Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 22 junio |
Santo Tomás Moro
home iconActualidad
line break icon

Venezuela: Paz, verdad y justicia

Venex_jpb

Felix Palazzi - publicado el 02/03/14

Pablo VI recordaba: Si quieres la paz, defiende la vida… la paz no es sino la superioridad incontestable del derecho, y en definitiva, la celebración de la vida.

Hemos escuchado hablar mucho de paz en estos días pero, ¿realmente se llega a entender lo que significa la paz? Advertía Pablo VI en 1968: «La paz no puede estar basada en una falsa retorica de palabras, que aunque bien recibida porque responde a las profundas y genuinas aspiraciones de los hombres, pero que pueden también servir y de hecho han servido a veces, por desgracia, para esconder el vacío del verdadero espíritu y de reales intenciones de paz, si no directamente para encubrir sentimientos y acciones de prepotencia o intereses de parte». Todos deseamos la paz pero ella es mucho más que un estado individual de abstracción del devenir o la ausencia de todo conflicto. Entenderla como un simple estado idílico de falta de toda tensión o producto de una ideología o esfuerzo que pretenda instaurarla bajo el efecto de un aparente «estado de tranquilidad», es incubar una idea deformada de la paz. Mucho más que un estado definitivo y pleno de quietud, ella se realiza en medio de una tensión histórica permanente que nos permite construirnos como individuos y sociedad.

Nos urge discernir, construir y encarnar una «cultura de paz» que sea capaz de exigir activamente el contenido de lo que la paz significa e implica. El 8 de diciembre de 1976, Pablo VI oportunamente recordaba: «Si quieres la paz, defiende la vida… la paz no es sino la superioridad incontestable del derecho, y en definitiva, la celebración de la vida… donde reina la violencia, desaparece la verdadera paz. Por el contrario, donde los derechos del hombre son profesados realmente, reconocidos y defendidos públicamente, la paz se convierte en la atmósfera alegre y operante de la convivencia social». El magisterio de la Iglesia desde entonces ha sido claro en sostener que para alcanzar la paz hay que defender la vida en todas sus expresiones. No puede haber paz verdadera donde la vida no es defendida, garantizada y promocionada. La paz exige la defensa y promoción de los derechos humanos, y por ende, la plena salvaguardia de la dignidad humana que no puede ser subordinada a ninguna ideología o proyecto partidista.

«Sin justicia no hay paz», recordaban nuestros obispos latinoamericanos en Medellín en 1968. La justicia presupone el interés por la verdad, no puede existir justicia donde no existe la verdad. La búsqueda de la verdad necesariamente exige un examen plural de los factores involucrados que nos permita acercarnos con mayor claridad a la realidad de los acontecimientos vividos; esto se nos ha convertido en una necesidad impostergable. De lo contrario permanecerá la sensación cierta de la manipulación parcializada de la realidad en beneficio de intereses particulares y mezquinos. Solo la verdad favorecerá la justicia y permitirá la paz. La pretensión de aplicar la justicia desde la manipulación de la realidad no será más que «el germen continuo de rebeliones y guerras» (Medellín 2,14).

Dr. Félix Palazzi
Doctor en Teología Dogmática
fpalazzi@ucab.edu.ve
@felixpalazzi

Tags:
pazprotestasvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
father and son
Cecilia Zinicola
Cómo honrar a padres que son difíciles
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.