Aleteia

Cada vez más persecución contra los cristianos en el mundo

© DR
Comparte

Denuncia de la Santa Sede ante la ONU: las grandes potencias deben hacer algo

Las amenazas a la libertad religiosa se manifiestan no sólo bajo regimenes autoritarios sino también en las grandes democracias del mundo. Lo subrayó mons. Francis Chullikatt, nuncio apostólico ante las Naciones Unidas en Nueva York enviado, el martes pasado 11 de febrero, a formar parte de un debate público sobre la libertad religiosa ante el Capitolio en Washington.

La libertad religiosa que comprende también el derecho a manifestar las propias convicciones en público, es para la Santa Sede un derecho humano fundamental del cual emanan los demás derechos. Y debe ser protegido.

Hoy, sin embargo, observa mons. Chullikatt, la persecución religiosa, más o menos evidente, “está emergiendo con una creciente franqueza en todo el mundo”, incluso en las democracias occidentales, incluida la prohibición legal de exponer símbolos e imágenes cristianas y esto vuelve evidente una profunda crisis en el corazón de estas grandes democracias que deben a su encuentro con el Cristianismo el origen y cultura de los derechos humanos.

Entonces, el nuncio apostólico ante la ONU en Nueva York se detiene sobre las violaciones a la libertad religiosa en Medio Oriente, en particular para los cristianos. Ningún cristiano está exento, dice, al recordar que los árabes cristianos son una pequeña pero significativa comunidad y se encuentran al centro de vejaciones por su fe.

Una tragedia aún más grande si se considera que estas personas son ciudadanos en toda la extensión de la palabra y han vivido en paz con sus vecinos durante innumerables generaciones. Mons. Chullikatt se refiere, por ejemplo, a los ataques a los edificios de culto católico y otras confesiones cristinas en la Vigilia de Navidad, que continua desde hace años. Y es evidente que los gobiernos no están garantizando la libertad religiosa de manera consistente y, en el peor de los casos, las violaciones toman forma de una persecución por parte de protagonistas estatales. Se citan 100 mil cristianos asesinados a causa de la fe, cada año.

Muchos actos de violencia se llevan a cabo en Medio Oriente, África y Asia, recuerda mons. Chullikatt, pero en algunos países occidentales surge una tendencia a marginar el Cristianismo de la vida pública. En su discurso, el nuncio apostólico cita lo afirmado por el Papa Francisco y Benedicto XVI sobre las persecuciones a los cristianos.

Se hace, además, una referencia a la objeción de conciencia que la ley debe proteger. “La persecución de los cristianos en Medio Oriente incumbe en este teatro de sufrimiento”, subraya mons. Chullikatt, y “la Asamblea general de las Naciones Unidas ha enfrentado la cuestión en algunas resoluciones, que nosotros hemos ayudado a negociar”.

Pero estos esfuerzos no logran recibir el perfil que merecen sobre la escena mundial y los “Estados miembros, especialmente aquellos con perfiles de líder como Estados Unidos, pueden tomar medidas decisivas” para asegurar que el derecho a la libertad religiosa sea más protegida en el mundo.

Artículo originalmente publicado por la edición italiana de Radio Vaticano

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.