¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuaresma en la mesa: la Capirotada de Mamá

© mrkalolo
Comparte

​Un plato típico de Cuaresma que nos llega de Zacatecas (México)

Zacatecas es un Estado al centro-norte de México de donde partió la acción civilizadora del norte del país.  La capital de Zacatecas es patrimonio cultural de la humanidad.  Tierra de tradiciones y de poetas, también lo es, como la cercana ciudad de Fresnillo, cuna de grandes compositores y centro de una gastronomía que combina lo español con lo netamente regional.

En su hermoso libro “Zacatecas”, Daniel Kuri Breña toca el tema de la comida de cuaresma y la recuerda así:

“El Miércoles de Ceniza nos hará recordar la carne mortal de que estamos formados, la vanidad del polvo corruptible y la eternidad que debemos conquistar entre él.  Ceniza en la frente orgullosa, principio de la Cuaresma morada de ayunos y voluntarias privaciones.  La comida de vigilia y las roncas matracas de Semana Santa, forman entonces el marco familiar y litúrgico que nos obliga a reconocer nuestra ubicación en el mundo ‘entre el polvo y las estrellas’”.

Miles Christi, un amabilísimo lector, nos hace llegar desde Fresnillo, Zacatecas, llega esta receta de Cuaresma, que os compartimos. 

Capirotada (Torrijos) de Mamá
Ingredientes:

-15 bolillos (pequeñas baguetes típicas).
– 1/2 kg de garbanzo.
-7 clavos.
-7 pimientas.
-1/2 de azúcar.
-100 gr de almendras.
– Canela (generoso).
– 1 pieza mediana de piloncillo (azúcar de caña cristalizada).
– 2 litros de aceite.
– 1/4 de queso añejo.
– 100 gramos de pasas.
– 2 litros de leche.

Preparación: 

El pan debe de ser de dos días, para rebanar, se fríe.
El garbanzo se pone a remojar en agua caliente y se pela.
La pimienta, la canela y los clavos se hierven con el dulce piloncillo y se cuela.
El garbanzo pelado se pone a cocer y se cuela con lo anterior, se licua con leche (consistencia media).
Se acomoda el pan previamente enmielado (con lo que se licuó previamente) en el molde untado con mantequilla o aceite, sin dejar huecos; se le acomodan pasas, mitades de almendras y rebanaditas de queso muy delgaditas, y otra capa de miel para bañar, y se agregan capas y capas.
Se mete al horno a 200° por 20 minutos.
¡Y listo a servirse!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.