Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 19 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconCuriosidades
line break icon

Horóscopo y Año Nuevo: ¿El cuento chino de cada año?

AFP PHOTO/Frederic J. BROWN

CHINA, BEIJING : A lion dancer peers out from his mask as dancers perform during the opening of the Ditan (Temple of the Earth) Park temple fair to ring in the Lunar New Year, 28 January 2006 in Beijing. The most important holiday in the Chinese calendar, the Lunar New Year, also known as Spring Festival, begins with the Year of the Dog on 29 January. AFP PHOTO/Frederic J. BROWN

Centro de Estudios Católicos - publicado el 26/02/14

Esto tiene mucho que ver con lo que decía Chesterton: “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”.

Cada año los medios difunden la celebración de un “nuevo año chino”, producto de la astrología oriental, al mismo tiempo con una serie de presuntas ventajas para quienes hayan nacido bajo el signo del animal de turno. Suena aparentemente raro que en nuestra época tecnológica estas noticias conciten la atención pero como se sabe no hay nada nuevo bajo el sol.

Ya durante el esplendor de Roma existían, en masivo número y provenientes de todas partes del mundo, una serie de adivinadores llamados augures que a partir de la interpretación de las entrañas de animales sacrificados hacían revelaciones sobre el futuro.

Era la Roma antigua, de dioses con pasiones humanas, de los miles de esclavos, del circo, de un mundo pre científico y en el que se creía que existían monstruos.

Más de veinte siglos después, si bien es cierto no parece en la actualidad muy higiénico ponerse a ver el interior de un animal, y más evidente el que no se pueda “leer” mucho, los augures se han transformado y siguen viviendo y cebándose en la inseguridad que tiene el ser humano de no conocer qué acontecerá en su vida. Aunque, sí hay algo seguro, pero a lo cual nuestra cultura del confort prefiere no mirar: que lo único cierto es que todos, tarde o temprano, vamos a morir. Es decir, que estamos de paso.

Así, a partir de la inseguridad existencial podríamos entender que al final de cada año, a lo que se suma el llamado nuevo año chino, conocido en este caso como el  “Año del Caballo”, las personas hagan a un lado sus neuronas, y escuchen y lean con atención, como si la fe católica y el avance científico no existieran, las predicciones, que los influjos de los astros, y demás entuertos astrológicos, sean occidentales u orientales, los convierten en marioneta del cosmos.

Esto tiene mucho que ver con lo que decía Chesterton: “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”.

¿Por qué los católicos no creen en las predicciones y demás cuentos chinos? Hay razones filosóficas, teológicas, bíblicas y, por cierto de sentido común. Pero deseo ensayar una de otra índole: los católicos no necesitan creer en predicciones porque ya cuentan con una promesa, una palabra empeñada, que es la del Señor Jesús.

«Todo el que venga a mí y oiga mis palabras y las ponga en práctica, os voy a mostrar a quién es semejante: Es semejante a un hombre que, al edificar una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre roca. Al sobrevenir una inundación, rompió el torrente contra aquella casa, pero no pudo destruirla por estar bien edificada. Pero el que haya oído y no haya puesto en práctica, es semejante a un hombre que edificó una casa sobre tierra, sin cimientos, contra la que rompió el torrente y al instante se desplomó y fue grande la ruina de aquella casa.» (Lc 6, 47-49)

Por lo tanto hay una promesa que nos dice que a pesar de las vicisitudes de esta vida, de los problemas económicos o laborales, de salud o de la familia, el hombre no es un títere del azar, pues Dios ha prometido, para aquellos que lo aman y cumplen su palabra, que “su suerte está en su mano” (Sal 15, 5). El amor de Dios disuelve el miedo a la fatalidad del destino.

Entonces, creer en los influjos del Año del Caballo, o de cualquier horóscopo,  termina siendo como en las épocas antiguas, un ejercicio de leer entrañas, pero en este caso del propio hombre que no encuentra en sí mismo un sentido que trascienda su miedo a su finitud para abrirse al sentido definitivo de Dios.

Por Andrés Tapia Arbulú.Artículo publicado originalmente por Centro de Estudios Católicos

Tags:
chinafiestas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
4
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.