Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El primer barrio “Francisco” del mundo ya es habitado por 140 familias

© Ledesma
Comparte

Cada trabajador pagará la casa de su familia con su propio trabajo y de acuerdo a las posibilidades de cada uno

Fue construido en la provincia argentina de Jujuy por una empresa agroindustrial argentina, Ledesma, que proyecta entregar 1000 viviendas en este barrio. Cada trabajador pagará la casa de su familia con su propio trabajo y de acuerdo a las posibilidades de cada uno.

En un predio de 55 hectáreas en plena puna de la bella provincia norteña de Jujuy se erige desde hace unos días el primer pueblo construido y nombrado especialmente en honor al Papa Francisco. En esta primera etapa, el Programa Acceso a la Casa Propia de la compañía argentina agroindustrial Ledesma entregó 140 casas, en un hasta ahora inhabitado paraje cercano a Calilegua, zona de Yungas y cañaverales. La proyección es edificar otras 860, para completar las mil casas de un pueblo que fue proyectado y planificado desde cero.

Para la edificación se debieron abrir y construir calles, además de habilitar los servicios básicos como agua, luz y cloacas, este último aún un servicio muy escaso en la Argentina. Todos los costos corrieron a cargo de Ledesma, que realizó una inversión de 170 millones de pesos, unos 17 millones de euros al valor oficial del euro. Cada trabajador pagará su vivienda con el equivalente a unas 40 horas de trabajo mensuales, y en la cantidad de años que sea necesaria para no generar una cuota mayor al 20% de su salario. Pero la empresa se encuentra en gestiones para conseguir subsidios oficiales, y de conseguirse, trasladará el beneficio a los adjudicatarios.

Cada vivienda tiene 250 m2 de terreno y 65 m2 cubiertos, con tres o cuatro dormitorios de acuerdo a la familia. Las viviendas son antisísmicas y se construyeron con un método de aprovechamiento integral y eficiente de todos los materiales. Además, la mano de obra que produjo las casas, y continuará con la producción de las 860 restantes, es local.

Monseñor Daniel Fernández, obispo de Jujuy, bendijo las primeras casas durante el acto de inauguración y reflexionó sobre “trabajo, vivienda, y familia. Tres valores importantísimos. El trabajo poqrue hay que ganarse el pan con el sudor de la frente y del esfuerzo digno. La vivienda, lugar de intimidad para que nosotros podamos compartir con los nuestros la vida y el quehacer de cada día, y la familia que es la que se hace cada vez más necesaria como fundamento de la sociedad. Vamos a darle gracias a Dios por estos tres valores que aquí se logran conjugar, apuntalar y fortalecer”. 

Antes de la adjudicación, un grupo de trabajadoras sociales de la empresa constató la situación habitacional de los inscriptos al programa. Entre los adjudicados se encuentran tanto matrimonios jóvenes como adultos, familias comprometidas hasta entonces a pagar alquileres exorbitantes para sus posibilidades u obligadas a compartir el techo con otras familias, además de tener que sufrir situaciones de precariedad acentuadas en algunas regiones de esta provincia argentina. Las casas, “un techo seguro”, como decía familia Mesilla, una de las adjudicadas, se ubican a tres km de Calilegua, donde Ledesma mantiene una de sus principales presencias en la provincia.

Ledesma, inicialmente dedicada al azúcar y el papel, aunque hoy abocada a una amplia gama de productos agroindustriales, ya lleva entregada más de 4000 viviendas de este tipo en otras partes de la región, como Libertador General San Martín, Calilegua, El Talar, Fraile Pintado y Caimancito.

Como recordó su presidente Carlos Herminio Blaquier durante el acto de entrega, “el propio papa Francisco, a quien hemos querido homenajear en este rincón de Jujuy, dijo durante el Angelus del 22 de diciembre pasado: ‘¡Familia y vivienda van de la mano! Es muy difícil sacar adelante una familia sin una vivienda´. Estas palabras del Santo Padre expresan lo que nosotros también sentimos en Ledesma: estas casas que desde hoy habitarán 140 familias trabajadoras son también un aporte de nuestra empresa para el fortalecimiento de la institución familiar como núcleo de nuestra sociedad”.

La ubicación del primer pueblo Francisco es providencial, ya que en la región donde se emplazaran estas casas que honran al primer Papa Jesuita de la historia, la Compañía de Jesús fundó a mediados del siglo XVIII una reducción, la Reducción San Ignacio de los Tobas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.