Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué significa “yo y el Padre somos uno” en boca de Jesús?

HOLY TRINITY

Andrew Dupont | CC BY SA 2.0

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 10/02/14

Distintas personas, un solo ser...

“Yo y el Padre somos uno” (Jn 10, 30).

Hace falta ser un lector verdaderamente atento de la Biblia para fijarse en esta frase y darse cuenta de que su comprensión plantea algún problema.

En realidad, se trata de un ejemplo de lo problemáticas que pueden resultar las traducciones, pues resulta imposible trasladar de un idioma a otro todo el significado de las palabras.

Desconocemos las exactas palabras empleadas en el arameo original. En realidad, desconocemos incluso si el idioma empleado fue el arameo.

No se puede descartar la posibilidad –por matices específicos de la lengua- de que alguno de los diálogos de Jesús con los doctores de la ley fuera en griego, pues quizás estos no querían que los entendiera el vulgo de Jerusalén (en Galilea hubieran entendido más), y Jesús aprovechó el griego para matizar más sus respuestas, pues este idioma permitía más precisión que el arameo.

Lo único cierto es que san Juan escribió su evangelio en griego, y a este texto nos tenemos que atener.

Si pasamos el griego a latín, se conserva bien el significado; por eso, las referencias las haremos sobre el latín, una lengua más cercana a nosotros y escrita con las mismas letras.




Te puede interesar:
¿En castellano, ¿cuál Biblia me recomienda usted leer?

En nuestra lengua hay dos géneros: masculino y femenino. En griego y latín hay tres: masculino, femenino y neutro (esto se conserva en algún idioma moderno, como el alemán).

En castellano solo quedan del neutro algunos residuos, como por ejemplo del pronombre “ese” (masculino), “esa” (femenino) y “eso” (neutro). Por desgracia para nuestro caso, no existe esa distinción con el término “uno”.

En latín este versículo es Ego et Pater unum sumus. Unum está en neutro, lo cual hace que no pueda significar que “somos una misma persona” (el término entonces sería unus, en masculino), sino que en rigor habría que traducir “una misma cosa”.

Esta es la traducción habitual “apañada” para una frase de este tipo, pero no se utiliza porque no queda bien aplicar a Dios que es “una cosa” (alguna versión, de todas formas, la utiliza). Por eso lo más habitual es traducir “somos uno”, sin más.

Pero, claro, pierde significado.

Es una frase importante, muy utilizada en teología trinitaria. El motivo es que condensa en pocas palabras la distinción de personas y la unidad en el ser.




Te puede interesar:
Perijóresis: La unión en una única esencia sin confundirse

Hay un solo Dios, un solo ser divino (unum), en el cual hay distinción de personas (Ego et Pater, con el verbo en plural, sumus).

Las palabras que siguen ayudan a reforzar este significado, pues distinguen claramente entre el Padre y el Hijo, y a la vez el Señor dice que hace lo que hace para que conozcáis y sepáis que el Padre está en mí y yo en el Padre (38).




Te puede interesar:
La Trinidad explicada de modo (bastante) sencillo

Tags:
bibliadioshijospaternidadtrinidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.