¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

300.000 niños soldado, una realidad invisible

© Mohammed Zaatari/AP/SIPA
Comparte

Dia Internacional contra los niños soldado

“En la milicia tenía todo lo que quería, chicas, tabaco, alcohol…”, es el testimonio de un niño congoleño de 14 años que actualmente se encuentra en un centro salesiano para reinsertarse en la sociedad civil. Acaba de dejar atrás el horror de las armas, pero todavía hay alrededor de 300.000 menores que no han tenido la suerte de ser desmovilizados.
 
Según la ONU, un niño soldado es toda persona menor de 18 años que forma parte de cualquier fuerza armada, regular o irregular, en las labores que sean. 
 
Por tanto, no sólo hablamos de niños que empuñan un arma, sino también de cocineros, porteadores, mensajeros y niñas reclutadas con fines sexuales. El informe de la Asamblea General del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (mayo de 2013) indica que, en la actualidad, 50 grupos armados y 8 gobiernos reclutan o utilizan menores en el marco de las hostilidades, sin contar aquellos que se integran dentro de milicias que apoyan a los gobiernos.
 
Aunque las cifras no son exactas, sí está claro que cuando surge un conflicto los menores son un fácil recurso, “una fuerza militar muy barata y obediente, no piensan en las consecuencias de sus actos en la guerra, comen menos y son fáciles de sustituir”, nos dice uno de los misioneros salesianos del centro Don Bosco Ngangi de Goma. 
 
En definitiva, son niños, niñas y jóvenes desarraigados a la fuerza que encuentran en la milicia una especie de familia.
 
Las causas son diversas: pobreza, desestructuración familiar, exclusión de la vida escolar, malos tratos, abandonos, secuestros… Nuestro trabajo no sólo consiste en curar las heridas a través de la reinserción en la sociedad, como la que se realiza en el Centro Ciudad Don Bosco de Medellín que, en sus 10 años de historia, ha rehabilitado a 280 menores de la guerrilla colombiana. También trabajamos prioritariamente en la prevención, ofreciendo a los menores y a sus familias una educación integral basada en el amor y el respeto.
 
Atacar las causas no es suficiente, por eso en el Día Internacional contra la Utilización de los Niños Soldado, desde MISIONES SALESIANAS pedimos a los gobiernos y organismos internacionales que persigan estas prácticas y pongan en marcha medidas preventivas.
 
MISIONES SALESIANAS nació en 1875, cuando San Juan Bosco envió un grupo de diez misioneros a la Patagonia Argentina. Han pasado más de 135 años desde entonces, en los que más de 10.000 salesianos han sido enviados a países de misión. Hoy en día nuestra presencia alcanza más de 130 países en los que desarrollamos proyectos en favor de la infancia más desfavorecida.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.