Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Don Fernando Sebastián no merece el juicio inmisericorde que ha recibido

© Public Domain
http://www.revistaecclesia.com/ponencia-de-mons-fernando-sebastian-aguilar-en-el-xxi-curso-de-doctrina-social-de-la-iglesia/ 




Comparte

Han sido días duros que deberían pesar en la conciencia de la Iglesia católica en España

Dice la Exhortación Evangelii Gaudium que “darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos, más que de poseer espacios”. Creo que este criterio desde el que mirar la realidad puede ayudarnos a poner las cosas en su sitio después de los ecos de la entrevista que el cardenal electo Fernando Sebastián concedió al Diario Sur el pasado día 19 de enero de 2014.
 
Han sido días duros que deberían pesar en la conciencia de la Iglesia católica en España y de los que habrá que extraer lecciones. Las críticas que don Fernando Sebastián ha recibido son injustas y desproporcionadas, las reacciones de ciertos partidos políticos han sido histriónicas, las medidas adoptadas en algún ayuntamiento y Parlamento Foral son anacrónicas y algunos silencios son francamente preocupantes.

Vaya por delante que la persona de Don Fernando, su servicio a la Iglesia y, por esa razón, a la sociedad española, su trayectoria y su tarea pastoral y eclesial no merecen el juicio inmisericorde que ha recibido. Algunos creen que a las preguntas del periodista, el cardenal electo Fernando Sebastián debería haber contestado con criterios tácticos. Otros creen que debería haber guardado silencio o, simplemente, negarse a la entrevista. Otros muchos están de acuerdo con sus palabras porque entienden que ese es el mejor modo de restaurar la unidad de fe perdida, otros tantos le condenan, mientras que otros, entre los que me encuentro, asistimos perplejos y tristes a lo sucedido.

Don Fernando, eso es algo evidente para quienes le conocen, siempre se toma en serio a sus interlocutores. Consciente de que la ansiedad y la premura son malas, rechaza resultados inmediatos que producen un rédito fácil, rápido y efímero. Y no porque Don Fernando sea amigo del integrismo dogmático, que no lo es, sino porque es incapaz de callar la verdad en la que cree cuando alguien le pregunta por ella.

El problema, más allá de la persona sobre la que sólo unos pocos días antes se escribían glosas y comentarios sublimes, es que las reacciones a sus palabras han puesto de manifiesto un grave problema cultural y político para el que quizás no tengamos aún un diagnóstico demasiado certero.

 
No es verdad que las respuestas airadas e intransigentes a unas palabras que ni siquiera fueron leídas en su esencia, sean un fenómeno marginal o atrabiliario. Tampoco creo que sea la agresividad la que explique lo sucedido. Es verdad que existen minorías intensas, como las llama la sociología política, que presionan a los gobiernos en el camino hacia la conquista de sus ideales. Es verdad que algunas de estas minorías intensas necesitan de la opinión pública para que su identidad sea reconocida.

Pero lo verdaderamente preocupante es que la sociedad en la que esto sucede no posea criterios de juicio capaces de responder ni a estas tácticas, ni a estos desafíos. Y más preocupante, si cabe, es que antes actitudes de esta naturaleza, los católicos nos limitemos a la condena o al silencio.

Está claro que el cristianismo que ha sido uno de los elementos esenciales en la historia de España ha sembrado una cultura que hoy a duras penas puede encontrar el origen y el rastro de esos valores cristianos.

La memoria del cristianismo se va apagando poco a poco en una sociedad, aparentemente católica, pero profundamente secularizada. No somos un desecho, pero somos “un resto” y precisamente por ello, el Evangelio nos llama a trabajar a largo plazo sin obsesionarnos por los réditos inmediatos. Necesitamos ejercitar la paciencia, nos dice el Papa Francisco, evitar la tentación de ocupar y conquistar espacios.

“Nada de ansiedad, pero sí convicciones claras y tenacidad”, leemos en Evangelii Gaudium. Y cuando la claridad y la tenacidad sean juzgadas de modo injusto e inmisericorde, como ha sucedido en estos días pasados, preguntémonos, porque eso es lo verdaderamente importante, si privilegiamos acciones para que acaben fructificando en importantes acontecimientos históricos, o nos limitamos a privilegiar espacios de poder. No sea que temerosos del poder de la cizaña hayamos olvidado que la bondad del trigo solo se manifiesta con el tiempo (EG 222-225).


Artículo escrito por María Teresa Compte.
 
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.