Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es posible escuchar a Dios?

google

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/02/14

Claro, si entre los ruidos de la vida diaria perdemos el tiempo a su lado y lo buscamos incansablemente, en las personas, los acontecimientos...

El otro día una niña de ocho años me preguntaba: « ¿Cómo hago para que Jesús me hable?». Me sorprendió su pregunta. Al mismo tiempo me pareció elemental. Es cierto, ¿cómo hacemos para que Dios nos hable? ¿Podemos hacer que Jesús nos hable?

No parece tan fácil. Sus silencios nos desconciertan y sus palabras nos resultan muchas veces incomprensibles. Parece que no habla nuestro idioma. Por lo menos no lo entendemos. Su voz parece un susurro, una cadencia en el alma, una melodía que casi no escuchamos.

Pero ahí está, a nuestro lado, todos los días, acompañándonos en el camino. Nos abraza sin que sintamos sus brazos, por la espalda. Nos sostiene cuando nos sentimos cansados y agobiados. Tira de nosotros para vencer nuestra pereza cuando no somos capaces de seguirle.

Habla y calla, y siempre nos mira. Sí, su mirada es la mirada de un padre que ama, una ventana abierta al cielo, un abismo de misericordia, un brote de esperanza en medio de la noche. No deja de contemplar nuestros pasos, de prever nuestras caídas, de esperarnos cuando desfallecemos.

Pero eso sí, ¡respeta tanto nuestra libertad! Nunca la violenta, no nos fuerza. Sólo quiere seducirnos con su amor. Atraernos con su voz. Súbitamente, al descansar en sus brazos, tenemos una paz desconocida. Y en nuestro corazón descubrimos nuevas respuestas, como si Él las hubiese sembrado en el alma cuando dormíamos.

Necesita, es cierto, un jardín cuidado, mejor, una tierra trabajada, profunda y fértil. Necesita un océano hondo, porque entre los ruidos de la vida diaria su voz se pierde. Necesita que perdamos el tiempo a su lado, que lo busquemos, que nos gastemos en una espera tantas veces aparentemente infecunda.

Nos invita a buscarlo en las personas, en los lugares, en el vacío. No quiere que lo busquemos sólo en aquellos que nos encantan y fascinan. Quiere que lo encontremos también en los que nos desagradan, en rostros que no son amigos.

Quiere que aprendamos a leer el libro de nuestra propia vida, llena de errores y tachones. Con paciencia, descifrando signos, levantando piedras, aireando de vez en cuando el cuarto del alma por el que Dios se pasea. Sí, claro que Dios nos habla.

No podemos hacer nada para que nos hable más, ni más claro. Pero sí podemos hacer mucho por aprender a escuchar su voz en medio de tantas voces que nos confunden. Dios nos habla en lo humano y de lo humano nos conduce hacia lo más alto, hacia su corazón.

Decía el Padre José Kentenich: «Todo lo creado puede encender mi corazón. Una figura femenina, un bien terreno, una idea, etc. Todo ello puede encenderme, pero en mi actuar todo debo hacerlo, en último término, ordenado a lo divino»[1].

Siempre quiere que subamos más alto, que trepemos a las alturas. Que llevemos a su corazón de Padre todo lo humano que tenemos, nuestra debilidad y nuestra fortaleza, las penas y las alegrías, las lágrimas y las risas. Porque todo le agrada a Dios. Todo le importa.


[1] J. Kentenich,
Dios presente, Texto 204

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.