Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

​Papa Francisco: El ayuno más difícil es el de la bondad

Radio Vaticano - publicado el 07/03/14

El cristianismo no es una regla sin alma: es “la carne” misma de Cristo, no nos avergoncemos de la carne del hermano

“¿Me avergüenzo de la carne de mi hermano, de mi hermana?” Es una de las preguntas que el Papa Francisco lanzó en la homilía de la Misa de este viernes en la Casa Santa Marta. El Papa subrayó que la vida de fe está conectada estrechamente a una vida de caridad hacia los pobres, sin la cual lo que se profesa sólo es hipocresía.

Según el Papa, el cristianismo no es una regla sin alma, un elenco de normas formales para la gente que presenta la cara buena de la hipocresía y esconde un corazón falto de caridad. El cristianismo es “la carne” misma de Cristo que se inclina, sin avergonzarse, hacia el que sufre.

Para explicar esta contraposición, el Papa Francisco retomó el diálogo del Evangelio de hoy entre Jesús y los doctores de la ley, que critican a los discípulos por el hecho de no respetar el ayuno, a diferencia de ellos y de los fariseos que practicaban mucho el ayuno.

Los doctores de la ley habían transformado la observancia de los sacramentos en una “formalidad”, transformando la “vida religiosa” en una “ética” y olvidando la raíz, es decir “una historia de salvación, de elección, de alianza”, objetó el Papa.

“Recibir del Señor el amor de un Padre, recibir del Señor la identidad de un pueblo y después transformarla en una ética y rechazar ese don de amor… Esta gente hipócrita, son personas buenas, hacen todo lo que se debe hacer. ¡Parecen buenas! –exclamó-. Son “eticistas”, pero “eticistas” sin bondad, porque han perdido el sentido de pertenencia a un pueblo. La salvación, el Señor la da dentro de un pueblo, en la pertenencia a un pueblo”.

Sin embargo, observó el Papa, ya el profeta Isaías, en la cita que se lee hoy en la Primera Lectura, describió con claridad cuál era el ayuno según la visión de Dios: “abrid las prisiones injustas”, “liberad a los oprimidos”, y también “partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo”, “vestir al que va desnudo”.

“Este es el ayuno que quiere el Señor: el ayuno que se preocupa de la vida del hermano, que no se avergüenza -lo dice el mismo Isaías- de la carne del hermano –explicó Francisco-. Nuestra perfección, nuestra santidad va hacia delante con nuestro pueblo, en el que somos elegidos y del cual formamos parte”.

Y prosiguió: “Nuestro acto de santidad más grande es en la propia carne del hermano y en la carne de Jesucristo. El acto de hoy, nuestro, aquí en el altar, no es el ayuno hipócrita: ¡es no avergonzarse de la carne de Cristo que viene hoy aquí! Es el misterio del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. Es compartir el pan con el hambriento, cuidar a los enfermos, a los ancianos, a los que no pueden darte nada a cambio: ¡eso es no avergonzarse de la carne!”.

Esto significa que “el ayuno más difícil”, afirmó Papa Francisco, es “el ayuno de la bondad”. Es el ayuno del que es capaz el Buen Samaritano, que se inclina sobre el hombre herido, y no es el del sacerdote, que mira al mismo desventurado pero no se para, quizás por temor a contaminarse”.

Y, por tanto, concluyó, “esta es la propuesta de la Iglesia hoy: ¿me avergüenzo de la carne de mi hermano, de mi hermana?”.

“Cuando doy limosna, ¿dejo caer la moneda sin tocar la mano? Y si por casualidad la toco, lo hago rápido? Cuando doy limosna, miro a lo ojos a mi hermano, a mi hermana? Cuando sé que una persona está enferma ¿voy a visitarla? ¿La saludo con cariño?”, planteó el Papa.

“Hay un signo que quizás os ayudará, es una pregunta: ¿Sé acariciar a los enfermos, a los ancianos, a los niños o he perdido el sentido de la caricia?”, añadió.

“¡Estos hipócritas no saben acariciar! Se habían olvidado… -concluyó-. No nos avergoncemos de la carne de nuestro hermano: ¡es la nuestra! Como nosotros hacemos con este hermano, con esta hermana, seremos juzgados”.

Tags:
ayunopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.