Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuaresma en la mesa: la Capirotada de Mamá

© mrkalolo
Comparte

​Un plato típico de Cuaresma que nos llega de Zacatecas (México)

Zacatecas es un Estado al centro-norte de México de donde partió la acción civilizadora del norte del país.  La capital de Zacatecas es patrimonio cultural de la humanidad.  Tierra de tradiciones y de poetas, también lo es, como la cercana ciudad de Fresnillo, cuna de grandes compositores y centro de una gastronomía que combina lo español con lo netamente regional.

En su hermoso libro “Zacatecas”, Daniel Kuri Breña toca el tema de la comida de cuaresma y la recuerda así:

“El Miércoles de Ceniza nos hará recordar la carne mortal de que estamos formados, la vanidad del polvo corruptible y la eternidad que debemos conquistar entre él.  Ceniza en la frente orgullosa, principio de la Cuaresma morada de ayunos y voluntarias privaciones.  La comida de vigilia y las roncas matracas de Semana Santa, forman entonces el marco familiar y litúrgico que nos obliga a reconocer nuestra ubicación en el mundo ‘entre el polvo y las estrellas’”.

Miles Christi, un amabilísimo lector, nos hace llegar desde Fresnillo, Zacatecas, llega esta receta de Cuaresma, que os compartimos. 

Capirotada (Torrijos) de Mamá
Ingredientes:

-15 bolillos (pequeñas baguetes típicas).
– 1/2 kg de garbanzo.
-7 clavos.
-7 pimientas.
-1/2 de azúcar.
-100 gr de almendras.
– Canela (generoso).
– 1 pieza mediana de piloncillo (azúcar de caña cristalizada).
– 2 litros de aceite.
– 1/4 de queso añejo.
– 100 gramos de pasas.
– 2 litros de leche.

Preparación: 

El pan debe de ser de dos días, para rebanar, se fríe.
El garbanzo se pone a remojar en agua caliente y se pela.
La pimienta, la canela y los clavos se hierven con el dulce piloncillo y se cuela.
El garbanzo pelado se pone a cocer y se cuela con lo anterior, se licua con leche (consistencia media).
Se acomoda el pan previamente enmielado (con lo que se licuó previamente) en el molde untado con mantequilla o aceite, sin dejar huecos; se le acomodan pasas, mitades de almendras y rebanaditas de queso muy delgaditas, y otra capa de miel para bañar, y se agregan capas y capas.
Se mete al horno a 200° por 20 minutos.
¡Y listo a servirse!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.