRANCE, Paris : vue de l'intérieur d'un immeuble vide, le 01 novembre 2008 avenue Kléber à Paris, lors d'une action d'occupation, notamment par l'association Jeudi Noir, pour demander un renforcement de la Loi SRU et la transformation des logements et des bureaux vides en logements sociaux. AFP PHOTO FRANCOIS GUILLOT
Comparte

España, Francia e Italia están en los primeros lugares de casas desalquiladas. Hay muchas viviendas que no son utilizadas en los complejos turísticos

Si se comparan dos datos; las casas vacías, deshabitadas, inutilizadas en Europa y el de las personas que no tienen techo bajo el que ampararse en el viejo continente, ¿qué sucede? Se constata que el número de los primeros es casi el triple del número de los segundos: 11 millones frente a 4, para ser precisos. Es el resultado de un análisis del diario inglés Guardian que una vez más ofrece evidencias de la tijera de la injusticia social y el aumento de la disparidad económica producida por la crisis.

La reconstrucción del diario inglés pone en evidencia cómo la mayor parte de las viviendas vacías pertenecen a propietarios que las han adquirido como segundas o terceras casas, para pasar las vacaciones, o como punto de apoyo en las grandes capitales, por la clásica “inversión del ladrillo” más que tener dinero en el banco o exponerlo a las fluctuaciones del mercado accionario.

No es casualidad que el valor de las casas en Londres haya aumentado en un 27% desde el 2007 al día de hoy y continúa subiendo una media del 10 al 12 por ciento al año. “La moral es que en Europa, mientras se denuncia el déficit de hospedaje popular, existen bastantes casas inutilizadas para hospedar al doble – más aún, casi el triple – del número total de los sin techo” (La Repubblica.it 24 de febrero).

“Después de haber consumido sin recato hectáreas y hectáreas de territorio para hacer espacio a las cementaciones salvajes – denuncia el sitio Rinnovabili.it (25 de febrero) – sin respetar la pregunta efectiva del mercado, nos encontramos hoy con un patrimonio edilicio viejo y, todavía peor, abandonado o inutilizado”.

El primer lugar en la clasificación del Guardian es España, donde más de 3,4 millones de casas resultan inutilizadas, seguida de Francia con 2,4 millones, mientras en el tercer puesto está Italia donde el patrimonio edilicio abandonado circunda entre los 2,7 y los 2 millones de unidades. Le siguen Alemania, Portugal y Reino Unido con, respectivamente, 1,8 millones, 735.000 y 700.000 casas vacías y un número consistente de inmuebles inutilizados se encuentran también en Grecia, Irlanda y Portugal.

No es casualidad que muchas casas desalquiladas se encuentren en países que son la meta tradicional de vacaciones de toda Europa: España, Italia, Francia, Grecia. Muchos de estos departamentos, explica el diario londinense, están situados en vastos complejos para vacaciones edificados durante el ‘boom’ edilicio que precedió la crisis financiera global del 2007-08, que luego quedaron completamente inutilizados, como “ciudades fantasma de las que huyó la población, o mejor en este caso como si la gente no hubiera nunca entrado, o porque los constructores no lograron venderlos o porque los compradores no pudieron rentarlos ni tenían intención de habitarlos ellos”.

Los activistas comprometidos en las campañas a favor de la casa consideran este fenómeno “un desperdicio impresionante” sobretodo si se piensa que bastaría la mitad de estas casas para resolver el problema de los sin techo. Como subraya el Redattore sociale.it (24 de febrero), retomando el análisis del Guardian: “’Es un número imponente.

Las casas son construidas para que las personas puedan habitarlas, si no se vive dentro, entonces hay algo muy equivocado en el mercado inmobiliario’, comenta David Ireland, administrador delegado de la asociación Empty Homes, que promueve campañas para volver disponible las viviendas desalquiladas a quien necesita un alojamiento. También Freek Spinnewijn, director del Feansta, una organización que reagrupa diversas asociaciones para los sin hogar en toda Europa, declara que ‘los gobiernos deberían hacer lo más posible para poner casas vacías en el mercado. El problema de los que no tienen un techo fijo está empeorando en toda la Unión Europea. La manera mejor para resolverla es poner las habitaciones sin alquilar en el mercado’”.

De hecho, algo se mueve: el mes pasado la Comisión Europea – frente a la cual se llevó la cuestión – adoptó, con 349 votos a favor y 45 en contra, una resolución para “desarrollar una estrategia europea sobre el problema de las personas sin hogar fijo sin demorar más la cuestión”. Sin embargo, parece difícil imaginar leyes que obliguen a los propietarios a poner viviendas inutilizadas a disposición de quien no tiene casa.

Al contrario, en el Reino Unido y otras partes se han recientemente vuelto más severas las normas para impedir a los “okupas” ocupar casas vacías y establecerse al menos temporalmente. Recientemente, un análisis del Guardian reveló que en Londres, sobre Bishop Avenue, una calle apodada “la calle de los millonarios”, la mayor parte de las viviendas, todos chalets lujosísimos, están deshabitadas desde hace un cuarto de siglo y algunas están literalmente cayéndose a pedazos. Pertenecen por lo menos a Jeques árabes y su precio de mercado, a pesar de su aspecto ruinoso, continúa creciendo (Repubblica.it 24 de febrero).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.