Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconEspiritualidad
line break icon

Hermanos sacerdotes, habitemos en el confesionario

© Fred DE NOYELLE / GODONG

Alfa y Omega - publicado el 20/02/14

En él asistimos al drama de la lucha del hombre contra el pecado, afirma el cardenal Piacenza

«Estamos llamados a donar a los hombres la misericordia de Dios, pero, en realidad, es la misericordia de Dios la que se nos da cada vez que la damos a nuestros hermanos»: así habló el cardenal Mauro Piacenza ante doscientos sacerdotes y seminaristas que han participado, en Montilla (Córdoba), en el curso Ministros de la misericordia, según san Juan de Ávila, celebrado los días 13 y 14 de febrero.

El Penitenciario Mayor de la Santa Sede ha pedido a los sacerdotes «una preocupación pastoral que vaya desde la simple fidelidad a un horario fijo de confesionario, a la preocupación por quien se dirige a nosotros, pidiendo otra cosa, pero pudiendo ser eficazmente guiado a la celebración del Sacramento». De hecho, «sería una gran traición a los hombres -y, sobre todo, a los más jóvenes y a los más frágiles- no estar disponibles a acompañar concretamente en una experiencia real de ese tipo». Por ello, el cardenal Piacenza pidió que «seamos cada vez más ministros de la Misericordia también habitando en el confesionario», al que definió como «aquel lugar santo, sagrado casi como el tabernáculo, en el cual asistimos al drama de la lucha del hombre contra el pecado, al drama de la lucha del pecado en el hombre; y, al final, a la victoria de Cristo».

Para ello, es preciso «que cada uno de nosotros, sacerdotes, llamado a ser ministro de la Misericordia, recuerde de modo permanente las propias experiencias de misericordia. ¿Cuántas veces he sido perdonado? ¿Cuántas veces me ha perdonado un hermano con el cual no me he comportado bien?» Y concluyó: «Entre los hombres mendicantes de misericordia, hemos sido elegidos nosotros, sin ningún mérito de nuestra parte, para llegar a ser también donantes de Misericordia. Queridos hermanos: ¡Dios es Misericordia! ¡Dios es todo Misericordia! ¡Dios es sólo Misericordia!»

Artículo publicado originalmente por Alfa y Omega 

Tags:
confesionsacerdotesacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.