Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconActualidad
line break icon

Venezuela: no hay paz sin diálogo

Felix Palazzi - publicado el 07/03/14

Así que el diálogo es mucho más que el ejercicio de soportar el discurso del adversario y aplaudir con alegría las ideas afines

La paz es mucho más que la ausencia de conflictos o el reajuste de fuerzas en tensión. Erróneamente la paz se asocia con la desarticulación de los grupos que exigen la reivindicación de sus derechos, pero la paz implica una dimensión mucho más global y profunda; ella compromete a toda la sociedad en general y alcanza todos sus niveles y actividades. Su finalidad es recrear y regenerar la capacidad de vincularnos como ciudadanos en el mutuo reconocimiento y en la construcción del bien común.

En el año 2002 Juan Pablo II recordaba: «La honestidad en dar informaciones, la imparcialidad de los sistemas jurídicos y la transparencia de los procedimientos democráticos dan a los ciudadanos el sentido de seguridad, la disponibilidad para resolver las controversias con medios pacíficos y la voluntad de acuerdo leal y constructivo que constituyen las verdaderas premisas de una paz duradera». Sin esta seguridad ciudadana, a la cual el Papa hacía referencia, es imposible construir un clima de confianza en el marco de un proceso de paz justo y sólido.

Sin duda, una herramienta imprescindible para alcanzar la paz es el diálogo. En 1982, el mismo Juan Pablo II aportaba algunos elementos que deben prevalecer para que este diálogo sea real y efectivo. Lo primero que debe predominar es el afán por la «búsqueda por lo verdadero, lo bueno y lo justo para todo hombre», así se presente este como adverso a nuestras ideas o posiciones políticas. Tal actitud permite reconocer al otro en su aporte al bien común y en la construcción de una historia compartida. Esa búsqueda debe conducir a despertar la capacidad de «aceptar la especificidad y la diferencia» de cada sujeto o grupo social evitando convertirlo en objeto de desprecio. Este diálogo debe estar siempre precedido por una «voluntad obstinada» en evitar fomentar la división y el odio en toda forma de negociación, mediación y arbitraje.

Así que el diálogo es mucho más que el ejercicio de soportar el discurso del adversario y aplaudir con alegría las ideas afines. El mayor obstáculo para el diálogo será siempre «la pretensión de ser uno mismo y solo él el patrón para medir la justicia». Un verdadero diálogo conlleva la búsqueda común de una verdad que «no permite desesperar al adversario… o más aún no desesperar a las víctimas de la injusticia».

Todo diálogo en el horizonte de la paz debe propiciar y garantizar la esperanza de que los justos reclamos serán oídos y formalmente atendidos. La paz requiere del diálogo pero también de la capacidad de convencer, no por medio de la violencia o la manipulación de la verdad, sino a través de actos concretos. En el caso venezolano es preciso que se muestren la imparcialidad del Estado respecto al libre y plural uso de la información y la independencia de sus instituciones en pro de un proceso democrático que restituya la confianza ciudadana y ayude en la construcción del bien común.

Dr. Félix Palazzi
Doctor en Teología Dogmática
fpalazzi@ucab.edu.ve
@felixpalazzi

Tags:
dialogopaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.