Aleteia

Haití: Fundamental el papel de la Iglesia para la normalización política

AP Photo/Dieu Nalio Chery
Comparte

Gracias a la mediación de la Iglesia católica, Haití encuentra un camino hacia las elecciones legislativas

Por si pocas fueran las secuelas del terremoto que sacudió Haití hace cuatro años, y las adversidades de un pueblo gobernado por la corrupción y lastrado por la pobreza, ahora ni los partidos políticos ni el ejecutivo están de acuerdo en precisar cuándo o cómo van a desarrollarse las elecciones legislativas.
 
Y tan no encuentran la cuadratura al círculo que han tenido que pedirle a la Iglesia católica y, concretamente, al primer cardenal haitiano en la historia de esta isla del Caribe, monseñor Chibly Langlois, arzobispo de Puerto Príncipe, que intervenga y medie en la cuestión de que haya una sola elección en este 2014, para dos tercios del Senado (20 escaños) la Cámara de Diputados (100 escaños) y las colectividades territoriales.
 
Haití debía elegir hace dos años a diez senadores, 142 autoridades municipales y 570 asambleístas en todo el país.  El retraso es considerable, y ha motivado una situación de tensión adicional den el país caribeño, quien también enfrenta un diferendo fronterizo y migratorio con la vecina República Dominicana.
 
Confirmadas las elecciones, pero sin fecha
 
El cardenal Langlois, también presidente de la Conferencia Episcopal de Haití (CEH) ha tenido que reconocer que aún no hay una fecha para las elecciones legislativas.  Dijo a los medios de comunicación haitianos que el calendario de las elecciones corresponde fijarlos al organismo electoral y no al poder ejecutivo o a los partidos políticos en disputa por el poder en el que pasa por ser el país más pobre de América.
 
Por lo menos tres partidos políticos no apoyan al presidente de Haití, Michel Martelly, en su propuesta de abrir el gobierno a otras formaciones políticas.  Uno de esos partidos políticos es el del ex presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide.
 
Sin embargo, gracias a la mediación de la Iglesia católica las últimas dos semanas seguramente se podrán organizar elecciones legislativas y municipales este año.
 
El gobierno, el parlamento y los partidos políticos haitianos han estado trabajando de manera conjunta para cristalizar los acuerdos surgidos de un diálogo nacional que alcanzaron sobre elecciones, reforma a la Constitución y otros temas vitales para el devenir de este empobrecido país caribeño.
 
El cardenal Chibly Langlois, había anunciado en días previos que el aplazamiento de la firma de los acuerdos se debía a que el presidente haitiano, Michel Martelly, aún no publicaba en la gaceta oficial los nombres de los nueve miembros de la Corte Superior de Cuentas y del Contencioso Administrativo, tal y como lo exigía el presidente del Senado, Dieuseul Simon Desras, como condición para firmar los acuerdos.
 
La mediación del cardenal Langlois ha sido decisiva para que Haití enfile hacia la normalidad política, si por normalidad se entiende un proceso sereno de elecciones legislativas.
 
Ya el gobierno haitiano y una veintena de partidos y movimientos políticos habían acordado –también por mediación del presidente de la CEH– la celebración este año de las elecciones parciales del Senado aplazadas en varias oportunidades, así como una eventual enmienda a la Constitución y la creación de un nuevo órgano electoral.
 
Los frutos de la mediación
 
El diálogo nacional comenzó el pasado 24 de enero, auspiciado por la Iglesia católica, y entre otras cuestiones ha urgido al gobierno a abrirse e integrar personas en la administración pública de partidos políticos de la oposición.  Pero este punto todavía no termina de ser discutido.
 
Sin embargo, entre los puntos consensuados se encuentran la organización de elecciones, que además de un tercio del Senado y de autoridades locales, como correspondía incluya a otro tercio de los senadores y a los diputados, la transformación del Colegio Transitorio del Consejo Electoral Permanente (CTCEP) en un Consejo Electoral Provisional (CEP) y la reforma a la Constitución.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.