Aleteia

¿El secreto de la modestia? No es «vestir como una monja»

Alberto Rei
Comparte

Llevar una falda hasta los tobillos y una camisa cuello de tortuga no es sinónimo de modestia

La modestia no es una prenda de vestir. Es una conducta, un modo de comportarse. Mucha gente, en el “campo de la modestia”, promueve cierto tipo de vestimenta, sobre la base de que si la usas serás “modesto”. Sin embargo, puedes ponerte toda la ropa “modesta” que quieras, pero aún quedarte corto de modestia. Se puede usar ropa “modesta”, pero si el comportamiento de uno es provocador o busca seducir, entonces la persona no es modesta, incluso si se lleva una falda hasta los talones y una camisa de cuello de tortuga hasta las orejas. Nuestros pensamientos y maneras de pensar delatan nuestras acciones y nuestra conducta. Si nuestro pensamiento no es modesto, se va a ver.

La modestia requiere etiqueta, y la modestia y ciertos artículos de ropa requieren un sentido de decoro en los modales de uno. Eso también se aplica a los hombres, pero es un mayor tema de las mujeres. Una mujer debería saber cómo sentarse, cómo caminar y recoger cosas apropiadamente. Independientemente del tamaño de la falda, una mujer se vería mal sentada despatarrada en su asiento, incluso si lleva una falda hasta los tobillos (aunque con una falda más corta, mucho más se podría ver; la misma regla se aplica a una mujer que usa pantalones). Lo mismo ocurre si una mujer es muy coqueta en sus maneras de hablar e interactuar con los hombres, luego está el hecho que ella podría usar ropa “modesta” y no hacerla realmente modesta.

Tuve la bendición de crecer y, en gran medida, ser criada por religiosas que enseñan etiqueta a sus postulantes y novicias como parte de su formación, así como a las jóvenes voluntarias. La etiqueta realmente hace la diferencia y añade cierto brillo a cualquier atuendo, sin el cual la persona no es la misma. La etiqueta también informa a las mujeres de un cierto sentido del decoro no sólo en las formas externas de modestia y dignidad, sino interiormente para saber conducirse y comportarse apropiadamente. Este decoro es, en cierto sentido, una forma de dignidad y belleza intangible que invita a los hombres a tratar a las mujeres con respeto y, más efectivamente, muestra que ellas tienen un increíble e inherente valor que debería ser honrado. En sí, habla de maneras y formas en que las vestimentas solas nunca pueden conseguir. La verdadera modestia entonces no es sólo lo que uno usa, por lo que al promover y enseñar verdadera modestia, la etiqueta es una excelente forma de empezar.

Sequoia Sierra es una diseñadora y estilista de Los Ángeles, que trabaja en televisión, cine y editoriales, además de otras actividades empresariales. Sequoia es también miembro laico de la Orden Norbertine de la Abadía de San Miguel en Silverado CA. Parte de su trabajo puede verse en www.SequoiaSierra.com

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.