Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 27 julio |
San Pantaleón
home iconEspiritualidad
line break icon

Descubrir el agua detrás del barro

rdonar

<h1> <span style="font-size:12px;">Cascade on small mountain stream, water is running between boulders and bubbles create milky level. The colorful maple leaf on stone, blurred water.</span></h1>

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/02/14

La pureza nos capacita para ver la belleza, y para vivir con alegría y confianza

Puede ser que nuestros ojos estén enfermos y sólo vean lo que es impuro, se detengan sólo en lo que no es verdadero. Decía el Padre Kentenich: «El que es puro ejerce una influencia enaltecedora a su alrededor, porque se halla fuertemente cobijado en el Eterno, en lo divino».

La pureza en el amor nos la da Dios. La pureza está en el interior. No nos volvemos impuros por aquello que nos rodea, por lo que viene de fuera. Normalmente la impureza surge del alma. De ahí surgen la envidia, la codicia, el orgullo, la superficialidad, la egolatría. Del corazón puro surgen pensamientos y acciones puras.

Cuando vivimos anclados en el corazón de Cristo su amor nos hace más puros. Esta pureza nos capacita para ver la belleza de la vida, de las personas, de nuestra propia alma. Nos permite vivir con un corazón alegre y confiado, con un corazón de niño. Es la pureza en el corazón que marca la atmósfera en la que se entrega y ama. Como siempre decimos, el santo hace de la taberna su celda y el borracho de su celda una taberna. Marcamos el ambiente con nuestra mirada. Contribuimos a que haya atmósfera de cielo o de cloaca allí donde estamos.

Queremos tener un corazón puro, que no vea segundas intenciones, que no juzgue ni condene, que confíe y tiemble ante la belleza de lo que le rodea. Un corazón sencillo y filial, siempre abierto a la vida y a la gracia.

El otro día me impresionaba meditar sobre las apariciones de la Virgen de Lourdes. En ellas Santa Bernardita obedece a la Virgen que le pide que beba de un lugar junto a la roca: «Me dijo que fuera a beber a la fuente. No encontré más que un poco de agua fangosa. Al cuarto intento, conseguí beber. Luego la visión desapareció y me marché».

María le pide que beba allí donde sólo hay barro. Ella cree, confía y bebe. Muchas de las personas que la observan piensan que está loca. Pero ella no teme el qué dirán. Simplemente hace lo que tiene que hacer.

Si nos importara menos el qué dicen los demás, viviríamos con más paz y haríamos más cosas de las que hacemos, sin miedo. Pero el temor al qué dirán nos paraliza.

Está en nuestras manos decir «sí» o «no». Pero, ¿cómo creer que del barro puede salir agua para beber? Poco después, de ese mismo lugar lleno de barro, surge la fuente de agua que alimenta la gruta de Lourdes. Un agua pura y cristalina. Bernardita fue valiente y creyó en María. Dio su sí y María hizo el milagro.

Nosotros a veces nos dejamos llevar por nuestros miedos y prejuicios. No obedecemos a Dios. Tememos el barro. La pureza surge del corazón, del interior, no del exterior. El barro no nos hace impuros.

Hace falta mucha fe para creer que Dios está detrás de todo lo que ocurre, también detrás del barro de nuestra vida. El Padre Kentenich decía: «Tener espíritu de fe significa tomar partido por Dios en todas partes. Hay muchas cosas que no podríamos explicar sin Dios»[1].

Queremos aprender a ver a Dios en todas partes y así comprender más cosas. Pero no queremos sobrenaturalizarlo todo. Más bien queremos buscar a Dios que actúa y espera, a Dios que nos acompaña y alienta. Su presencia nos da esperanza, nos sostiene, nos anima. Su presencia en el alma nos purifica, hace que seamos cada vez más propiedad de Dios. Logra que vivamos con más optimismo y alegría.

Como decía el Padre Kentenich: «Maestros de la alegría son aquellos que de cualquier pequeñez saben sacar una gotita de alegría. La noche está entre dos días. Nuestra meta es siempre la de ser maestros de la alegría»[2].

Necesitamos tener un corazón puro que sepa alegrarse con cada gota de luz que descubre en el camino. Un corazón puro que sepa ver detrás del barro una fuente de agua cristalina. Está en nuestras manos vivir en la verdad o en la mentira, en la fidelidad a nuestro sí o de espaldas a su amor. Hoy entregamos el corazón.


[1] J. Kentenich, Dios presente, Texto 199
[2] J. Kentenich, Familia, Reino de María, Retiro de Federación de Matrimonios, 31. 05 – 04. 06. 1950

Tags:
almafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
3
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
4
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
5
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.