Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 24 mayo |
María Auxiliadora
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El Papa: La condición de cristianos no nos da privilegios

crédence

Pascal Deloche / Godong

Radio Vaticano - publicado el 07/02/14

Francisco destaca tres grandes cosas que hizo Juan Bautista y plantea preguntas clave sobre el seguimiento de Jesús, en una homilía en Santa Marta

Anunciar el Evangelio sin aprovecharse de la condición de cristianos. Es lo que pide el papa Francisco en la Misa en la Casa Santa Marta.

El Papa ha desarrollado su homilía a partir del martirio de Juan el Bautista. Y ha destacado que, como él, el verdadero discípulo de Cristo sigue el camino de la humildad sin adueñarse de la profecía.

Herodes manda asesinar a Juan para contentar a su amante Herodías y el capricho de su hija.

Papa Francisco ha comenzado deteniéndose en la trágica muerte del Bautista, relatada en el Evangelio.

Juan, observó el Papa, “es un hombre que tuvo un tiempo de vida breve, un breve tiempo para anunciar la Palabra de Dios”.

El peligro de la corte

Era el hombre, añadió, que “Dios envió para preparar el camino a su Hijo”. Juan termina mal su vida, en la corte de Herodes “que estaba banqueteando”.

“Cuando existe la corte es posible hacer de todo: la corrupción, los vicios, los crímenes. Las cortes favorecen todas estas cosas. ¿Qué hizo Juan? Antes que nada anunció al Señor. Anunció que estaba cerca el Salvador, el Señor, que estaba cerca el Reino de Dios. Y lo hizo con fuerza. Y bautizaba. Exhortaba a todos a convertirse. Era un hombre fuerte. Y anunciaba a Jesucristo”.

Las 3 hazañas de Juan Bautista

1Anunciar a Cristo

“La primera gran cosa que hizo Juan fue anunciar a Jesucristo”.

2No robar la dignidad

Otra cosa que hizo, prosiguió el Papa, “es no adueñarse de su autoridad moral”.

El Papa recordó que tuvo la posibilidad de decir: ‘Yo soy el Mesías’, porque tenía mucha autoridad moral”, “toda la gente iba hacia él”.

Sin embargo el Evangelio cuenta que Juan decía a todos que se convirtieran. Los fariseos y los doctores veían su fuerza: “Era un hombre recto”.

Le preguntaron si era él el Mesías. Y en ese momento “de la tentación, de la vanidad”, podía poner “cara de foto” y decir: “Pues no sé…”, con falsa humildad.

Sin embargo fue contundente: “¡No! Yo no lo soy. Detrás de mí viene uno que es más fuerte que yo, y yo no soy digno ni de agacharme para desatarle las sandalias”.

Juan, afirmó el Papa, “fue muy claro, no robó ese título. No se adueñó de su ministerio”.

Esta, por tanto, es la segunda cosa que hizo él, “hombre de verdad”: “No robar la dignidad«.

3Imitar a Cristo

La tercera cosa importante que hizo Juan, añadió, es “imitar a Cristo”.

También Herodes, que lo asesinó, “creía que Jesús era Juan”. Juan, observó, imitó a Jesús “sobre todo en el camino del abajamiento: Juan se humilló, se abajó hasta la muerte, hasta el final”.

También, dijo, está el tipo de muerte, vergonzoso: «Jesús como un malhechor, como un ladrón, como un criminal, en la cruz”:

Muertes humillantes. También Juan tuvo su ‘huerto de los olivos’, su angustia en la cárcel, cuando creía que se había equivocado y manda a sus discípulos a preguntarle a Jesús: ‘Pero dime, ¿eres tú o me he equivocado y hay otro?’.

La oscuridad del alma, esa oscuridad que purifica como Jesús en el huerto de los olivos.

Y Jesús respondió a Juan como el Padre respondió a Jesús, consolando.

Esa oscuridad del hombre de Dios, de la mujer de Dios. Pienso en ese momento de oscuridad en el alma de la beata Teresa de Calcuta ¿no? [hoy santa, n.d.e.]. Ah, la mujer a la que todo el mundo alababa. ¡Premio Nobel! Pero ella sabía que en un momento de su vida, largo, había solo oscuridad en su interior”.

Humildad para seguir a Jesús

“Anunciador de Jesucristo”, añadió, “Juan no se adueña de la profecía”, él “es el icono de un discípulo”.

Pero, se preguntó el Papa, ¿dónde está la fuente de este comportamiento de discípulo?”. En un encuentro.

El Evangelio, recordó, nos habla del encuentro de María y de Isabel, cuando Juan bailó de alegría en el seno de Isabel. Eran primas.

“Quizás, dijo, se encontraron después algunas veces. Y ese encuentro llenó de alegría, de mucha alegría el corazón de Juan y lo transformó en discípulo”.

Juan “es el hombre que anuncia a Jesucristo, que no se pone en el lugar de Jesucristo y que sigue el camino de Jesucristo”:

“Nos hará bien hoy, a nosotros, preguntarnos sobre nuestro discipulado: ¿anunciamos a Jesucristo? ¿Nos aprovechamos o no nos aprovechamos de nuestra condición de cristianos como si fuese un privilegio?

Juan no se adueña de la profecía.

Tercero: ¿vamos por el camino de Jesucristo? ¿El camino de la humillación, de la humildad, del abajamiento por el servicio?

Y si vemos que no somos firmes en esto, preguntarnos: ‘¿Cuándo tuve ese encuentro con Jesucristo que me llenó de alegría?’.

Y volver a ese encuentro, volver a la primera Galilea del encuentro. ¡Todos nosotros tenemos una! ¡Volved allí! Reencontrarnos con el Señor e id hacia delante en este camino tan bello, en el que Él debe crecer y nosotros menguar”. 

Tags:
humildadjesucristomuertepapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.