Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Saber hablar y saber callar

Piotr Marcinski

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/02/14

Pedirle a María que nos enseñe a bendecir, a alabar a otros, a decir cosas buenas del otro, a animar, que nos enseñe a guardar silencio

¡Qué poco cuidado tenemos a veces con lo que decimos! Mentimos, o somos injustos, o nos dejamos llevar por el momento, y nos excusamos diciendo que siempre decimos lo que pensamos. Como si pensar mal del otro justificase que le hagamos daño con nuestras palabras.

Jesús pasó haciendo el bien, diciendo el bien de los demás, amando con su presencia, llenando las carencias del corazón. Su amor se hizo encuentro. No ofendieron sus palabras ni sus gestos fueron hirientes. Al ser golpeado perdonaba, ante los insultos guardaba silencio. Desde la cruz pedía el perdón para los que lo mataban.

Existe una oración de consagración a María en la que se le entrega «nuestra lengua». Es verdad que el amor asemeja y transforma, logra sacar lo mejor de nosotros. Decía el Padre Kentenich: «Si realmente quiero a una persona, no sólo caminaré con ella sino en ella. Si mi caminar con María tiene esta característica, también la tendrán las demás vinculaciones sobrenaturales. El hecho de que yo esté vinculado a una persona garantiza el efecto de la ley del traspaso. La vinculación mariana no sólo entraña una fuerza unitiva, sino también una fuerza asemejadora».

Cuando amamos de verdad a María, su amor nos irá cambiando, nos hará más como Ella, hará que sus sentimientos sean los nuestros. María transforma cuando nos dejamos amar por Ella en el Santuario. Es la fuerza transformadora del amor. María nos enseña a perdonar, porque solos no podemos.

Queremos pedirle a María que nos enseñe a bendecir, a alabar a otros, a decir cosas buenas del otro, a animar.Que nos enseñe a guardar silencio cuando tengamos que hacerlo pero también a hablar cuando el otro lo necesite. Como hacía Jesús.

¿Cómo son las palabras que decimos y escribimos? ¿Dan vida? ¿Sostienen a otros? ¿Los levantan en sus caídas? Nuestras palabras pueden dar vida a muchos. Pero también podemos herir y destruir con ellas. Pueden quitar la vida cuando no las usamos con delicadeza y cuidado.

Puede ocurrir que nuestras conversaciones no sean constructivas. ¿Qué tipo de conversaciones son más frecuentes en nuestras reuniones familiares? ¿Compartimos lo más puro que tenemos en nuestro interior? ¿O nuestras conversaciones se centran en los demás, en lo que deberían cambiar los otros, en lo que no hacen bien aquellos que nos incomodan? A veces tenemos conversaciones superficiales, hablamos sobre temas sin importancia. 

¡Qué importante es lo que decimos! El otro día celebrábamos la fiesta de Santa Escolástica, la hermana de San Benito. Una vez al año se reunían los dos hermanos y mantenían conversaciones espirituales durante horas. Hablaban de Dios, de lo que le amaban, de cuánto les amaba Él. A veces pienso que me gustaría tener más conversaciones de este tipo. 

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Oración




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.