Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cuaresma en la mesa: Las torrijas españolas

Fresnel
Comparte

¿Cuáles son los platos típicos cuaresmales de tu ciudad y de tu país?

Ha llegado el miércoles de Ceniza, y en los países católicos, se nota en seguida: en la cocina de cada día. Potajes de garbanzos o frijoles, bollitos, pescado elaborado de mil maneras, ceviches, ricos dulces a base de almendra y miel para reponer el cuerpo de los ayunos… Todo un patrimonio cultural de siglos que vuelve a la mesa por estas fechas, y al que en Aleteia queremos rendir homenaje.

En España, por ejemplo, es típico de los viernes de Cuaresma un dulce sustancioso y muy sencillo de elaborar: las torrijas. Hemos seleccionado la receta de la página web Monasterios y Conventos.

Es una página muy interesante, en la que pueden encontrarse recetas y artesanía que varios conventos de clausura elaboran para mantenerse económicamente. Sabéis que los conventos con auténticas minas de oro para la cultura gastronómica, pues conservan durante siglos recetas de cocina, testimonios ancestrales de nuestra cultura. Y siempre saben extraordinariamente bien.

Esta que os proponemos hoy es la de las muy conocidas torrijas de vino del Convento de San Andrés en Marchena (Sevilla). Hay más recetas de dulces típicos en su página web, y una tienda virtual, con la que ayudas a que los conventos sigan florecientes.

Torrijas de vino.
Ingredientes:

Pan.
1/2 litro de vino blanco dulce.
Aceite de Girasol.
2 Huevos.
Azúcar.
Canela molida.

Preparación:

Lo primero es cortar el pan en rodajas. El corte puede ser a nuestra elección, más grandes, pequeñitas, como más nos gusten, explica Sor Isabel.

En un recipiente ponemos vino dulce y si no queremos muy fuertes las torrijas, lo rebajamos con un poco de agua y azúcar. Ahí metemos las rodajas de pan y dejámos que se empapen bien, lo mejor es dejarlas durante la noche, asi que tendremos que tenerlo en cuenta para poner mucho almibar y conseguir un buen empapado del pan.

Por la mañana rebozamos las torrijas en huevo y con el aceite de la sartén muy caliente las freimos vuelta y vuelta.

Al sacarlas las espolvoreamos con azúcar y ¡listas para comer!

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.