Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Amor y chocolate: San Valentín no es sólo para los enamorados

Africa Studio
Comparte

El amor que celebramos no se endulza, no se derrite con el calor

Los comercios recogieron los árboles adornados, las guirnaldas, los nacimientos y comenzaron a llenar los anaqueles, armarios y vitrinas con corazones y conejitos de chocolate, flores y cuanto se puede imaginar con mensajes románticos de amor para los que se comprometen en la relación de pareja y los que creen en la amistad.  Otro tiempo para comercializar con los sentimientos y las emociones.

Sabemos que el día 14 de este mes de febrero se celebra la fiesta de San Valentín, que se vincula con la celebración del amor romántico, pero con el tiempo también se ha extendido a celebrar el día del amor fraternal, amistoso para aquellos que no tienen con quien celebrar románticamente.

Culturalmente nos hemos involucrado en estas celebraciones, pero al final no sabemos cuál Valentín se celebra y qué relación tenga realmente con los matrimonios.

Al final lo que aprovechamos es para tomar este mes de reflexión sobre el valor del amor que nuestro Señor Jesucristo nos invita a entregar al prójimo, un amor como el que nos entregamos a nosotros mismos.

Este mes nos llama a recordar que hay alguien cerca de nosotros que busca, que necesita, que demanda ser amado, cuidado, escuchado, atendido, entendido, animado, perdonado por ser el reflejo de Dios mismo, a pesar de sus debilidades, limitaciones, rebeldías, intolerancia.

Este amor requiere valentía, gallardía, fortaleza, firmeza de nuestra parte porque no se debe detener uno a pensar si me gusta o me atrae, si es como yo, que color tiene, cuánto tiene para darme de regreso, o para satisfacer mis deseos, si piensa como yo, si me cae bien o no.

Este amor no puede surgir de un corazón endulzado, condimentado, adornado, envuelto en aluminio o en una cajita de cartón de color rosado.  El amor que celebramos no se endulza, no se derrite con el calor, no es de chocolate. Jesús por amor a sus amigos, a nosotros sus hermanos, derramó su sangre, y ¡cómo la derramo! hasta la última gota, no dejó nada para Él.

En nuestros tiempos enseñamos que el amor es fácil, colorido, dulce, que se expresa con una tarjeta, bonitas palabras y solamente durante el mes de febrero.

Celebremos este mes pero pensando en cuánto amamos a esas personas que viven cerca de nosotros, en especial a nuestra pareja, cuánto somos capaces de hacer por ellas y hagamos el propósito de competir con nosotros mismos a ver si podemos dar más que el día anterior de nuestro tiempo, nuestra preocupación, nuestra oración, entendimiento, paciencia, tolerancia, en fin del verdadero sentido del amor.

¡Feliz día del amor y la amistad!

Artículo publicado originalmente en http://www.portumatrimonio.org

Tags:
amor
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.