Aleteia

“Desarrollo y paz”, una batalla por la dignidad humana que está transformando Haití

© Trees ForTheFuture
Comparte

DP es la agencia oficial de desarrollo de la Iglesia católica de Canadá, inspirada en los valores del Evangelio y, particularmente, por la “opción preferencial por los pobres”

La organización católica canadiense “Desarrollo y Paz” (DP), es un movimiento dentro de Caritas Internacional cuya misión consiste en perseguir y apoyar alternativas frente a las injusticias políticas, económicas o sociales que sufren muchos países del sur del mundo.

Moviliza acciones de cambio involucrando a la sociedad canadiense, una sociedad multirracial y multiétnica “en la batalla por la dignidad humana”, según se puede leer en su ideario, en el que también se explica el apoyo de DP “a las mujeres en su lucha por la justicia económica y social”.

DP es la agencia oficial de desarrollo de la Iglesia católica de Canadá, inspirada en los valores del Evangelio y, particularmente, por la “opción preferencial por los pobres”.  Se estableció en 1967 por la Conferencia de los Obispos Católicos de Canadá en respuesta a la carta-encíclica del Papa Paulo VI, Populorum Progressio en la que el Pontífice afirmaba que “el desarrollo es la nueva palabra de la paz”.

“Desarrollo y Paz busca caminos para ayudar a la gente de todos los credos en el Tercer Mundo, rompiendo el círculo de la pobreza a partir de iniciativas comunitarias sustentables.  A través de los años, el foco de atención de Desarrollo ha cambiado de las organizaciones basadas en proyectos a las organizaciones basadas en programas”, dice la página web de DP.

Desde 1967 hasta la fecha, DP ha movilizado 441 millones de dólares canadienses para mejorar las condiciones de vida y trabajo de personas en 28 países de África, Asia y América Latina.  Los programas involucran temas como el derecho a la educación de las mujeres, igualdad de oportunidades, reforma agraria basada en el cooperativismo, etcétera: un total de 15 mil proyectos apoyados en todo el mundo.

Haití a cuatro años del terremoto

Uno de los proyectos más intensos de DP en los últimos años se ha llevado a cabo en Haití.  Cuatro años después del terremoto que devastó la pequeña y pobre nación del Caribe –el 12 de enero de 2010—DP continúa, junto con la población haitiana asistida, enfrentando múltiples retos en la tarea de reconstrucción y de generación de empleo.

El programa de reconstrucción, lanzado en noviembre de 2010 por DP “no se limita a la reconstrucción de casas e infraestructura; también incluye la reconstrucción del tejido social en comunidades y la participación de los haitianos en la ‘refundación’ de su Patria”, según los responsables de DP en Haití.

De 2010 a 2013, la agencia de desarrollo canadiense ha contribuido a la seguridad alimentaria de 20 mil familias en las regiones rurales de este empobrecido país caribeño.  Esta ayuda alimentaria incluye a cuatro mil familias obligadas a relocalizar su hogar tras el terremoto.

Además de orientar las actividades de los desplazados hacia un mejor uso de los recursos naturales y la generación de autoempleos en el sector agrícola, DP ha provisto a cerca de 400 familias –consideradas las más vulnerables—con viviendas antisísmicas y anticiclónicas.  La fundación ha reconstruido escuelas para niños y viviendas para familias rurales que lo han perdido todo.

Para llevar a cabo el programa de reconstrucción de Haití, DP ha puesto una oficina en Puerto Príncipe, la capital del país caribeño, y ha nombrado este 2014 como un año de esfuerzo y consolidación de los programas para hacer frente la devastación del terremoto y la devastación social haitiana.

El informe sobre los trabajos de la organización católica canadiense Développement et Paix se puede leer en:
http://www.devp.org/fr/emergencies/haiti

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.