Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconActualidad
line break icon

Don Fernando Sebastián no merece el juicio inmisericorde que ha recibido

© Public Domain

http://www.revistaecclesia.com/ponencia-de-mons-fernando-sebastian-aguilar-en-el-xxi-curso-de-doctrina-social-de-la-iglesia/&nbsp;<br /> <br /> <br />

Maria Teresa Comte - Cadena COPE - publicado el 11/02/14

Han sido días duros que deberían pesar en la conciencia de la Iglesia católica en España

Dice la Exhortación Evangelii Gaudium que “darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos, más que de poseer espacios”. Creo que este criterio desde el que mirar la realidad puede ayudarnos a poner las cosas en su sitio después de los ecos de la entrevista que el cardenal electo Fernando Sebastián concedió al Diario Sur el pasado día 19 de enero de 2014.
Han sido días duros que deberían pesar en la conciencia de la Iglesia católica en España y de los que habrá que extraer lecciones. Las críticas que don Fernando Sebastián ha recibido son injustas y desproporcionadas, las reacciones de ciertos partidos políticos han sido histriónicas, las medidas adoptadas en algún ayuntamiento y Parlamento Foral son anacrónicas y algunos silencios son francamente preocupantes.Vaya por delante que la persona de Don Fernando, su servicio a la Iglesia y, por esa razón, a la sociedad española, su trayectoria y su tarea pastoral y eclesial no merecen el juicio inmisericorde que ha recibido. Algunos creen que a las preguntas del periodista, el cardenal electo Fernando Sebastián debería haber contestado con criterios tácticos. Otros creen que debería haber guardado silencio o, simplemente, negarse a la entrevista. Otros muchos están de acuerdo con sus palabras porque entienden que ese es el mejor modo de restaurar la unidad de fe perdida, otros tantos le condenan, mientras que otros, entre los que me encuentro, asistimos perplejos y tristes a lo sucedido.

Don Fernando, eso es algo evidente para quienes le conocen, siempre se toma en serio a sus interlocutores. Consciente de que la ansiedad y la premura son malas, rechaza resultados inmediatos que producen un rédito fácil, rápido y efímero. Y no porque Don Fernando sea amigo del integrismo dogmático, que no lo es, sino porque es incapaz de callar la verdad en la que cree cuando alguien le pregunta por ella.

El problema, más allá de la persona sobre la que sólo unos pocos días antes se escribían glosas y comentarios sublimes, es que las reacciones a sus palabras han puesto de manifiesto un grave problema cultural y político para el que quizás no tengamos aún un diagnóstico demasiado certero.

No es verdad que las respuestas airadas e intransigentes a unas palabras que ni siquiera fueron leídas en su esencia, sean un fenómeno marginal o atrabiliario. Tampoco creo que sea la agresividad la que explique lo sucedido. Es verdad que existen minorías intensas, como las llama la sociología política, que presionan a los gobiernos en el camino hacia la conquista de sus ideales. Es verdad que algunas de estas minorías intensas necesitan de la opinión pública para que su identidad sea reconocida.Pero lo verdaderamente preocupante es que la sociedad en la que esto sucede no posea criterios de juicio capaces de responder ni a estas tácticas, ni a estos desafíos. Y más preocupante, si cabe, es que antes actitudes de esta naturaleza, los católicos nos limitemos a la condena o al silencio.

Está claro que el cristianismo que ha sido uno de los elementos esenciales en la historia de España ha sembrado una cultura que hoy a duras penas puede encontrar el origen y el rastro de esos valores cristianos.

La memoria del cristianismo se va apagando poco a poco en una sociedad, aparentemente católica, pero profundamente secularizada. No somos un desecho, pero somos “un resto” y precisamente por ello, el Evangelio nos llama a trabajar a largo plazo sin obsesionarnos por los réditos inmediatos. Necesitamos ejercitar la paciencia, nos dice el Papa Francisco, evitar la tentación de ocupar y conquistar espacios.

“Nada de ansiedad, pero sí convicciones claras y tenacidad”, leemos en Evangelii Gaudium. Y cuando la claridad y la tenacidad sean juzgadas de modo injusto e inmisericorde, como ha sucedido en estos días pasados, preguntémonos, porque eso es lo verdaderamente importante, si privilegiamos acciones para que acaben fructificando en importantes acontecimientos históricos, o nos limitamos a privilegiar espacios de poder. No sea que temerosos del poder de la cizaña hayamos olvidado que la bondad del trigo solo se manifiesta con el tiempo (EG 222-225).

Artículo escrito por María Teresa Compte.
Tags:
homosexualidadlibertad religiosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.