Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
San Casimiro
home iconEspiritualidad
line break icon

iMisión, remando en el océano digital

ollyy

Ana María Medina - iMision - publicado el 11/03/14

Ser periodista religiosa me ofrece, cada día, el lujo de disfrutar con mi trabajo. ¡No cualquiera tiene la suerte de dar siempre buenas noticias!

Las redes sociales se han convertido en herramienta indispensable para el periodista. Si quieres conocer la noticia de inmediato, difundir con eficacia un mensaje y tomar el pulso a lo que sucede en el mundo, tienes que estar ahí. Con esa obligatoriedad me lancé al océano digital hace ya dos años y medio. Reconozco que al principio estaba perdida. Más que remar, apaleaba las olas; en vez de escuchar, me ensordecía tanto trino simultáneo. Pero como dicen, Dios no nos embarca en tareas que sobrepasan nuestras fuerzas, y enseguida descubrí que, a mi lado, había miles de botes pequeños que trataban de pescar, igual que yo, razones para la esperanza.

Ser periodista religiosa me ofrece, cada día, el lujo de disfrutar con mi trabajo. ¡No cualquiera tiene la suerte de dar siempre buenas noticias! Eso mismo comencé a sentir en las redes sociales cuando, tras el desconcierto inicial, descubrí que el círculo que me iba rodeando sólo manaba sonrisas. Recuerdo que trataba de contagiar de este entusiasmo a todos mis amigos y allegados. ¡Este nuevo continente me encandilaba! Veía a Dios por todas partes, en cientos, miles de tuiteros que dedicaban todas sus energías a hablar de Dios, desde las azoteas, a todo aquel que quisiera escucharles.

Y nació iMisión. Porque los mejores peces se pescan entre todos, con una misma red, y aprovechando la fuerza del mar y el empuje del Espíritu.

La aventura estaba encabezada por dos religiosos, Daniel Pajuelo y Xiskya Valladares, y tuve la fortuna de poder arrimar mis pobres fuerzas al anuncio del Evangelio en red.

Desde el principio, iMisión ha sido una comunidad. Seglares, sacerdotes, religiosos y religiosas, con distintas circunstancias pero un deseo común. Reconozco que el Espíritu actúa en cada uno de nosotros, y es tan fértil y entusiasta que nos deja exhaustos. Nos hemos ido conociendo poco a poco, hemos compartido quedadas y campañas, hemos tuiteado noche y día, y hemos recibido siempre el ciento por uno. Primero vino el iDecálogo, recogiendo el sentir y las propuestas de miles de tuiteros sobre la evangelización en Internet, pero pronto, tras quedadas y encuentros, nos dimos cuenta de que en algún momento habría que tocar tierra, recoger redes y sentarnos al calor de la lumbre.

¿Por qué no un Congreso de Redes Sociales donde, además de aprender, pudiéramos encontrarnos al fin cara a cara? Desde entonces, este Congreso ha sido nuestro empeño común, y a él se han sumado personas de varios continentes. Porque iMisión es red, es comunión, y eso se nota en los miles de colaboradores y amigos que compartimos este gran sueño de llevar a Dios a las redes. Esta ilusión ha conseguido despertar en muchos un oleaje de compromiso apostólico que se ha visto impulsado por los mensajes de los últimos pontífices y el apoyo directo de nuestros pastores. Y es que no se puede encender un candil para meterlo debajo de la mesa. Y la Iglesia se ha dado cuenta.

Con franqueza, diré que ya no estoy en las redes por obligación profesional. No me mueve a ello el impulso algo ególatra del periodista. Como ciudadana del siglo XXI, yo también me muevo y respiro en el continente digital, y ahí, en esas aguas, vivo la fe que me mueve cada día. Por eso, el I Congreso de Redes Sociales, que ya está aquí y al que acudiré del 4 al 6 de abril como miembro de iMisión, es una de las citas más importantes de este año en mi agenda. No puedo perdérmerlo. Y espero que seamos muchos los que por fin allí, pongamos rostro a ese Jesús de Nazaret que tuitea cada día desde múltiples perfiles. 

Tags:
evangelizacionimisionnuevas tecnologiasperiodismoredes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.