¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Venezuela: Paz, verdad y justicia

Venex_jpb
Comparte

Pablo VI recordaba: Si quieres la paz, defiende la vida… la paz no es sino la superioridad incontestable del derecho, y en definitiva, la celebración de la vida.

Hemos escuchado hablar mucho de paz en estos días pero, ¿realmente se llega a entender lo que significa la paz? Advertía Pablo VI en 1968: «La paz no puede estar basada en una falsa retorica de palabras, que aunque bien recibida porque responde a las profundas y genuinas aspiraciones de los hombres, pero que pueden también servir y de hecho han servido a veces, por desgracia, para esconder el vacío del verdadero espíritu y de reales intenciones de paz, si no directamente para encubrir sentimientos y acciones de prepotencia o intereses de parte». Todos deseamos la paz pero ella es mucho más que un estado individual de abstracción del devenir o la ausencia de todo conflicto. Entenderla como un simple estado idílico de falta de toda tensión o producto de una ideología o esfuerzo que pretenda instaurarla bajo el efecto de un aparente «estado de tranquilidad», es incubar una idea deformada de la paz. Mucho más que un estado definitivo y pleno de quietud, ella se realiza en medio de una tensión histórica permanente que nos permite construirnos como individuos y sociedad.

Nos urge discernir, construir y encarnar una «cultura de paz» que sea capaz de exigir activamente el contenido de lo que la paz significa e implica. El 8 de diciembre de 1976, Pablo VI oportunamente recordaba: «Si quieres la paz, defiende la vida… la paz no es sino la superioridad incontestable del derecho, y en definitiva, la celebración de la vida… donde reina la violencia, desaparece la verdadera paz. Por el contrario, donde los derechos del hombre son profesados realmente, reconocidos y defendidos públicamente, la paz se convierte en la atmósfera alegre y operante de la convivencia social». El magisterio de la Iglesia desde entonces ha sido claro en sostener que para alcanzar la paz hay que defender la vida en todas sus expresiones. No puede haber paz verdadera donde la vida no es defendida, garantizada y promocionada. La paz exige la defensa y promoción de los derechos humanos, y por ende, la plena salvaguardia de la dignidad humana que no puede ser subordinada a ninguna ideología o proyecto partidista.

«Sin justicia no hay paz», recordaban nuestros obispos latinoamericanos en Medellín en 1968. La justicia presupone el interés por la verdad, no puede existir justicia donde no existe la verdad. La búsqueda de la verdad necesariamente exige un examen plural de los factores involucrados que nos permita acercarnos con mayor claridad a la realidad de los acontecimientos vividos; esto se nos ha convertido en una necesidad impostergable. De lo contrario permanecerá la sensación cierta de la manipulación parcializada de la realidad en beneficio de intereses particulares y mezquinos. Solo la verdad favorecerá la justicia y permitirá la paz. La pretensión de aplicar la justicia desde la manipulación de la realidad no será más que «el germen continuo de rebeliones y guerras» (Medellín 2,14).
 
Dr. Félix Palazzi
Doctor en Teología Dogmática
fpalazzi@ucab.edu.ve
@felixpalazzi

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.